Consuelo, 20 años, Santiago

El 2008 fue un año de cambios en mi vida. Principalmente porque empecé a dudar de mi sexualidad; pasé todo ese verano viendo series sobre temáticas homosexuales y averiguando en internet. Sin embargo, no lo comentaba con nadie. La verdad todos estaban pendientes de mi mamá que padecía cáncer y estaba en su etapa final.

En el mes de marzo, hablé con mi mejor amiga del tema y me sorprendió saber que ella también estaba pasando por aquel proceso. Mi mamá falleció en abril, unos días después de mi cumpleaños y mi amiga fue en la única en quien pude refugiarme totalmente y vivir la pena. Durante ese mes y hasta julio comenzamos una relación abierta, y la verdad, la pasé mal porque tenía sentimientos por ella, sentimientos fuertes.

Después de ella, tuve pololeos con hombres y todo era normal, pero la duda seguía, porque no podía comprometerme con ellos, ni enamorarme, simplemente no me nacía.

En cuanto a contarle a mis padres (fui criada por mis abuelos) sobre las dudas de mi sexualidad, lo hice y no salió bien del todo: mi mamá lo tomó mal y me lo recuerda cada vez que puede, mi papá lo tomó bien, pero tampoco es algo que le enorgullezca. Mis amigos me han apoyado incondicionalmente, no me juzgaron ni nada, solo me dieron sus mejores deseos y al menos, por ese lado me siento aceptada.

Este año, empecé a conversar con una ex compañera de curso (se había ido de mi colegio en 5to básico), ella es lesbiana asumida y la verdad, por un lado yo quería saber que sentía, como se había dado cuenta y por último como se había aceptado a sí misma.

Empezamos a juntarnos y empecé a sentir algo por ella, algo más que amistad y ella estaba saliendo de una relación de dos años, por lo tanto evité darle un trato distinto. Con el tiempo me di cuenta de que ella también sentía algo por mí.
Una tarde, simplemente la besé y supe que heterosexual no era.

Hoy en día tenemos una amistad, ella volvió con su ex, pero aún hay asuntos inconclusos, por lo que me da a entender ella me quiere y yo a ella, pero ella ya tomó una decisión y yo solo puedo respetarla.

Esa es mi historia, sin embargo mi consejo es: no tengan miedo de ser y sentir por quien sea (hombre o mujer) la vida es una y si nos equivocamos solo debemos pararnos y continuar.

Saludos y fuerza :)

5 comentarios URL corta
Isidora, 21 años, La Reina
¡Aaaayyyyyyyyy! no sé cómo empezar a contar mi historia, amm... bueno, here we go... me llamo Isidora, tengo 21, soy bisexual, y vivo en La Reina. La trama actual de mi vida se remonta a 5 años atrás, cuando en verano me fui a mochilear al sur con un grupo de amigos, conocí a una chica (también bise...
Ignacio, 17 años, Linares. Chile.
Mi confusión comienza a la edad de los 14 años, luego de una ida al cine con 4 amigos, mis mejores y únicos amigos hombres hasta ese entonces. Luego de aquella tarde, en la noche comencé a pensar, pensar y pensar, hasta que descubrí que sentía cosas por uno de ellos. Mi mente se dio cuenta más tarde...
David, 21 años, Ciudad de Panamá. Panamá.
Hola! Después de leer varios testimonios me animé a escribir el mío, y admiro a todos los que se atreven a compartir sus experiencias! Desde pequeño era algo afeminado, siento que en la calle lo disimulo bien, sinceramente me gusta mucho ser como soy, pero en mi casa desde siempre me enseñaron qu...

5 Respuestas a “Consuelo, 20 años, Santiago”

  1. Agustina 27 febrero 2012 12:09 pm #

    Buen consejo, aunque cueeesta demasiado. Siempre está ese miedo a que te dañen, siempre.

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • Consuelo 27 febrero 2012 15:19 pm #

      Siempre está ese miedo, sin embargo, hay que continuar, alguien que valga la pena y nos ame debe haber por ahí. :)

      Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Denisse. 27 febrero 2012 12:24 pm #

    Creo que todos empezamos así con lo de las dudas, haha… series homosexuales por las tardes, averiguaciones por inet, leyendo experiencias de otros, etc. Lo de las dudas es horrible, más aún con el bichito de la sensación de “soledad” latiendo por dentro. Me pasó exactamente lo de a ti excepto por lo de la ex compañera de curso ya que nunca he tenido un encuentro muy cercano de ese tipo con alguna niña, no obstante tengo clara mi orientación sexual solo que aún estoy en proceso de aceptación por mí misma, por miedo más que nada del qué diran, sólo eso. Sé que muchas veces a nosotras nos cuesta encontrar a alguien, a una mujer que nos ame (hablando de la brecha de heterosexualidad-homosexualidad) pero espero con el último consejo que escribiste, logres encontrar a alguien que de verdad te quiera. Recuerda que no se puede amar a dos personas de la misma manera, por lo que será mejor que la olvides completamente y te abras a los nuevos amores que vendrán! hay que estar sana para eso. Suerte! (:

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • Consuelo 27 febrero 2012 15:33 pm #

      Es genial que se creen estas instancias para conversar y realmente sentirte identificados, y no tan perdidos en este mundo en donde tienes que ser “alguien”.
      Muchas gracias por tus deseos y consejos, espero estar sana para comenzar una relación con alguien que de verdad pueda amarme y por sobre todo que no tenga un “pasado-presente”
      Saludos y te deseo mucha felicidad
      :)

      Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Denisse. 27 febrero 2012 20:03 pm #

    Siii, es genial además encuentro que… en verdad hay gente que pasa por lo mismo que tú y creo que eso te hace sentir que no estás sola en el mundo, es como “hay alguien más que te acompaña en tu pesar” una cosa así.
    Cuídate :’)

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.