Manuel, 20 años, Rancagua

¿Quién soy?

Para empezar, he pasado los últimos tres años de mi vida haciéndome esa pregunta, son dos palabras, pero qué se responde con muchas, o si supiera bien cuál es la respuesta tal vez con tan solo una bastaría.

La verdad, es que esos tres últimos años sólo me he hecho una pregunta, que quizás responda a la pregunta ¿quién soy?… bueno, esa pregunta es ¿soy gay? ¿Debería haber nacido mujer?

Ahora que soy más grande, o por lo menos me siento más grande, aunque todos me vean como un pendejo de 8 años, siento que he crecido, ya sea por mis propias experiencias y, además por las mis amigas, ahí tengo una palabra que me describe, empatía, sí, soy una persona empática, es decir, cuando mis amigas viven algo, y me lo cuentan con detalle, en cada momento soy capaz de ponerme en su lugar y vivir, con ella lo que le aconteció, quizás no sienta lo mismo que ella sintió, pero al menos lo viví, no físicamente, pero sí emocionalmente, lo que quizás baste para crecer algo.

He llegado a la conclusión de que sí, efectivamente soy gay, homosexual, maricón, como quieran llamarlo, ¿Por qué acepté ésta realidad? Porque siento que no fue culpa mía, es decir, nací así, toda mi vida me sentí distinto, siempre sentí que por fuera era un hombre, pero por dentro soy tan mujer como una mamá, o como una total y completa diva de pies a cabeza. Ojala se pudiera elegir lo que uno es, o por  lo menos elegir la sexualidad qué quiere, es verdad, nadie elegiría ser homosexual, nadie elegiría ser minusválido, nadie elegiría ser violada… nadie elegiría ser parte de una minoría.

Esto me ayudó a darme cuenta que simplemente yo no escogí ser gay, simplemente es mi realidad, y como tal debo aceptarla para poder ser feliz, si es que se puede ser feliz así; es decir, la homosexualidad es algo que no tiene ni pies ni cabeza… es algo que tiene un principio… pero no un fin, o ¿cuál es el fin de ser gay?: ¿tener hijos? ¿Casarse? ¿Cuál?… no lo sé y quizás nunca lo sabré si no lo averiguo yo mismo.

Ahora, ¿cómo se lo tomará mi familia?

Mi papá creo que me va a apoyar, mi mamá no sé si me va a echar de la casa o lo va aceptar, igual me pongo en su lugar y me imagino lo difícil que debe ser aceptar a un hijo gay, en todo caso, no creo que sea más difícil que el que lo haya aceptado yo.

Mi hermana, le va a dar lo mismo, mal que mal, lo sabe, siempre lo ha sabido.

 

Mi hermano, no lo va a entender, es demasiado chico todavía… pero tendrá que aceptarlo si es que me quiere.

Otro tema, que es lo que yo quiero de mi vida.

De nuevo escribo, hace tanto que no lo hacía…

Te pongo al día, ésta semana empecé a sacar todos los papeles que me pide la Universidad Católica para cambiarme, son millones!! Certificado de alumno regular, certificado de ranking de la promoción, certificados y más certificados… les falta pedir que sangre tengo.

Bueno, les informo que ya les conté a mis papás, sí, y les conté justamente leyendo ésta primera hoja, lo hice leyendo para no tener que mirarles las caras cuando se los dijera… la reacciones fueron justamente las que pensé. Mi papá lo sospechaba, por lo que no quedó muy impactado, y para mi mamá fue “su peor pesadilla echa realidad”, era algo que ella le tenía tanto miedo, y yo…

Siento que quiero tantas cosas: quiero ser mujer, quiero ser famoso, quiero tener plata, quiero tener un auto, quiero tener ropa, zapatos por montones, quiero estudiar en la Católica, quiero estar con alguien, quiero interesarle a alguien, quiero, quiero, quiero… quiero tantas cosas!…y no hago nada por lograrlas, es decir, llego a mi departamento y no hago nada, NADA. Si no tuviera que ir a clases, me podría pasar horas y horas, y días enteros pensando, pensando en quién soy, qué es lo que realmente quiero, pensando en si voy a ser feliz, pensando en… y si me muero ahora?

