Diego, 16 años, Estación Central.

Mi nombre es Diego, tengo 16 años. Yo creo que este testimonio se asimila a los demás, pero quiero compartir mi historia.

Cuando era chico me gustaban las mujeres, hasta ahí iba todo bien, pero como a los 11 ó 12 años me fui dando cuenta de que me estaban atrayendo los hombres. Reaccioné súper mal cuando me di cuenta, pensaba que era un anormal, que estaba enfermo, que me rechazarían; y para más remate mis compañeros me molestaban poniéndome sobrenombres como “gay”, “hueco”, etc. Me sentía súper mal.

Yo sólo quería ser normal en ese tiempo, quería que me gustasen las mujeres, hacia todo los posible, me fijaba en ellas para ver si me gustaban o no. Tuvo éxito, pero en efecto, duró súper poco la atracción hacia ellas.

No podía evitar fijarme en un hombre, era demasiado extraño para mí, porque era pequeño y todavía no entendía lo que me pasaba.

Luego, pasando los años, me dí cuenta de que no era una enfermedad, que era una condición, y que las personas nacen así. Abrí los ojos y me dije: “Esto no algo malo”.

Desde esa vez, me empecé ha aceptar a mi mismo tal y como era, pero tenía otro problema, me estaba guardando éste gran secreto, no me atrevía a decírselo a nadie, y empecé a sentirme mal, no tenía apoyo alguno de nadie. En el colegio me escondía, era otro yo. Tengo muy buenos amigos, pero no lo suficiente para confiar en ellos y decírselo.

Me guardé este secreto como por tres años, pero lo único que quería era contárselo a alguien que me apoye, y así poder desahogarme.

En el colegio nunca me fue bien, es más, repetí dos veces de curso, la primera fue 7º básico, pero no me arrepiento, porque conocí a una muy buena amiga, ella se llama Anahis; con ella me sentía muy pero muy acogido, pero aún así no me atrevía a contárselo.

Después de dos años, repetí de nuevo (8º básico), me distraía mucho sobre mi condición sexual, me afligía demasiado, quería conversarlo con alguien que me entendiera.

Hasta que fue este año cuando no aguanté más y se lo conté, fue un 28 de junio, ella me dijo que me apoyaba un 100% y me sentí más que acogido, me sentía apoyado por ella. Desde ahí que conversamos sobre el tema y me siento libre de decirle lo que me pasa, quién me gusta, etc.

También tengo otra amiga, la Tamara, con ella fue algo más rápido, nos conocíamos de 1º básico, ella se lo conté un día después que a la Anahis; ella también me apoyó un 100% Tenemos una amistad muy linda, y por eso me decidí a contárselo también. Tengo una muy linda amistad con ellas dos, y me alegro de haberles contado lo que me pasaba.

Bueno, me sentí desahogado con ellas. Pero lo que aún me da miedo es contarle a mis papás, eso me tiene aterrado. La Tamara siempre me da consejos y me dice: “Cuando estés preparado, dilo”, un muy buen consejo, pero igual me da miedo cómo reaccionarán. Ellos todavía no saben, pero igual me da un poco de tranquilidad. Tengo una tía que es lesbiana, y ella cuando salió del clóset fue feo para ella, pero mis papás la apoyaron un 100%, creo que conmigo será lo mismo, pero igual me da miedo.

Y eso, espero la hora para poder contárselo y así poder estar tranquilo y no ocultárselo a nadie.

Pd: Conocí esta página a través de Luis Larraín, lo vi una vez en la tele y lo busqué por Twitter, y así la conocí. Tengo una gran admiración hacia él, y también quiero felicitarlos, es una página muy buena, ayudan demasiado y eso se valora harto. Gracias 😉

0 comentarios URL corta
Cristóbal, 24 años, Concepción, Chile
Hola a todos! Primero que todo quisiera dar gracias por permitir compartir mi historia y espero recibir comentarios al respecto. Mi historia comienza cuando estaba en el colegio, alrededor de los 11-12 años, cuando comencé a sentir atracción por mis compañeros. Sin embargo, en 7° año me gustó muc...
Samuel, 20 años, Santiago. Chile.
Estoy escribiendo estas letras luego de pasar un rato leyendo testimonios… ¡¿Por qué no me enteré antes?! En este instante puedo decir que no estoy confundido (aunque sí me cuesta un poco definirme, pero probablemente soy Bisexual) y la intención tras este testimonio es de empatía, quiero compart...
Alejandro, 16 años, Venezuela
De antemano, les quiero decir que su labor es muy importante, estoy agradecido de haber encontrado su página, me ha aclarado muchos puntos que no había notado antes. Así que muchas gracias por su labor. Trataré de explicar mi historia lo más clara posible, nunca he dicho esto a nadie, y como uste...

No hay comentarios.

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.