Vivi, 25 años, Santiago

Mi nombre es Vivi. Tengo 25 años y una vida casi (si no es en su totalidad) llena de mentiras. Siempre he sabido que me gustan las mujeres, desde muy pequeña, diría yo desde que tenía 7 u 8 años, cuando ya miraba de forma distinta a mis compañeritas de curso y/o colegio. Una infancia y niñez más bien solitaria. Mis padres no me dejaban salir mucho, incluso, la primera vez que me quedé en casa de otra compañera fue como a las 17 ó 18 años. Mi madre influenciada por la TV, noticias, Carlos Pinto y sus programas me impedía hacer cosas que la mayoría de la gente hace.

En mi busqueda por no ser lesbiana, siempre me tenía que gustar algún niño para despistar y fue en ese intento desesperado por no ser quien soy y darle felicidad a todo el mundo que me puse a pololear a los 18. Duramos algo así como 6 años. Me demoré en entender que no le podía hacer ese daño a él ni a mí, por lo que decidí terminar, pero nunca le conté el verdadero motivo. Ya había sido lo suficientemente “mala” y creo que él no necesitaba aquel ataque de sinceridad en ese momento.

El verano del 2011 me puse a andar con una niña… algo de verano, que duró lo que tenía que durar, el verano y listo. Nunca antes había andado con una mujer, me daba miedo, no quería asumirme, pero fue tan liberador y de una vez por todas me convencí que no había nada que hacer, me gustaban las mujeres y punto.

Salí de la universidad el 2009, me titulé el 2010, todo bien con eso. Sin embargo, todo ese año me lo pasé buscando pega en lo “mío”, pega que jamás llegó, lo mismo a comienzos del 2011, por lo que decidí agarrar mis cosas y partir fuera de Chile a la casa de una tía, estuve tres meses haciendo cursos y todo iba perfecto.

Antes de irme, en abril, fui a una disco sola, por primera vez, conocí a una niña que andaba con un amigo, bailamos, nos reímos, no pasó nada más. Ya fuera de Chile, la agrego a esa “bendita” (?) red social llamada feisbuk. Comenzamos a hablar, me empezó a gustar, me enamoré y ya quería que llegara la hora de volver para estar con ella. Llegué a Chile y ese mismo día nos juntamos, nos besamos, caminamos de la mano, todo maravilloso. Un tiempo después nos pusimos a “pololear”.

En la actualidad, seguimos juntas, llevamos 7 meses, conozco a su familia y hasta siento que me quieren. Ella conoce a la mía, mi papá y mi hermano saben que es mi pareja, pero mi madre no y es que todavía no me decido a contarle. Lo que me trae un sentimiento de culpa gigante, no quiero ni pensar en lo que pasará cuando lo sepa, teniendo en cuenta que cuando se lo conté a mi papá después de decirme que me amaba igual me pidió que nunca se lo contara a ella.

Lo que me mueve a escribir esto es lo que viene ahora. Estoy trabajando en algo que no fue lo que yo estudié, no me gusta, todos los días es una tortura levantarme y ni hablar de los domingos en la noche, cuando llega el fin del fin de semana y sé que tengo que volver a lo mismo. Los lunes se han transformado en los peores días de mi vida y de verdad, ya no sé qué hacer, se me viene todo encima, me angustio por la pega, por el tiempo que quizá perdí estudiando, por mi madre, mi futuro… hay días en que no quiero más de nada y no sé cómo ayudarme.

3 comentarios URL corta
Aníbal, 17 años, Talca
Bueno, para empezar, felicitar a esta maravillosa página y a sus creadores, es una manera realmente admirable de mostrarnos tal cual somos, sin dogmas ni prejuicios, y poder sentir que no estamos solos. Mi historia es más o menos difusa en muchos aspectos. Siempre hubo una parte de mí que me llev...
Daniel, 25 años, Arica - Parte I
Hola a todos los amigos de Joven Confundido. Primero que todo, me gustaría agradecer a su fundador, Luis Larraín. Además de dar las gracias a quienes trabajan allí y permiten compartir mi testimonio y por supuesto quiero reconocer especialmente a Jaime Parada Hoyl, quién es también protagonista de m...
Alejandro, 25 años, Ñuñoa. Chile
Hola Mi nombre es Alejandro, tengo 25 años, vivo actualmente en Ñuñoa y llegué a esta página porque la vi en Twitter. Me llamó la atención y al ingresar comencé a ver muchos testimonios y ahora comenzaré a escribir el mío. Desde chico comenzaron  a atraerme los hombres, soy gay y aunque patale...

3 Respuestas a “Vivi, 25 años, Santiago”

  1. Dani 2 marzo 2012 22:27 pm #

    Hola Vivi,

    Muchas veces pienso que ser una persona que pertenezca a una minoría sexual te ayuda a desarrollar muchas cualidades humanas que nos hacen más sensibles y aprendemos a ponernos en el lugar de los demás, a partir de nuestro propio sufrimiento.