Alguien lo notará, alguien sentirá que su hijo, hermano, amigo…murió?, no lo creo, es decir, llamaría a mi celular, y yo, al no contestar pensará que estoy en clases, o que estoy durmiendo, o tantas cosas… pero nadie pensaría que alguien como yo murió… es decir, la persona como era antes no haría eso, la persona que era antes, ni si quiera pensaba esto… una persona alegre, feliz de la vida, que soñaba pero no quería…

Responsable, buen amigo, ahora, ni de mis amigas me preocupo… estoy harto,

Estoy harto de todos…

Siento que debería haber nacido mujer, tener el pelo largo, usar tacos, vestidos, faldas, maquillaje, hacer dietas, que me llegue la regla, depilarme, tener hijos… en el fondo, siendo mujer, podría ser quien quiero ser.

Ser en lo que me estoy transformando, sinceramente, es patético… es ser algo que físicamente no puedes ser, un hombre “loca”… es alguien que se cree mujer, pero uno sabe perfectamente que no lo es… uno podrá tener gestos, movimientos, caminadas, todo de una mujer… pero lamentablemente el físico es que el manda. Si tienes pico, eres hombre, si tienes pechugas, eres mujer.

A propósito de esto, corrijo eso de “por lo menos que cada uno eligiera su sexualidad”… debiera haber sido, que cada uno elija su sexo.

Me pregunto, si al hombre le debe gustar, atraer la mujer, y viceversa ¿por qué existe la homosexualidad?, es decir, ¿a qué hombre, el primer hombre que se dio cuenta que le gustaban hombres?…

En fin, estoy llegando a la conclusión de que quien sea que me haya hecho… se equivocó, puso un alma, un corazón a un cuerpo que no le corresponde… mi cuerpo sin mi alma, y con el alma de Daniel Radcliffe… sería maravilloso!!!… porque desperdiciar un cuerpo que sinceramente no es feo, en un alma como la mía, en un alma que en éste cuerpo no puede surgir, no puede explayarse, no puede: SER.

Bueno, les escribo de nuevamente, después de todo le conté a mi prima…que me apoyó 100%, y me dijo algo muy bueno, para el que algún día lea esto, que piense: “éste es mi metro cuadrado, con mis reglas, y al que no le gusten, se puede ir”.

Al que le cuenten y los rechace, créanme, si los rechaza es porque no vale la pena.

Le conté a mi tía, una persona fantástica, que piensa todo. Desde por qué estoy vivo a por qué el perro caga… y me dijo, te felicito, porque lo que hiciste o estás haciendo es un acto de crecimiento, sí, significa que crecí, que pude aceptar lo que me tocó, y eso es ser hombre, hacer las cosas bien, dar la cara, ser valiente.

Después de que una amiga me dijo, tienes dos posibilidades: o tomas el lado bueno de esto que sería hacer las cosas bien, contarles a tus papás, a tus más cercanos, etc. O meterte en un hoyo que te va a costar más salir, el mundo, el hoyo de las drogas, del trago, sexo, etc.

Pues bien, yo elegí hacer lo correcto después de todo lo mal que lo pasé. Durante 4 meses más menos, que me lo lloré todo, en el metro, solo en el depto., en mi casa, en la universidad sin nadie que le importara lo que yo estaba viviendo, llegar a cortarme!! Sí, penca, estúpido, llegar a sentir que no valgo nada, que valgo menos que una mosca, que soy caca, sentir envidia al ver una pareja “normal” dándose besos en el metro, me merezco estar solo, decía.

Les digo, si tienen que pasar por eso para crecer, vale la pena… pero vivan ese proceso, disfruten ese proceso, porque al fin y al cabo, uno termina aceptándose, si es que no se lleva al extremo aquel proceso.

Es mejor aceptarse, porque uno empieza a darse cuenta de muchas cosas que antes no quería aceptar que le gustaban, uno empieza a quererse, y al uno quererse la gente empieza a quererte también.

Lo comprobé para el día de mi cumpleaños (ayer)… vieran todos los saludos que recibí en Facebook, en la universidad, en mi familia… de todo el mundo. Esto hizo que me diera cuenta que existo, que alguien alguna vez se dio vuelta ver quien era yo.

Bueno, todavía no dejo de querer plata, para tener la vida ABC 1 que quiero, pero ya vendrá, ahora tengo que concentrarme en la universidad para sacar rápido la carrera, empezar a trabajar, hacer modelaje, ganar mi plata, y viajar por el mundo.

Otra cosa, respecto a la familia, la familia no es madre, padre, e hijos. La familia es estar con alguien que te hace crecer, es estar con alguien que te hace estar bien, si es así, los hijos pasan a un segundo plano.

Hola nuevamente, hace como un año que no leía esto.

Les digo que fue como vivir todo mi proceso de nuevo jajaja… pero ahora con una mirada más positiva, el tiempo hace maravillas.

