Ignacio, 24 años, Chile

Tengo 24 años. Hace muy poco asumí plenamente mi homosexualidad, aunque pocas personas saben lo que soy. Todas ellas son gays y me han prestado su apoyo, pero algunos días atrás, me atreví a contarle a una amiga.

Mi mayor miedo siempre fue el rechazo y el temor. Mi familia es sumamente conservadora aunque las personas que me rodean son de todos los tipos. Por esto, tenía mucho miedo. Mis mejores amigos aún no saben que soy gay, pero hace poco decidí que era el día de cambiar.

Esa amiga, de la que hablaba antes, tampoco es muy cercana, pero sí nos tenemos cariño. De a poco sentí que tenía confianza en ella, aunque si no le decía, podría perderla y, obviamente, me dolería mucho.

Tras una larga conversación sobre nuestras vidas, me empezó a preguntar si era feliz y por qué no pololeaba. Le dije que todavía no había llegado la hora de tener a alguien. Ella me contestó “pero si algún día llegará una niña a acompañarte”. Ahí decidí que era ahora o nunca. Repliqué “no creo que eso pase”. Me preguntó la razón, y le dije “es que jamás pasará”. Hubo un silencio y la respuesta fue implícita. Inmediatamente me miró y contestó “entonces buscas a un niño”. En ese momento, se me llenaron los ojos de lágrimas, aunque no pude llorar, y asentí.

Por un segundo pensé que mi mundo se vendría abajo, aunque era obvio que la mentira tendría que descubrirse algún día. Inmediatamente ella me abrazó fuerte. “No tengas miedo. Vivimos en una sociedad de mierda. Te voy a apoyar en todo”, respondió tras mi silencio. En ese instante, todo fue liberado. Un poco de la carga que tenía se fue y me di cuenta que no era tan difícil.

Escribo esta columna y me doy cuenta de que mis prejuicios sobre las personas eran más fuertes que los de ellos sobre mi. Ahora seguiré en ruta, y preparando todo para contarle a otros, pero sin duda alguna, este primer paso, significó abrir el portón para una vida sin mentiras y sin vergüenza.

2 comentarios URL corta
Macarena, 16 años, Santiago
Bueno, hace poco entré a esta página y tuve el placer de leer ciertos testimonios y la verdad es que fue muy gratificante ver el hecho de que uno a veces piensa que las cosas que le pasan, solo le ocurren a uno y a nadie más... Pero el ver que no es así, en parte es un tanto agradable; así que decid...
Osmar, 19 años, México (Parte II)
(...continuación) Por cosas del destino su relación ya estaba desgastada (una relación parecida a la mía con Valeria, donde a pesar de llevar 3 años nunca tuvo relaciones sexuales con ella) y aún más porque estudiábamos fuera, entonces la ruptura era inminente, pero antes que él terminara su rela...
Alejandro, 24 años, Concepción. Chile.
Amigos de JC: Les agradecería enormemente que expongan mi caso pues hoy me siento con una incertidumbre de lo que será mi vida en adelante. Hasta hoy no conocía de vuestra existencia, y fue por un amigo quien me recomendó visitarlos y escribirles. Luego de leer algunos testimonios, me decidí en r...

2 Respuestas a “Ignacio, 24 años, Chile”

  1. simon 23 mayo 2012 17:25 pm #

    hola ignacio sabes leo tu relato y bueno la verdad te felicito te atrviste supiste buscar el momento oportuno y resulto un exito tambien debes agradecer a que tienes una buena amiga y que pudo comprender por la situacion que pasabas te deseo lo mejor en tu vida y animo recuerda que cuando uno tiene ideales sera invensible ni nada de lo que diga la gente te afecte tu vida y la felicidad de esta solo la controlas tu exito chao

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. daniel 7 febrero 2013 23:45 pm #

    Ignacio a mi paso algo muy parecido a ti, yo le conte a una amiga con la cual nos conocemos de chicos y ademas yo soy el padrino de su hijo, ella me acepto y me apoyo, lo dificil ahora en mi vida es que mi familia se entero hace un mes de mi homosexualidad y a sido un martirio. ojala que estes bien un abrazo

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.