ABC1 GAY – Parte V, VI y VII

V PARTE

El jueves de la misma semana le pedí un tiempo a mi pololo. Necesitaba analizar esto que me estaba pasando. Sería algo definitivo? Imposible saberlo. A esa altura de mi vida nadie podía preguntarme si era blanco o negro. Recién empezaba a tener una visión gris de las cosas y me parecía estupendo.

Pase todo ese fin de semana con aquella chica 8 años mayor que yo. Conversando y besándonos. Creo que nunca me había gustado tanto besar. No podía detenerme.

El lunes de la semana siguiente, tarde en la noche y mientras pasaba el rato con aquella chica recibo un mensaje de texto de mi pololo pidiéndome conversar.

Nos juntamos en un parque atrás de mi casa. El venía con la cola entre las piernas dispuesto a hacer cualquier cosa por recuperarme. El es un hombre maravilloso. Alguien que cualquier mujer desearía tener a su lado. Estas cualidades hacían aún más difícil la situación. No quería dañar a nadie, menos a una persona buena como las hay pocas.

En algún punto de la conversación comprendí que lamentablemente mi felicidad sería la tristeza de otro. Es complejo verlo de esta manera, pero así lo sentí.

Él estaba aferrado a la idea de querer saber el por qué de mi decisión. Para mi habría sido bastante más fácil decirle que me gustó otro hombre, que le puse el gorro con otro hombre, pero eso daba pie a que siguiera esforzándose en vano quizás por tratar de reconquistarme.

Me costó decidir si contarle la verdad o mejor callarla. Por su parte él quería saberlo. Por esos 5 años de relación merecía saberlo.

Me decidí y empecé con la frase cliché “no eres tu el problema, soy yo”. Seguí con que estaba pasando por una etapa de la vida en que no tenía certeza de lo que quería. Y remate con la frase “el problema no eres tu, es tu género” para seguir contando que había besado a una mujer y me había gustado.

Sin duda ningún hombre está preparado para algo así por lo que yo no esperaba el fuera la excepción.

Al principio le costó entender y sus palabras sólo reflejaban que quería verme feliz, independiente eso significará que no sería a su lado.

Nos despedimos. El partió a su casa y yo me quedé sentada en una banca del parque mirando al cielo. Supongo que son estos momentos de la vida en que uno le pregunta a Dios “¿por qué a mi?”, “¿por qué no pude ser una mujer normal?”. Lloré mirando el cielo harto rato. Luego camine de vuelta a mi casa.

En mi casa no entendían el por qué de mi decisión. Y más aún, que más que verme apenada como podría ser algo típico de quien termina tras 5 años de pololeo fue todo lo contrario. Estaba tranquila, estaba feliz.

 

VI PARTE

Esa semana y las siguientes carretié como nunca lo había hecho. Antes de eso siempre me acostaba temprano para ir igual de temprano al gimnasio. Dos horas de baile eran suficientes para mi. Pero ahora, y con esta chica, podía estar bailando hasta las 7 de la mañana como si nada. Estaba feliz.

En mi casa nadie entendía lo que pasaba. Que llegará tan tarde (o más bien temprano al día siguiente), no saber con quien andaba y que de pronto dejara de lado las zapatillas y jeans holgado por faldas cortas, vestidos y tacos.

Mi psicóloga me comentó que mis padres pensaban que estaba viviendo una etapa eufórica. Creo que el tener una tía y una prima con trastorno bipolar pudo haberlos llevado a pensar que algo así me estaba ocurriendo. Y por el punto del cambio de vestuario también llegaron a pensar estaba saliendo con un hombre casado.

Mis padres querían que un psiquiatra me viera para descartar la bipolaridad y fui para dejarlos tranquilos. El diagnóstico de ella fue claramente que no era algún problema de bipolaridad sino que estaba “en las nubes”, “enamorada”.

Supuse eso dejaría a mis padres más tranquilos, pero no fue así.

Producto de mi “nueva” y “extraña conducta” tuvimos una conversación familiar. Más que conversación fue una discusión. Ellos sólo estaban preocupados por mi. Pero yo en ese momento sentía me querían cortar las alas.

De alguna forma y pese a ser la regalona de mi padre siempre tuve un conflicto con su forma de ser para con mi madre y nosotros sus hijos. Y sumado a eso el haber sido tan aprehensivo conmigo.