    Sin embargo, llega un punto en la vida, en que te das cuenta que tienes la oportunidad de ser feliz y que el destino de tu vida lo construyes tú. En este sentido, debes pensar que harás un “daño” a tu madre si ella se entera de tu real condición, lo cual puede ser cierto, pero:

    1. En algún momento tu mamá va a saber, o ¿pretendes ocultárselo el resto de tu vida?. Y en el caso de que pienses en contárselo, va a ser una situación difícil ahora, en una semana más, en un mes más, o en 3 años más. Cuando sea que te decidas, será igual de difícil.

    2. Tienes derecho a ser feliz y a amar a la persona que tú escojas. Quizás es momento de que ella (tu mamá) también aprenda a ponerse en el lugar de los demás y a comprender que el verdadero amor trasciende raza, sexo, edad, o cualquier condición impuesta por la sociedad.

    3. La mentira no conduce a nada bueno. 5to mandamiento “no mentirás”.

    4. Una madre ( o padre) debe amar incondicionalmente a sus hijos, de lo contrario no está cumpliendo su papel a cabalidad. Por lo demás, las personas no son como nosotros queramos que sean. Nadie controla a nadie y todos somos libres en nuestra manera de pensar y de sentir. Si ella no está dispuesta a aceptarte es porque cree en la ilusión de que los hijos son lo que los padres quieren que sean.

    5. La diversidad sexual es una realidad, si a tu mamá se le derrumba la vida porque tú eres diferente, entonces ella vive en un mundo ficticio, en donde las personas que pertenecen a una minoría sexual son perversas, enfermas o un mal para la sociedad. La idea es que ella y todas las personas se informen más acerca de la diversidad sexual y la acepten. Es cultura, educación y amor. Piensa que de alguna u otra forma, la omisión puede fomentar la homofobia, transfobia y muchas formas más de discriminación que realmente provocan un daño social (asesinatos, bullyng, golpizas, etc.)

    6. El sufrimiento es humano. Quizás tu mamá sufra mucho, pero no será la primera, ni la última. Nadie lleva la vida perfecta, todos tenemos problemas y todos pasamos por situaciones difíciles. Es ingenuo pensar en que uno puede evitarle el sufrimiento a los demás a partir de la omisión, pues la verdad siempre sale a la luz.

    En relación a tu situación labora, te aconsejo replantearte tu misión en esta vida ¿a qué crees que viniste? ¿ qué es lo que más te gusta hacer? si tienes muy claro qué es lo que quieres hacer en tu vida, puedes canalizar toda la energía hacia ello, puedes concentrarte en una meta y desarrollar tu verdadero y profundo potencial. Y cuando uno hace lo que ama, es el mejor en lo que hace y nunca le va a faltar trabajo =) Por ahora, puedes ir de a poco, continuando con tu trabajo actual y viendo qué posibilidades tienes de realizar algún curso o volver a estudiar otra carrera para cambiar el rumbo de tu vida.

    Te deseo lo mejor, mucho éxito y bendiciones =)

    Son mis humildes consejos

    Saludos y abrazos
    Dani

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Carito 8 marzo 2012 18:43 pm #

    Hola amiga,

    Bueno primero que todo, felicitarte por aceptarte tal cual eres, con respecto al sentimiento de culpa te entiendo es una mochila que llevas dia a dia y que no notas el peso de ella hasta cuando te la quitas, y ese sera el dia que le cuentes a tu madre, yo pase por lo mismo, en mi caso nadie de mi familia me apoyo, pero dormi tan libre esa noche que a pesar de todo lo que me dijeron y pase, lo volvería hacer….pase por muchos psicólogos, consejeros, tarotistas y comprendí al final de todo, que si ellos me rechazaban era su problema, el tema lo tienen que resolver ellos mismos no tu, tu en el preciso momento que te aceptaste, eres una persona que mira a los ojos y anda con la frente en alto y orgullosa de lo que es, si el resto no lo acepta finalmente es problema de ellos no tuyo. por lo tanto tu sabrás el momento en el que debes contarle a tu madre y créeme que ahi sabrás cuanto pesaba dicho bulto que llevabas detras tuyo.

    Con respecto al trabajo, a mi hasta hace una semana me pasaba lo mismo, y creo que lo mejor es salir y buscar otros rumbos por que eso te hace estar bien y feliz, ya que al fin y al cabo estar mal emocionalmente en una parte afecta en la familia, pareja animo etc….

    espero que encuentres algo que te guste….muchos saludos y un abrazo enorme ¡¡¡¡¡

    Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Belén 23 abril 2012 22:13 pm #

    Vivi,
    fuerza!

    Mi mamá no sabe que me gustan las mujeres, o sea lo sabe pero jamás lo aceptará, se puso una venda y ahí se quedó.
    En fin, lucha sigue en la pelea, nunca te rindas aunque sea lo más difícil de enfrentar… yo aún tengo fe.
    Se feliz con tu mina, tienes el apoyo de tu papá y hermano al menos. Busca otra pega, es difícil, lo sé (toi en último año de u y pa’ la embarrá con seminario, practica y trabajo) pero las ganas nunca faltan! ánimo! fuerza!
    No te rindas…

    Saludos y un gran abrazo :)

    Thumb up 1 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.