Pablo, 23 años, Chile

Mi historia debe ser como la de muchos, una historia llena de secretos, miedos, mentiras y soledad. Desde que sé mi orientación sexual, las cosas no han sido para nada fáciles. Desde tener que asumirlo en un camino lleno de dolor, rabia y desesperanza, hasta una aceptación de mis sentimientos, mis deseos y una parte importante de lo que ha moldeado mi carácter, personalidad y forma de ser.

Sin embargo, es algo que sólo yo sé, (fuera de una psicóloga y psiquiatra que fueron necesarias en momentos en que realmente perdí el centro de todo, y de un escritor que en un gesto de generosidad y humanidad máxima, estuvo dispuesto a develar parte de su historia para salvarme de la mía y de mí, en aquel momento doloroso).

Y estoy hastiado, estoy aburrido de no tener una vida, de tener sólo deseos  y espejismos para el resto, pero también me aterra el que en mi familia lo sepan, aquella posibilidad me hace sentir vulnerable de modo sumo.

Ahora preciso escribir esto a alguien, de comentarlo: “es tremendamente difícil ser homosexual en chile”. Es difícil, porque en mi familia siempre se ha visto mal, porque incluso en aquellos que se muestran más “modernos” y “liberales”, aquel tema los complica de una u otra forma; porque el vivir en una sociedad como esta se vuelve de variadas formas en una senda llena de obligaciones, deberes y también apariencias (a veces difíciles de mantener), porque a ratos no soy yo, sino quien ellos esperan que sea, y ya no sé cómo ser, sin estar en la tinieblas.

El mostrarse tal cual se es, aquí, aún cuando se ha avanzado enormemente, es algo tremendamente difícil, sobre todo cuando se estudia en una universidad en extremo conservadora, llena de comentarios homofóbicos, desde profesores a alumnos, compañeros a amigos, cuando se es tímido y demasiado reservado y cuando no se tiene con quien conversar del tema ni a quien amar.

Tengo 23 y jamás he tenido una relación amorosa, aunque he deseado dos veces en mi vida, con una intensidad desbordante tenerlas. Me he enamorado esa cantidad de veces, y jamás he sabido si es que en alguna forma hubiera podido ser correspondido.

La última fue en un curso de estética en la UC (universidad en la que ahora ya no estudio); apenas lo vi, sentí algo tremendamente poderoso. Me sentí atraído de una manera que es inexpresable, me resultaba tan familiar, de un modo casi místico. “a él lo conozco de algún lado, de alguna forma”, me decía mientras le veía.

Alguien tan enigmático, silente y además inteligente, es todo lo que me moviliza y atrae de tal forma en esta vida. Aquella primera visión, dio paso a una seguidilla de pensamientos y también a un poco de obsesión. ¿Quién era él? ¿Cuál era su nombre?, ¿Cabría la posibilidad, por mínima que fuera, de que él se fijase en mí?

Sin embargo, no tenía forma de saber quién era, ninguna. De Campus Oriente sólo conocía el edificio, y a uno que otro profesor. Entonces ¿cómo llegar a saber aunque fuera alguna de mis interrogantes?

Bueno, fue cosa de tiempo. Mi deseo de saber, más mi cerebro lleno de artimañas y una mente aguda, fueron poco a poco acercándose a develar su identidad. Supe quién era, qué estudiaba y también más o menos en qué ramo me lo podría encontrar; así fue que al siguiente semestre fuimos compañeros y su sola presencia me afectaba de una manera indescriptible.

No podía dejar de estar nervioso cada vez que estaba cerca de él, ni de dejar de mirarlo sigilosamente cada vez que fuera posible. Secretamente le amaba, e instintivamente sentía que él lo sabía. No pocas veces previo a las clases quedamos frente a frente, a un par de metros, solos, mirándonos (o al menos yo creía eso, no dudo del hecho, sino de la calidad de la mirada). No pocas veces me sentí desvanecer frente a sus ojos. Incluso una vez me quemé, cuando distraídamente azucaraba mi café y de la nada, de frente, estaba él; solo, mirando. Bien, de un tipo como yo, tan tímido, no podrían haber esperado ningún tipo de avanzada. lo deseaba, pero me aterraba.

El estar equivocado y sufrir el rechazo, una reacción virulenta y desmedida frente a alguien de uno enamorado, pero de manera alguna deseada; me resultaba demasiado aterradora como para siquiera intentarlo. Entonces me conformé con sólo mirarlo, escucharlo y esbozar en mi mente las imágenes que en lo más profundo de mi ser, pretendía pasasen entre el y yo. Pero nada, incluso en un curso en extremo variado y también simbólico y profundo, no hubo forma de que yo superara las barreras que había entre ambos. Mi timidez me acobardó, pero también el no tener la más mínima forma de saber si él podría tener la misma orientación que la mía, sentir algo de lo que yo sentí, y que incluso hoy siento frente a su recuerdo.

