Bárbara, 20 años, Chile

Hola, me llamo Bárbara, tengo 20 y voy en 3° año de universidad… Soy joven y más que confundida me siento acongojada.

La historia es más o menos larga y se remonta a cuando iba en 1° medio, cuando me di cuenta que me gustaban los hombres… y también las mujeres.

Desde pequeña mi mamá fue algo agresiva conmigo (es su personalidad), agresiva en todo sentido; así que en 8° básico me fui a vivir con mi papá, que nos abandonó cuando yo tenía 1 año, pero por alguna razón lo amaba mucho.

Mis padres son super “abiertos de mente” o al menos eso pensaba yo, ya que tiene amigos gay y siempre han estado con el tema del respeto hacia ellos. La cosa no era tan sí.

Finalmente, en 1° medio le conté a mi padre que estaba con una niña del liceo (un liceo emblemático de niñas de la capital) y él se enfureció, más aún, cuando le dije que me gustaban los hombres y las mujeres. ´Me prometió que no le contaría a mi mamá, cosa que no cumplió; ése fue un periodo muy oscuro en mi vida: tenía depresión, me cortaba y tenía pensamientos suicidas; incluso estuve yendo a la psicóloga, pero me sacaron porque ella me decía que lo que sentía era normal.

Pasó el tiempo y me sacaron del colegio, yo me fui de la casa de mi papá por varias razones, una de ellas es que me golpeó muy fuerte hasta el punto de romperme el labio, otra fue porque me había inscrito en un colegio muy “flaite” al que no quería ir.

Así que de nuevo a la casa de mi mamá… Todo normal en mi nuevo colegio, uno mixto, para que “la niña no vuelva a las viejas costumbres”, en ese colegio igual conocí muchas lesbianas y varios de mis amigos y compañeros sabían que yo era bi. Luego me puse a poloear con una niña de otro colegio… y mi mamá nos pilló en mi casa, dándonos un beso, ahí todo se vino colina abajo y se enfureció tanto que casi la mata con un vidrio de una ventana que rompió.

Me echaron de la casa y me fui a la de mis abuelos paternos, a los días mi mamá me pidió volver, pero me puso muchas condiciones y me cortó toda la libertad que tenía.

Pasó el tiempo y en 3° medio me enamoré de un niño, fue una relación complicada, en principio muy linda, pero después el se tornó agresivo (sí, otra vez yo y la agresividad). Para acortar la historia, él me decía que me amaba, después que me odiaba, después coqueteaba con otras niñas, hasta que me aburrí y lo pateé.

Duramos casi 4 años, y yo me proyectaba mucho con él; mi mamá cree que “se me pasó” la bisexualidad, aunque sé que tiene sospechas porque cada cierto tiempo me tira el “palo”, sobre todo porque mi mejor amigo de la universidad es gay y salgo con él a discoteques alternativas.

Hace 4 meses empecé una relación con una niña, y me ha hecho sentir cosas maravillosas, me cuida demasiado y por primera vez me siento amada de la manera correcta; ella sabe todo el tema, así que tengo que mentir para verla o vernos muy poco (a mí me carga y me cuesta mucho mentir), pero yo presiento que en cualquier momento mi mamá se enterará, lo cual me tiene preocupada,ya que tendré que irme de la casa, pues no quiero que se arruine la única relación sana y linda que he tenido (sé que son sólo 4 meses, pero en verdad lo que siento es muy fuerte).

De hecho, el otro día mi hermano que tiene 9 años le preguntó a mi madre qué era ser bisexual y ella respondió: “Es una asquerosidad”. Para mí es muy difícil saber que mi madre sólo me va a amar o aceptar si soy heterosexual, y me hace sentir que soy una aberración, quizás las cosas serían más fáciles si fuese hétero o lesbiana, pero estoy en un limbo que me hace reprocharme a mí misma, y sentir que soy lo peor que existe en la tierra, porque yo trato de ser buena hija: estoy becada, trabajo y estudio y ayudo en casa; pero mi gran “problema” es que no puedo dejar de sentir lo que siento de un día para otro.

Espero que alguien pueda ayudarme, o al menos, sentirse identificado/a. Muchas gracias por dejar expresarme, y su página (estoy segura) ayudará a muchos jóvenes como yo.

1 comentario URL corta
Ignacio, 25 años, Viña del Mar
Siete. Siete es el número que marca el tiempo que llevé viviendo en extrema confusión. Cuando tenía 17 años entré a la U. Como todos sabemos, eso genera un cambio bastante grande para la mayoría de los jóvenes, especialmente si han vivido en burbujas familiares tradicionales y conservadoras como...
Moisés, 18 años, Temuco
Bueno no sé cómo comenzar esto, pero creo que desde que tengo uso de razón sé que soy gay, esto hasta el día de hoy es un gran peso sobre mis hombros. Mis padres son evangélicos y en especial mi madre es muy apegada al evangelio, desde pequeño me enseñaron que esto estaba mal, que yo no era así p...
Carta abierta de una persona arromántica a la comunidad sexual y romántica
Hola, soy arromántica.             No, no soy una planta.             Tampoco soy un robot.             Esta no es una broma.             Soy arromántica. Esto significa que no siento atracción romántica hacia las personas. No me enamoro, nunca lo he hecho, y la verdad es que el tema ...

Una respuesta a “Bárbara, 20 años, Chile”

  1. Sofía 27 abril 2012 14:18 pm #

    “ser bisexual: “Es una asquerosidad”. Para mí es muy difícil saber que mi madre sólo me va a amar o aceptar si soy heterosexual, y me hace sentir que soy una aberración, quizás las cosas serían más fáciles si fuese hétero o lesbiana, pero estoy en un limbo que me hace reprocharme a mí misma, y sentir que soy lo peor que existe en la tierra, porque yo trato de ser buena hija”

    Claro que me pasa lo mismo que a ti, mi madre constantemente me está tirando “palos” con respecto a la homosexualidad, también dice que es una asquerosidad no estar definido (bisexualidad) que es un trastorno mental, que no ha tenido buena crianza y bla bla bla bla…

    Pero la verdad, yo ya dejé de cuestionarme si soy lesbiana o bisexual, simplemente soy… Ando por la vida dejando que mis sentimientos fluyan sin importar nada, y me da lo mismo si hay una tendencia sexual mas por las mujeres, simplemente soy así y al que le gusta bien y al que no también. No deberías encasillarte, si alguien te pregunta “¿qué eres, les, bi?” (pregunta típica del ambiente, sobretodo si eres femenina) responde simplemente “un ser humano”.
    No te preguntes “¿qué soy?” simplemente se, deja de cuestionarte y disfruta…
    Con respecto a tu madre trata de conversar el tema con un “qué pasaría si te dijera que he tratado todos estos años de que has cuestionado mi sexualidad, que trate de ser “normal” pero no he podido??” Creo que es mejor que lo converses, antes que descubra que estás con alguien, conversalo para saber su opinión. Ahí sabrás que terreno pisas, porque al fin y al cabo las mamás siempre tienen ese jodido instinto…

    Saludos… (:

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.