Albert, 21 años, Viña del Mar

Hola, quiero compartir mi experiencia, quizás no de esas que tienen un final feliz, porque en realidad esto recién empieza.

Soy Albert, tengo 21 años, vivo en Viña del Mar y como muchos de ustedes aún  ” no salgo del closet” ni con mis amigos ni con mi familia.

La verdad  es que no supe que era “diferente” hasta los 9 ó 10 años, momento en que comienzas a sentir cierta atracción por tus amigas (en el caso de heterosexuales) o tus amigos (en nuestro caso). Me sentía diferente, aún más tomando en cuenta que mi colegio era sólo de hombres, mis gustos no eran los “normales”. jugar futbol, rugby, las cartas pokemon, los álbumes, etc. Lo intenté, pero siempre sentí estar muy aparte de esto, quizás sentirse como un extranjero en su propio lugar, con esto no digo que me gustaba jugar a las muñecas ni nada de eso.

Debido a esto, sufrí bullying por parte de mis compañeros de 3° a 7° básico, hasta que repetí por mí bajo rendimiento académico, consecuencia de lo mal  que lo estaba pasando. Recuerdo que en la reunión con mi profesora jefe y mis papás en que tenían que definir si seguía en el colegio o me cambiaba me preguntaron cuál era mi opción y pese a todo elegí seguir ahí.

No voy a decir que los años posteriores fueron fáciles, caminar por el patio o ir al casino y encontrarme con mis ex-compañeros era un sufrimiento, pero al ir creciendo me di cuenta que bajar la cabeza o subir por otras escaleras  no era la opción.

Volviendo a mi caso de bullying, la verdad no guardo rencor ni odio por nadie, porque entiendo que quienes me hicieron daño eran niños igual que yo, víctimas de una sociedad que no tiene  la tolerancia como un valor adquirido, sino que “algo” que  sólo  hacemos consciente para las Teletones, casos como Daniel Zamudio, la Nana de Chicureo etc.

Cuando fui creciendo entre mis compañeros empezaron a aparecer gays (para  suerte de ellos, todos fueron muy respetuosos y nunca escuché a nadie decir córrete maricón, fleto o cosas así, al que le molestaba esta condición lo decía, pero no pasaba mas allá de eso), pero yo nunca fui capaz de contarlo, porque en verdad creía que yo podía cambiar, porque quería una vida con una mujer, hijos o todo lo que la sociedad nos muestra como perfecto.

No quería enfrentar a mi familia, mis amigos, a todo el entorno social que cuando sepa la verdad te va a dar la espalda, por eso “anduve” con un par de niñas, pero nunca pasaba más allá de eso, porque en el realidad, en el fondo de mi corazón, sentía que no estaba siendo sincero conmigo, me quería poco y eso se notaba.

El miedo que empecé a sentir era cada vez mayor y no voy a negar que en muchas ocasiones pensé en suicidarme, no entendía por qué yo tenía que pasar por esto, no quería aceptar que era homosexual, no quería que la gente me mirara con asco o que dijeran pobre tipo es “maricón” etc.

En el entorno social de mis padres si habían gays y ellos los aceptaban (quizás con esos típicos prejuicios que a veces hasta nosotros mismos tenemos), pero al fin de cuentas mis papás no discriminaban, es más, repudiaban la actitud de uno de sus mejores amigos que había obligado a su hermano a irse del país sólo para que no le “arruinara” su exitosa carrera profesional.

La relación con mis hermanos es muy buena, se me olvidaba contar que tengo 4 hermanos más y que soy el menor, el mayor de ellos creo que es un poco más cerrado con el tema, pero los otros 3 no tienen ningún problema, tienen amigos gays y la condición sexual de ellos no es un impedimento, hasta  una de mis cuñadas no tiene prejuicios sobre el tema y muchas veces ha dicho que si mi sobrino es gay, no tendría ningún problema en aceptarlo.

Bueno, ustedes dirán y cuál es su problema entonces… Mi universidad es muy chica (UAI), algo que no es muy bueno en realidad y está lleno de Opus Dei, Schoensttat y de otras ramas de la Iglesia Católica que son muy conservadoras, entonces no ven con buenos ojos nuestra realidad, es más, somos infieles y alejados de Dios, a veces causamos asco, pena y ufff miles de otras cosas que escucho.

No quiero pasar por lo mismo que pasé cuando era chico, la verdad no soy de los que llamamos “locas”, pero las cosas siempre se saben aún más en mi entorno que es tan reducido y todo el mundo se conoce, entonces no quiero que por cualquier cosa se vaya a filtrar algo y pase a ser el rechazado.

Me he sorprendido cuando he visto estos chats gays y me he encontrado con gente de la U, por supuesto no tengo foto entonces ellos no me ven, en realidad nunca les he hablado… ¿Por qué?, por miedo.

Creo que es normal sentir miedo, sentir que después que lo cuentes a  tu familia cada vez que salgas en la noche, en la mirada de ellos vas a notar ciertas preguntas que se hacen y los incomodan -¿con quién habrá estado anoche?, -No me lo imagino teniendo sexo con un hombre,- Uff que miedo, se puede contagiar de Sida etc., finalmente dudas que van a surgir, pero que encuentro que son absolutamente normales.

