Carolina, 24 años, Santiago Centro

¿Que cómo fue mi salida del Clóset? En una palabra: Pésima.

Mi nombre es Carolina, a los 15 años descubrí que no podía estar con un hombre y que me gustaban las mujeres. Entré en la típica del ¿qué me pasa? pero resulto no ser tan terrible.

Después, a los 20 años conocí a una chica en el trabajo, era perfecta, la vi y se detuvo el tiempo (muy cliché puede sonar, pero realmente fue así). Aún recuerdo ese momento, empecé a mirarla y hablar con ella hasta que empezamos a comer juntas. Todo bien hasta que supe tiene un hijo…jodí!

Pero la que quiere lo consigue… insistí, dije “no importa”. Después conocí a su pololo de 4 años. Ahí, obviamente dije “cagué! no hay nada más que hacer”. Pero me hice amiga de ella, empezamos a pasarlo muy bien, empezamos a vernos más y más… hasta que terminó y su paño de lágrimas estuvo ahí, sin que supiera mi doble intención.

Llegó el momento de empezar sin quererlo… o sí de seducirla, y llegó el minuto que típico radar gay: Un compañero de pega le dice “esta mina es lesbiana y anda detrás tuyo”.

Ella no halló nada mejor que enfrentarme “¿Carolina, yo te gusto?”, y yo obviamente “no, cómo se te ocurre, que lata que seas igual que toda la gente que creen que por que uno tiene otra opción andan detrás de ellas… ególatra”, y me fui indignada.

Pasó un día y me dice “Carolina, disculpa por preguntarte, es que siento que nos llevamos tan bién y lo pasamos tan bién que no quiero que te confundas”.

Hasta que llegó el momento en que le dije “sí, es verdad”. Pasó una semana alejada de mi y volvió diciéndome lo que uno quiere escuchar, “Me Confundes”. Y dije “estamos ready !!!!!”.

Ahí comenzó una historia de amor en la que llevábamos tres años. Hasta que ocurrió el maldito terremoto. Estábamos las dos en el departamento que compartíamos, yo con un pánico atroz me fui donde mis padres y entre ir y venir, ella me dice “les dices a tus padres o les digo yo”.

Bajo presión llegué a mi casa ese día y le conté a mis padres. Mi mama cayó a la clínica por un pre infarto, mi padre no me miraba y mis dos hermanos me abrazaban.

Una vez que salimos de la clínica y llegamos acostarnos no se hablo del tema. Me levanté al otro día y nada, pasaron días y aún nada… jamás se habló del tema en mi casa… hasta que un día me dicen “Carolina, no vuelves más a clases y se termina la historia con esa mujer. Nosotros tuvimos a una mujer y una mujer tendremos que se case con un hombre y nos de nietos. No esto, así que terminas ahora tu historia”.

Estuve casi secuestrada en mi casa por meses, hasta que con ayuda de otras personas salí y pude retomar mi vida. Creo que la presión hace que muchas veces haga estupideces como fue en mi caso.

3 comentarios URL corta
Herman, 23 años, El Salvador
He decidido cambiar, para bien. Para mejorar, al menos, eso creo. Empezando con pequeños detalles, como  escuchar las canciones enteras, disfrutar la fantasía que esconde el sonido detrás de cada estribo de la música de mi gusto- que insisto tener un excelente musical taste, aunque muchos piensen...
María, 20 años, Santiago
Hola... bueno encontramos con mi pareja hoy la página y quisimos enviar nuestro testimonio. Tenemos 20 años respectivamente, vamos en primer año en la Universidad de Concepción y somos de Santiago. Bueno la aceptación sexual para ambas fue ardua y aún no podemos enfrentar a ambas familias. Nos co...
Felipe, 20 años, Santiago
Hola, me llamo Felipe, tengo 20 años pero ya voy a cumplir 21. Vengo del sur de Chile, de un pueblo pequeño y me vine a Santiago a estudiar comercial en la Universidad, la cosa es que donde yo vivía la homosexualidad aún es un tema tabú, por lo que nunca me atreví a salir del closet y nunca conocí a...

3 Respuestas a “Carolina, 24 años, Santiago Centro”

  1. Alonso 16 noviembre 2011 22:52 pm #

    y qué pasoooooooooooooooooo????

    Thumb up 2 Thumb down 0

  2. Natalia 7 marzo 2013 21:55 pm #

    Y ? sigues con ella o no? :O

    Thumb up 2 Thumb down 0

  3. Paloma 10 julio 2014 15:23 pm #

    Y qué onda al final? D:

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.