Me doy cuenta que muchas cosas que pensé ahora no son tan ciertas, son cosas con las que uno se acostumbra a vivir y lo acepta con el tiempo o son cosas que a medida que uno va creciendo se va haciendo una opinión.

Bueno, les cuento, para “empezar de nuevo”, es decir para empezar mi vida de “declarado”, necesitaba un cambio más que físico, un cambio de vida, así que me cambié de carrera, no a la Católica, lamentablemente, pero al final pensé, “filo, si la Católica no me quiere, ella se lo pierde” (jajaja si uno no se cree el cuento, quién?) me cambié a otra universidad, con un mucho mejor ambiente, me siento mucho más cómodo y en ésta carrera (diseño de vestuario), me siento mucho más seguro.

He llegado a hacer vestidos que jamás pensé que podría, he desarrollado un gusto por las telas, por la ropa, por las marcas, por diseñadores que jamás pensé que tendría.

Todo esto gracias al cambio de personas que me rodeaban anteriormente, no quiero decir que eran personas malas, sino que simplemente no pensaban o no tenían los mismos valores que yo. (Obvio que no cambié a mi familia y mis amigas).

En cuanto a relaciones, he avanzado algo… pero todavía nada serio. No sé qué pensar respecto a eso, llevo cerca de dos años declarado y todavía nada!. He conocido hombres que al mes de declarados ya han “pinchado” como con tres tipos!, bueno, eso es mucho, pero como no va a haber nadie para mí? Según yo, no soy tan exigente, lo único que pido es que sea una persona decente y madura.

A veces pienso que a lo mejor no estoy listo para tener a alguien ¿o el que tenga frenillos hace que no me miren?

4 comentarios URL corta
Carolina, 24 años, Santiago Centro
¿Que cómo fue mi salida del Clóset? En una palabra: Pésima. Mi nombre es Carolina, a los 15 años descubrí que no podía estar con un hombre y que me gustaban las mujeres. Entré en la típica del ¿qué me pasa? pero resulto no ser tan terrible. Después, a los 20 años conocí a una chica en el traba...
Juan Pablo, 27 años, Guatemala
Buenas noches sres. de Joven Confundido, les deseo compartir mi testimonio como apoyo a la importante labor que realizan y como muestra de apoyo, admiración y confianza. Me motivo a escribir mi historia personal a manera de testimonio, ya que llevo meses leyendo y, eventualmente, comentando los r...
Daniel, 25 años, Arica - Parte IV
..continúa Nuevo día, nueva vida. Renacer. Alcancé a dormir con suerte, tres horas. Pero en ese momento sentía una fortaleza y energía para ir a un maratón. Me recuerda que ese mismo día de mi confesión, fui junto a mi hermano al Estadio Nacional, donde Chile obtuvo dos medallas de Oro en los ...

4 Respuestas a “Manuel, 20 años, Rancagua”

  1. Soul 9 marzo 2012 15:48 pm #

    Hola : Solo queria saludarte y darte gracias por compartir esta historia y espero nos cuentes cuendo llegue el amor a tu vida ..

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Sergio 10 marzo 2012 16:49 pm #

    Gracias por tu historia, me encantó

    Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Juan Carlos 10 marzo 2012 19:13 pm #

    Muy valiente el contar tu historia… mucha fuerza y las cosas pasan por algo… y la vida siempre trae cosas buenas…. =)

    Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Valentina Verbal 11 marzo 2012 15:18 pm #

    Querido Manuel:

    Una duda: ¿tu identidad de género es masculina o femenina? En una parte, dices que por dentro te sientes mujer y en otra que quieres ser mujer. Si esto fuera así, no serías gay en realidad, sino transexual.

    Las personas transexuales (uso esta palabra en sentido amplio) son aquellas que tienen una identidad de género distinta de su sexo biológico. O sea, psicológica y socialmente se sienten del género contrario al sexo biológico o genital con el que nacieron.

    Yo soy la coordinadora trans de Fundación =Iguales. Mi historia la puedes leer aquí: http://www.eldinamo.cl/2011/05/24/la-venganza-del-destino-el-gran-momento-por-valentina-verbal/

    En cambio si sólo sientes que te gustan los hombres, pero sin sentirte ni querer ser mujer, eres gay. Incluso, aunque tenga tu lado femenino bien desarrollado, si no quieres realmente ser mujer, eres un gay con un al ama femenina, lo que no haría menos hombre.

    Cuenta conmigo, si quieres aclarar conceptos y recibir mayor orientación.

    Un gran abrazo.

    Valentina

    Thumb up 1 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.