Si me preguntan en este momento ¿qué es lo que sientes? la verdad siento que tengo derecho a ser feliz, que tengo derecho a enamorarme de quién quiero, de ser realmente quién soy (con esto no digo que voy a andar por la vida con el cartel en la frente), de quererme de verdad, de decir te amo como nunca lo he hecho, de llevar la vida a mi modo, de sentir de verdad, porque de esto se trata finalmente de sentir.

No digo que vaya a ser fácil, como quitarse una polera cuando no te gusta o raparse porque quieres un cambio en la vida, pero al menos creo que lo tengo que intentar, yo no sé cómo vaya a ser el momento en que se lo cuente a mis padres, no sé cómo lo tomen, porque la verdad nunca sabes cómo van a ser las cosas, sólo crees saberlo, pero estoy dispuesto a correr el riesgo.

De mis amigos es evidente que no se lo puedo contar a todos ahora, pero llegará el momento… Tengo claro que mucha gente que quería me va a dar la espalda, pero es normal, no es nada que nosotros no estemos preparados para afrontar, hemos sufrido por muchos años y a todos nos llega el momento, aunque se lo tengo que contar a la gente que realmente quiero, a los demás no. Porque no tenemos que dar explicaciones a quienes no valen la pena, si mi círculo cercano se entera, bien.

No sé si vieron alguna vez Little Miss Sunshine, pero quiero que mi familia (como en el final de la película)  baile en el escenario conmigo y si no lo hace bueno, yo no soy quién para juzgarlos.

PD: Y la típica pregunta ¿te hubiese gustado ser heterosexual?, mmmm sí, como también me hubiese gustado vivir en Suiza o Inglaterra, haber sido más alto o más chico etc., pero es la vida que me tocó vivir y estoy aburrido de llorar por quién no fui.

9 comentarios URL corta
Leonel, 16 años, Providencia
De la depresión Estaba acostado barajando mentalmente como podía ser más feliz porque me sentía triste, apartado de todo lo que algunos consideran que está bien y que significa 'aprovechar la juventud'. Aunque no me gustan las fiestas ni los espectáculos masivos, me gusta salir de noche a caminar...
Efrain, 22 años, Punta Arenas, Chile.
Hubo un tiempo en que mis menudos hombros cargaban el peso del “qué dirán” por lo mismo mi lengua expulsaba mentiras a su alrededor, mis ojos marrones estaban desesperado por no poder ser sincero y mi delgado cuerpo se sentía vacío, sin orientación… No entendía por qué vivía en un mundo tan oscur...
Ignacio, 21 años, Talca, Chile
Hola, soy Ignacio, tengo 21 años y aún no tengo claro cómo es que decidí a escribir, pero me gustaría compartir un poco de lo que he pasado. No creo que haya un momento clave en mi vida en el que determiné que era gay, siempre fue así, desde pequeño, naturalmente algo había en mí que hacía que ...

9 Respuestas a “Albert, 21 años, Viña del Mar”

  1. Francisco 13 junio 2012 13:04 pm #

    yo sufrí igual q tu, colegio ultra católico, sociedad sureña conservadora pero en un momento decidí no mas! lo conté a mi familia y seres cercanos y puedo decir q eso hoy ya no es tema, tengo un pololo con el cual no te niego q tenemos peleas pero es lo que yo elegí.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. F 13 junio 2012 22:16 pm #

    Me sentí bastante identificado con tu historia, gracias por compartirla. (Quizás te salude en la U jaja, UAI unida! jaja).

    Thumb up 0 Thumb down 0

  3. ivan 14 junio 2012 1:29 am #

    hola, me senti muuuy identificado, sobretodo con los gustos no convencionales (no jugar a la pelota ni a las cartas pokemon), tambien tengo 21 y mi familia tambien ha tenido aportes pro homosexuales, pero tengo miedo, ademas mi entorno en la u es bastante conservador y a eso le temo demasiado, ademas soy del sur, de conce y la gente es mas cerrada aun, pero vamos es lo que nos toco vivir y a ser felices con lo que tenemos!

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • Rodrigo 14 agosto 2012 11:44 am #

      Yo creo que, muchas veces, nosotros mismos buscamos argumentos “válidos” para no contar nuestra homosexualidad.

      También soy del Sur, igual de Concepción y tengo una visión totalmente diferente a la tuya, pero creo que es porque yo decidí que sería así. Tenía la opción de pensar en “seré rechazado” a “seré aceptado”. Preferí la segunda y hoy, con mi pareja de ya dos años, tenemos una maravillosa vida juntos. Nos visitan nuestros suegros, cuñados, tíos, primos y amigos. Disfrutamos de las fiestas en familia y todo es normal. No te negaré que hubieron casos en que la amistad se vio quebrada, pero al tiempo si es real todo solucionará.