De cualquier forma, y a pesar de todo, era el tipo más feliz de tener la posibilidad de apreciarlo, de escucharlo a ratos, cuando él también, fuera de su timidez, era capaz de decir algo que me era tan verdadero, tan sutil y bello. Pocas palabras para decir mucho, para mí una de las muestras más propias de una persona inteligente y sabia. Estaba feliz, de sentir lo que sentía, de estar nervioso y ansioso a la vez, de ser movido por fuerzas tan desbordantes y “misteriosas”, el deseo y la belleza del instante, todo aquello. Ahora deseo que sea posible. no saben cuánto deseo ser capaz de encontrar a alguien (o reencontrarlo a él), pero soy un absoluto idiota en estos temas. No sé cómo lograrlo.

Además les cuento que hoy, vi un video que me afectó tremendamente, es de una campaña australiana de hace ya algún tiempo, llamada “it’s time” de GetUp!, el que todos están invitados a ver, porque es bello de muchas maneras y también porque es tremendamente decidor. Yo también quiero una vida, quiero un amor, quiero una familia y amigos que me amen tal cual soy, que comprendan que este que está a su lado es el de siempre; el niño que criaron, el sobrino con quien jugaron, el hermano que adoraron y al amigo que han apreciado por ser como es.

Que este no es distinto de aquel que conocieron, que sólo escondía una detalle de lo que el era, tan sólo por temor. Que sufrió (y aún sufre) incontables veces en soledad por miedo al rechazo y a perder su amor. Que este que ven, y que han visto, jamás habrá de ser más de ellos que cuando sea quien realmente es, cuando ame a quién realmente ama y pueda ser realmente feliz. y que no hay nada más importante para él, que su familia y que los amores de su vida, sean capaces de apreciar lo que a él lo hace feliz y respetar su diferencia; porque el no ha cambiado nada, sino que valientemente ha decidido revelarles una parte fundamental de su ser, que aún hoy, esta sociedad está decidida a mutilar.

Siento pena, porque lo que veo y lo que buscan con esa campaña y vídeos, es algo que yo y muchos otros deseamos, y porque aún así está lejos de suceder; mientras la ignorancia, el egoísmo, prejuicios y fanatismos se nieguen a abandonar causas en contra de que yo u otros obtengamos lo que anhelamos. Si bien esa es una de las aristas, también mi pena viene de no tener a nadie quien me ame. Y que a mis 23, nada en el horizonte parezca dar señas de cambio ni de luz, sólo un horizonte como el de ayer y el de antes. Sólo desazón.

Acá linkeo el video, que espero que por todos, sea algún día posible.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=_TBd-UCwVAY

8 comentarios URL corta
Andrés, 18 años, Santiago, Chile.
Hola a todos, bueno, nunca me vi a mi mismo escribiendo a una pagina de este tipo pero si lo hago es porque siento la necesidad de sentirme apoyado y que no estoy solo. Me pude llamar a mi mismo gay desde los 15 años, ya que antes lo negaba o lo ignoraba, aunque nadie, absolutamente nadie sabe hoy e...
Tomás, Chile
Hola, llegué a esta página porque un amigo me la recomendó debido a que me había visto triste muchas veces, me sentía muy solo con esto que me está pasando (él no es gay). Bueno, empezaré desde el principio. Crecí en una familia Cristiana evangélica, siempre me enseñaron que la homosexualidad est...
Andrés, 21 años, Ñuñoa. Chile.
En abril del año pasado conocí a un chico muy bonito, exactamente el lugar no era muy agradable, ya que era un ciber en donde van los gays a tener encuentros en el centro de Santiago. Solía frecuentar estos lugares porque me sentía muy solo y a veces  triste, por lo cual  quería conocer gente. Ademá...

