Felipe, 20 años, Chile

Mi nombre es Felipe, tengo 20 años y estoy en tercer año de universidad. La verdad, hasta hace un año nunca había sido tema para mí el futuro, ni tampoco cuáles eran mis intereses. Yo solamente vivía mi vida como cualquier otro, manteniendo en secreto una doble vida en una ciudad pequeña donde era bastante trabajo. Difícil, pero lo logré, y nunca me cuestioné si lo que hacía estaba bien o mal. Tuve relaciones con personas de ambos sexos, incluso llegué a dejar mi doble vida en un momento cuando me enamoré de una mujer increíble, con la que tuve aproximadamente un año y medio de relación.

Sin embargo, el año pasado se transformó en tema cuando mis dos vidas se cruzaron de algún modo. En un carrete con compañeros de Universidad, entre tragos, pasaron cosas con un compañero. No era primera vez que pasaba algo con un hombre ni nada, pero fue diferente por el contexto en que ocurrió todo: un contexto donde yo jamás había siquiera expuesto mi doble vida. Las cosas no pasaron a mayores, salvo porque dos compañeros más de universidad, amigos de él, nos vieron, y me preguntaron si era gay. Como nunca nadie me había hecho esa pregunta, fue un golpe duro escucharlo, y aunque sea difícil de comprender, fue lo que hizo cuestionarme todo lo que había hecho antes, si el esconderme era lo correcto o lo que debía hacer.

Las cosas empezaron a cambiar desde ese momento. Un par de semanas después le conté a mi mejor amiga, quien me apoyó en un 100%. Fue muy difícil, pero la calma que sentí después conmigo mismo fue enorme. Poco a poco, le conté a más amigos hasta ahora, que saben mis amigos más cercanos, salvo uno que otro que sé que no lo aceptaría tan fácilmente. Mis amigos me han aceptado enormemente y no me han juzgado en absoluto. Más allá de eso, no me gustan las etiquetas, puedo decir con claridad que me gustan los hombres, pero también las mujeres.

Aún así, mi vida sigue manteniéndose escondida. A veces me gustaría poder decirles a los demás sin miedo a lo que ellos piensen o digan, pero provengo de una ciudad pequeña, llena de prejuicios, en la que mis padres (quienes aún no saben) podrían enterarse por terceros o sufrir mucha discriminación por ello. Igual hay rumores, la gente comenta y Chile no es un país tan grande, pero nadie puede al menos comprobar sus comentarios y mis amigos me “defienden” (me cubren) a morir.

Creo que es mi vida, y por ende, mi problema, por lo que no quiero que los demás sean juzgados por esta sociedad que no acepta relacionarse con un gay sin discriminar. Es bueno conocer gente que tiene ideas similares a las mías, y que no estoy tan solo enfrentando esta situación. De todas maneras, mi vida es bastante agradable, disfruto al máximo y hago muchas cosas que me hacen olvidar un poco toda esta situación, que no sea tan “tema” en mi vida.

1 comentario URL corta
Gerardo, 39 años, Santiago
Sufrí mucho tratando de disimular mi condición, un gran error, porque me fui volviendo introvertido, mis padres y hermanos jamás me dijeron algo respecto a las dudas que tenían sobre  mi condición, pero me costó mucho llegar a decírselo a mi familia, y la presión ante querer saber dónde andaba o con...
Carolina, 22 años, Santiago
Cuando decidí comenzar a escribir esto pensé que quizás mi historia no servía para ser leída. A diferencia de muchos, y no sé la razón de por qué, no me costó asumir quien soy. Aunque claro, asumirme yo es una cosa, que lo asuman mis padres es otra muy distinta. Estando en cuarto año medio mi gru...
Nicolás, 15 años, Viña del Mar. Chile
Hace un año, cuando recién había pasado a primero medio, llegué a un colegio en el que ya había estudiado. Estaba todo bien hasta que un día vi a un chico que iba caminando, con un jeans ajustados, una chaqueta negra y zapatos negros ♥·♥ me llamó mucho la atención, lo encontré muy guapo... ese mismo...

Una respuesta a “Felipe, 20 años, Chile”

  1. Santiago 24 mayo 2012 18:30 pm #

    Hola Felipe!
    Luego de leer tu testimonio me puse a pensar en la época en que estuve escondido en el closet, recordé lo aislado que me sentía y como durante mucho tiempo no hice nada por salir de ese estado, desconfié de todos mucho rato y perdí años asustado. Luego, cuando decidí contar que era gay, tenía rabia. Así que ,más desde la rabia que desde la aceptación, quería contarle a todo el mundo sobre mi orientación sexual, sin importar si mi interlocutor sería alguien capaz de valorar la información que le confiaba o no. Supongo que la angustia nos lleva de un extremo a otro a veces.

    Al parecer has escogido muy bien en quienes confiar y eso es fantástico. Estás en 3ro de Universidad y quizás va a ser necesario que parte de tu vida siga manteniéndose escondida un rato más, lo importante es que tienes un círculo de amigos que te protege y con los cuales puedes sentirte validado! ojalá todxs perdamos el miedo a confiar aunque sea en un amigo que pueda acompañarnos en el proceso.

    Un saludo!!
    Santiago.

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.