      Les aprovecho de enviar fuerzas a todos quienes sienten un nudo en la garganta porque no quieren vivir más una mentira, por creer que no tienen la opción de ser felices sólo por ser diferentes. Su derecho, no lo olviden nunca, es el mismo de todos.

      Saludos.

      Thumb up 0 Thumb down 0

  4. cristobal 16 junio 2012 0:19 am #

    en mi caso es un poco diferente, vivo en santiago nunca e sufrido de bulling por que tengo un carácter fuerte, pero siempre me e sentido distinto a mis compañeros desde niño a mi tampoco me atraía jugar fútbol y hacer lo típico que le gusta a la mayoría de los niños a esa edad, ahora voy en 3°M y siento como que estuviera “enserado” en mi colegio y en mi entorno no conozco a nadie homosexual ademas nose como lo tomaría mi familia si se enterara, lo único que espero es salir de 4°M empesar a estudiar en la U y cambiarme de ciudad para conocer un entorno distinto, justo quería entrar a estudiar periodismo en la UAI de viña pero con eso que dijiste desmotiva un poco y como que hace pensar que seria lo mismo que en mi colegio …. pero bueno creo que hay que seguir adelante pase lo que pase quizás en un futuro las cosas cambien sean distintas y cambien para bien.

    un saludo y un abraso perro ojalas las cosas se mejoren :)

    Thumb up 0 Thumb down 0

  5. Juan 17 junio 2012 19:09 pm #

    Albert:

    ¿Y no has pensado alguna vez en solicitar el traslado de sede y estudiar en la UAI de Santiago? De todas maneras en el 5to. año tendrás que venir aquí. No digo que ello pueda ser la solución para todos tus problemas, pero sí puede ayudarte bastante.

    Tengo la impresión de que la vida en la UAI de Santiago debe ser distinta a la UAI de Viña.Primero, porque la sociedad viñamarina es bastante conservadora, no ocurre lo mismo en Santiago. Segundo, porque la sede de Santiago es muchísimo más numerosa en cuanto a cantidad de estudiantes y mucho más heterogénea (en Viña ocurre que existe un gran número de estudiantes que egresaron de colegios similares y se conocen todos). Creo que ello te podría ofrecer un poco más de anonimato y, por tanto, de libertad e independencia. Tercero, ocurre que en Santiago existen profesores/as destacad@s abiertamente homosexuales y eso ayuda harto para cambiar el pensamiento colectivo de nosotros, l@s “adolfinos”.

    Soy gay y amo mi universidad, soy muy feliz en ella. Ojo, que yo sea feliz en la UAI Santiago no significa necesariamente que todas las personas se van a sentir de la misma manera, ¿pero no crees que quizás vale la pena intentarlo?

    Te cuento que hace no mucho se me acercó una compañera de curso para contarme que a ella le fascinan los hombres, pero que siempre ha creído que también pueden gustarle las mujeres y que tenía esa gran duda y que qué opinaba yo, y si la podía ayudar. Ayer un gran amigo mío, que acaba de terminar con su polola, me confesó que él era gay. El punto es que conocer a alguien que tenga la misma condición sexual que tú ayuda bastante, te ayuda a vivir mejor lo que tú eres, con más paz y tranquilidad. Me ha hecho bastante feliz que mi caso le ayude a otras personas y poder ayudarlas: en este caso a esta compañera de curso y a este amigo que estudia una carrera distinta a la mía.

    Espero que estés la raja, y no lo olvides: TODO MEJORA.

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • joaquin 9 julio 2012 12:54 pm #

      pero es verdad que la adolfo tanto la de viña como la de santiago son muy conservadoras al igual que la Uandes, es mentira que esta llena de opusdei ? gente de plata muy discriminadora y cerrada de mente?

      Thumb up 0 Thumb down 0

  6. Heinz 23 junio 2012 21:15 pm #

    Igual tengo 20 y sólo saben mis mejores amigas y mi hermano, aún no tengo la valentía de sentarme con mis papás y decirles abiertamente: soy gay. No creo ser el más indicado para decirlo, pero tienes que estar bien contigo mismo. El resto de la gente decimonónica que está en sectas y bla bla bla da lo mismo. La gente que nos quiere y nos acepta tal cual somos es la que verdaderamente vale la pena. Cuando le conté a mi hermano su único consejo fue que el ser gay es una experiencia, que tienes que compartir con las personas que tú quieras. Esto no es un problemas, hasta el día de hoy yo lo veo así, por algo no lo he hecho público. Y como muestra la película, Little Miss Sunshine, puede pasar de todo, muchas cosas, pero lo único que tenemos es a nuestras familias.

    Saludos, H.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  7. Mario 27 enero 2013 14:46 pm #

    Hola, me sentí muy identificado con tu historia, me pasa algo similar con la diferencia que estudio en la ANAB (Andres Bello) U privada pero mucho más “pluralista” que las otras, pero no
    creo ser capaz de soportar los comentarios de compañeros ya que estudio ODONTOLOGÍA una carrera llenaaaa de gente ABC1 o discriminadora en donde al momento de conocerte lo primero que te preguntan es de que colegio saliste en vez de preguntarte como te llamas …

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.