Se generó un estallido en donde yo renegué de él, o de mi apellido si puede decirse así el como él lo sintió en aquel momento. Su soberbia y omnipotencia no cesaban por lo que llorando fui a encerrarme a mi pieza.

La semana siguiente y tras conversarlo con mi psicóloga me decidí a contarles, siempre y cuando fuera dentro de ese espacio. Era diciembre del año 2009.

La sesión siguiente les conté el porque había terminado con mi pololo y que es lo que estaba sintiendo.

En ese momento mi madre asumió el rol protector y de apoyo. Mi padre se paró y se fue. El aún estaba mal por el tema de sentir mi reniego ante él.

Esos dos meses ya egresada de mi carrera fueron intensos. Cada día me juntaba más con esta mujer y más nos acercábamos a la intimidad. Se podría pensar que a diferencia de ella y sus años que me llevaba por delante yo no sabría qué hacer, pero de algún modo y por primera vez sabía perfectamente dónde y cómo tocarla, como besarla, donde quería poner mis manos y como mover mi cuerpo.  Era algo natural e instintivo. Como si siempre hubiese sabido.

Ese verano fue maravilloso. Es como si hubiese nacido de nuevo.

Lo único no tan bueno fue el haber estado esos dos meses sin dirigirnos palabra con mi padre.

En cuanto a mis amigos cercanos, quienes aún no entendían el por qué decidí poner término a mi relación, decidí contarles.

Fue maravilloso. En ese punto comprendí que de algún modo me había rodeado de gente buena. Ninguno tuvo problema. Todos alabaron mi valentía y me dieron su apoyo y cariño al 100%. La frase que más recuerdo era que para ellos no importaba con quien yo anduviera al lado, sino que esa persona me hiciera feliz. Eso era lo que a ellos más les importaba.

A mis 24 años descubrí el verdadero sentido de la amistad, la incondicionalidad.

Poco a poco durante el año 2010  me fui abriendo camino a lo que sería mi nueva forma de vivir la vida. Nunca tuve problemas en andar tomadas de la mano en público con quien en ese momento dejo de ser la primera mujer a quien bese, sino ahora mi polola.

 

VII PARTE

A medida que pasaba el tiempo la oleada de nuevas sensaciones se volvía más y más intensa. Me sentía plena, alegre, completa.

La  relación con mi familia fue poco a poco volviendo a lo que era antes, incluso puedo decir mejoró  y nos hizo madurar a todos.

Me atreveré a decir que la muerte de mis abuelos paternos hizo una gran diferencia en la forma de ver la vida de mi padre. Siempre ha sido un hombre exitoso y que disfruta de la vida a concho, pero ahora estaba dispuesto a que nosotros sus hijos la viviéramos de la misma forma, independiente con quien estuviéramos al lado.

Cada día que pasa admiro más a mis padres. Independiente de las razones obvias por que me demostraron que el amor está por sobre cualquier cosa.

Ellos frente a esta situación y dejándose llevar de mi aún dependencia para con ellos podrían haberme hecho la vida imposible. Pero no fue así. Con el tiempo y digo esto por que es verdad que el tiempo ayuda, pero más aún el amor, me demostraron que me elegían a mi antes que a mi nueva forma de vida.

De algún modo ellos sabían que si no me aceptaban como era iban a perderme para siempre, por que yo optaría por alejarme. Pero ante esto hicieron todo lo contrario. Ellos querían mantenerme cerca independiente de lo que eso atrajera consigo.

7 comentarios URL corta
Luis, 18 años, Nancagua
Junto con escribir mi testimonio quisiera agradecerles por crear esta página que ha hecho una gran ayuda para jóvenes como yo, que se sienten desorientados y solos. Mi historia comienza algo enredada, así que disculpen si no me entienden. Siempre, desde muy pequeño, fui muy gentil, amable, y cord...
Daniel, 23 años, Lo Espejo
Soy Daniel, de Lo Espejo, tengo 23 años y en este momento ya no tengo nada que ocultar. Soy homosexual, mi familia lo supo hace muy poco y me apoya. Lo que siempre me ha complicado es ser sociable con otras personas, por lo mismo me ha costado mucho encontrar pareja. Llevo soltero más de 4 años y...
Diego, 14 años, Talagante
Hola, me llamo Diego, tengo 14 años y soy bisexual. Hace unos meses, al inicio del año escolar, conocí a un chico llamado Manuel. Nos llevamos genial hasta que hace unos 2 meses me confesó ser bisexual. En esos tiempos yo aún estaba en duda y lo dejé pasar. Seguimos la amistad como siempre y hace...