8 Respuestas a “Pablo, 23 años, Chile”

  1. L 15 diciembre 2011 12:22 pm #

    A ver, ante todo para de sufrir. Tú no eres culpable de la ignorancia de la gente que te rodea. Ser homosexual no es fácil porque estamos rodeados de gente pechoña, estúpida, momia y de trancas sexuales terribles…. Si viviéramos en una sociedad liberal e informada tu tema no sería un problema y ser homosexual no sería tan atroz como lo es para muchos. La dificultad o el dolor que sentiste al darte cuenta de tu condición, creo que radica en los estereotipos horribles que nos impone la sociedad día a día y quizá sentiste que no ibas a cumplir.
    Mi consejo es que…..viendo que ya eres grande, busques amigos buenos (no te metas a los chats), anda a fiestas (en internet puedes encontrar), busca a gente como tú que te aceptará sin problemas. El mundo heterosexual es fome ( a los 30 ya tienen hijos y nunca más vieron la luz de neon de la discoteque jajaja), busca gente que comparta tus inquietudes, tus gustos y deja de conformarte mirando al principe azul del banco de al frente. Si quieres amar, enamorarte de verdad, frecuenta gente con tus mismos gustos.
    Me da mucha pena escuchar a gente conflictuada por algo que no tiene nada de malo y es normal…. la homosexualidad está en la naturaleza; el mundo está sobrepoblado, es una bendición que existamos y podamos legítimamente tomar la decisión de ser padres o no y que eso no sea una obligación como lo es para muchos. Las cosas pasan por algo y si hubiera la apertura suficiente te aseguro que millones saldrían del closet (muchos a esta altura infelizmente casados, infelizmente con hijos, infelizmente viviendo una vida falsa).
    Ánimo!!

    Thumb up 1 Thumb down 0

  2. Francisco 15 diciembre 2011 14:26 pm #

    Si quieres conocer gente, te recomiendo ir a alguna agrupación gay, yo estoy yendo a una hace poco, la cual me ha hecho súper bien, debido a que tengo 21 años y mi historia es parecida a la tuya, pero he destruido el prejuicio que tenía del mundo gay, he hablado de temas y debo decir que mi autoestima ha crecido enormemente, sobretodo en el hecho que mi condición sólo lo saben 5 personas, estoy abriendo la posibilidad de hablarlo por lo menos ya con mi familia.
    Comparto la opinión de “L” al decir que si la apertura fuese suficiente, habrían mas personas fuera del closet, creo que podemos ser al final una luz para otros al aceptarnos nosotros mismos, es cosa de ver las cosas de otro modo, y no dejarse abatir por lo que personas no informadas, al fin y al cabo, la homosexualidad SIEMPRE ha estado presente en la humanidad.
    Lee “el muchacho persa”.
    Un abrazo a la distancia, y no te preocupes a veces tanto por los demás, uno viene a ser feliz, aunque a los demás no les guste nuestra condición, natural por lo demás.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  3. santiago 16 diciembre 2011 13:28 pm #

    concuerdo completamente con francisco, la liberación de pensamiento en Chile aun no es suficiente como para que todos puedan expresarse libremente pero con respeto a los demás. Creo también que la timidez te consume, incluso con tus amigos, no creas que ellos no intuyen nada, al contrario, pero preguntar ¿eres gay? suele ser algo incomodo y temeroso, debido a como se lo podría tomar la otra persona. A mi parecer a los 23 años uno debe aceptarse y quererte, y reconocer quienes verdaderamente forman tu circulo de apoyo. Todos vamos dejando gente atrás en la vida, y no necesariamente por el hecho de ser homosexual, sino que por diversas razones. En mi experiencia, tengo 20 años, mis padres aun no lo saben y no pretendo que lo sepan aun, lo sabe un par de amigos, que al momento de decirles me respondieron, que no era necesario que les hubiera dicho, ya que nuestra amistad no se basaba en ese tema, iba mucho mas allá. Yo tampoco se como reconocer si otro hombre es gay o no, pero creo que a veces uno solo lo intuye, pero también debe ser precavido de no pensar que alguien es gay, tan solo porque a uno le gustaría que fuese gay.
    En fin, ojala tu vida se ordene y se sincere un poco, con el resto, ya que por lo leído tu ya estas completamente sincerado contigo, pero si no sientes que es el momento no lo hagas. Trata de disfrutar mas la vida, al fin y al cabo es una sola, y nadie te puede devolver tus años de juventud. No te preocupes por los demás ni el que dirán, es horrible pensar en reprimirse de los actos que uno tiene la intención de hacer por el que dirán (siendo hetero o gay) .me gustaría saber mas de la agrupación a la que asiste Francisco, como se llama y donde esta ubicada, para ir a darme una vuelta.
    Eso es todo un abrazo y despreocúpate un poco, somos muchos como tu, de familias “conservadoras”, con grupos sociales estrechos, con la religión impregnada, pero; no dejes que nada te frene ( auto-respetándote siempre), un abrazo…

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • Francisco 26 diciembre 2011 22:44 pm #

      La agrupación es “Accion Gay”, tienen página y tienen voluntariado como mesas informativas y algunos talleres, que tienen mayor concurrencia durante el año mas que en estas fechas, obviamente por un tema de vacaciones…
      Ahora iré a dar una vuelta a la comisión juvenil de “iguales” para ver como es la fundación :).

      Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Nicolás 19 diciembre 2011 1:10 am #

    Te entiendo tanto. Me identificó mucho lo que escribiste, sobretodo lo del compañero de u del que te enamoraste y tus miedos, yo viví algo similar. Tengo 22 y me encantaría decir que todo va a estar bien y que la sociedad cambiará para nuestro favor, pero en el fondo me sentiría mintiendo.

    Teniendo miedos similares a los tuyos, sin haberle contado tampoco a mi familia, sólo puedo pedirte que te armes de valor, valor que a mí incluso me falta, para superar todos los contra que impone la sociedad al ser homosexual. Es la única forma a mi modo de ver, pelear por lo que uno quiere en su vida.

    En mi caso, cuando estoy más encerrado y con miedos, pienso en que no me gustaría morirme así, siento que merezco vivir en plenitud y que debo hacer lo necesario para ello. Quizás nunca me atreveré a hacer algo, o quizás sí, pero de cualquier forma debo mantenerme firme, quererme y valorarme.

    Me gustaría dar algún consejo, pero soy pésimo para eso. Sólo puedo enviarte un abrazo. No estás solo ni eres el único y, aunque no sirva de mucho, por último permite saber que uno no es un marciano extraño. Que te vaya bien.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  5. Jose 19 diciembre 2011 1:34 am #

    Pablo:
    Me sentí muy identificado con tu relato. Como tú, soy extremadamente tímido, rasgo que se me ha acentuado por la orientación sexual y por situaciones desagradables vividas cuando niño. Me cuesta conocer gente, y al igual que tú, tengo una percepción estética acentuada, lo que me lleva a idealizar a las personas a partir de la belleza física. La idealización es un arma de doble filo: te da esperanzas e ilusiones, pero a la vez te conduce a aislarte dentro de ti mismo. Cada vez que he idealizado a alguien a partir del físico me he llevado decepciones, porque lo que ocurre es que uno se fascina físicamente con esa persona y la reviste psicológicamente con las características que a uno le gustaría que tuviera (por ejemplo atento, preocupado, buen amigo, amante de la naturaleza, qué sé yo). Y como nadie es perfecto o se amolda completamente a la imagen que uno tiene de ha creado, finalmente nos enteramos de cómo es realmente esa persona (además que generalmente son héteros), y ahí la ilusión se cae. Luego del último desajuste que tuve entre idealización y realidad con un compañero de universidad, estoy tratando de encontrar el modo de conocer gente con similar historia de vida e inquietudes que las mías, pero es un camino que estoy recién partiendo y hoy tengo muchas más dudas que respuestas.
    Otro aspecto que también me identifica de tu testimonio es el temor que tienes de revelar tu identidad sexual a tus padres. Yo provengo de un contexto familiar similar al que describes, y hace ya varios años que lo conversé con mis padres, precisamente porque no tengo mucha confianza con nadie más a causa de mi timidez. Luego de la revelación, el camino no ha sido para nada fácil, con períodos de largos silencios y momentos de desesperación e irrupción abrupta del tema. Pero créeme que a pesar de las dificultades, los padres son incondicionales, y siempre va a primar el amor que sienten hacia ti por sobre cualquier dificultad, de la naturaleza que sea. Y la sensación de haber confiado en ellos es más valiosa que cualquier dolor que se haya sentido por decir una verdad que se ve tan complicada.
    Mucho ánimo y suerte en este camino, en el cual no soy para nada un experto, pero ojalá te puedan servir de algo mis palabras.
    Un saludo afectuoso.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  6. M 21 diciembre 2011 21:53 pm #

    Pucha que me dió pena tu historia….

    Thumb up 0 Thumb down 0

  7. Arsenio 23 diciembre 2011 11:22 am #

    Aquellos que critican, no viven por ti –aunque a veces pareciera-… Son personas de mente obtusa, inmadura y fanática, que nunca evolucionaron en la conexión neural del respeto y la tolerancia, lo que obviamente les impide ser lo “suficientemente clever”.

    3 consignas a cranear, aplicables a aquellos “suficientemente estúpidos”:

    – El genio no dice todo lo que piensa, sino que piensa todo lo que dice.
    – La murmuración es el veneno de todas aquellas personas con intelecto pequeño y gran complejo de inferioridad.
    – El sabio convive con la gente sin criticar, el necio critica sin convivir.

    Hagamos el crossover social de una vez en mi país. Por favor… dejemos de una vez atrás al Chile Plop!!!. O acaso aquí sólo existen los pensadores parlantes, los pequeños intelectos y los necios?…

    Ten claro que no todos respondemos y/o adherimos a estereotipos preconcebidos, equívocos, burdos y simplones.

    All Lovers are Free…

    Échale pa’ elante’, a veces hay que arriesgarse pa’ cruzar el río, porque camarón que se duerme…

    Carpe Diem. Saludos.

    Merry Christmas to all of you.

    Chabela!.

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.