7 Respuestas a “ABC1 GAY – Parte V, VI y VII”

  1. Matilde 1 julio 2012 4:52 am #

    Tu historia es de verdad sorprendente. Reflejan en parte las ganas que tengo de conocer a alguien.
    Que bueno que ahora estás bien, tranquila y contenta.
    Saludos.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. kathy 2 julio 2012 3:08 am #

    Me encanto tu testimonio, realmente me sentí realmente identificada con muchas partes creo que recién estoy abriendo mi mente al mundo y me a gustado, aunque solo he besado a una mujer descubrí que soy bisexual o quizás hasta sea lesbiana pero todavía no lo se ya que he tenido muchas relaciones con hombres pero no me satisfacen como me gustaría, ahora quiero tomarme mi tiempo a solas y quizás conocer a una mujer que quiera estar conmigo, aunque ya me gusta una pero es mi amiga y no creo que pueda suceder algo ya que hay muchas cosas de por medio, tendré que cambiar mi forma de verla a ella porque no esta soltera y es hetero, aunque ella si me apoya en que sea bi, nos lesiamos y todo creo que eso me confunde, pero bueno muchas gracias por el testimonio, saluditos :)

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • pestañas 2 julio 2012 11:00 am #

      Hola Kathy, cómo estás? Recuerda que la conducta no define la identidad sexual de las personas, es decir, que da lo mismo si te has tenido relaciones con hombres, o si nunca has estado con una mujer. Lo importante es lo que sientes. S
      Saludos,
      Equipo JC

      Thumb up 0 Thumb down 0

      • kathy 2 julio 2012 18:28 pm #

        Hola estoy muy bien gracias espero que ustedes también, siiii ahora me estoy dando cuenta realmente que me siento bien desde que estoy saliendo a la luz, pero el único problema es que me gusta mi amiga, y tiene pololo, hija, vive con sus suegros y ellos le pagan la carrera, no le he dicho y no creo que le diga, porque además me llevo bien con su pololo, no me gustaría para nada destruir una familia y tampoco alejarme de mi amiga, estoy tan confundida no se realmente si decirle porque siempre eso cambia la amistad me ha pasado con amigos… bueno muchas gracias por todo saluditos y gracias por los consejos que dan :)

        Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Love 6 julio 2012 4:32 am #

    ¿¿¿POR QUÉ ABC 1??? qué es eso? un tipo de producto a la venta?

    Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Paz 13 julio 2012 10:45 am #

    Excelente testimonio. No puedo creer que existan tantas coincidencias entre tu historia y la mia.
    Actualmente pololeo con un hombre y estoy muy feliz con él, pero a lo largo de mi vida me he sentido atraída por muchas mujeres y he besado a tres, fuera de ‘cualquier juego tipico de carrete’. Admito que me han gustado aquellas experiencias, y sobretodo cuando tuve un encuentro con una chica de mi universidad, con la cual aún hablamos. Cuando nos vemos, sólo nos saludamos y chao, pero por facebook me dice que soy linda y que alguna vez le atraje, me pone corazones y me hace sentir bien..
    Con ella no pasa nada fisico-amoroso, pero si me atrae bastante, y a veces me pone mal pensar que me puede gustar alguien aparte de mi pololo, sobretodo por el hecho de que sea mujer.
    Siempre he dicho que soy heterosexual, pero con solo sentir que hay mujeres a las que no encuentro bonitas sino ‘ricas’, me hace pensar que soy bisexual.
    Muy buena la página y esta sección que me permitió contar algo que nadie sabe y por lo cual estoy muy confundida.
    Saludos al equipo y a todos los que aquí escriben y leen :)

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • pestañas 13 julio 2012 10:51 am #

      Hola Paz, gracias por tus saludos!! si quieres puedes enviarnos tu testimonio o pregunta para que la publiquemos en la página.
      Saludos,
      Equipo JC

      Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.