Simón, 24 años, Concepción.

Como suele pasar, desde bien pequeño me daba cuenta de mi condición homosexual, sin embargo, no pensaba en ello, simplemente sentía todo naturalmente sin darle mayor importancia. Sentir gusto o atracción por hombres nunca me pareció nada fuera de lo común, pero tampoco lo comentaba con alguien más.Cuando pasaron los años, en plena adolescencia tomé mayor conciencia de lo que pasaba y comencé a ser más retraído, pasaba mayor tiempo sólo y disfrutaba de eso.

Mi familia siempre me dio la posibilidad de vivir mis procesos personales sin mayor intervención, pero mis padres son pertenecientes a una iglesia evangélica de la cual participan activamente acá en la Octava Región, lo cual me daba un poco de temor al pensar cómo juzgan algunos religiosos a los gays y mi preocupación iba porque no quería que mis padres tuviesen que dar explicaciones por mi, ya que el tema de la discriminación nunca me ha afectado, creo que puedo defenderme solo, pero no me gustaría que mi familia tuviese que pasar por esa parte. Además de eso, siempre tuve la convicción de que mi familia debía saberlo y yo tenía que contárselos, pues nos mereciamos todos vivir con la verdad.

Cuando eso ocurrió, a mi madre le costaba, pero siempre noté como se esforzaba por entender todo lo que significa ser gay. Yo siempre trataba de a poco hablarle de ciertos temas y cerca de un año noté como se entristecia su mirada cada vez que tocabamos el tema, sin embargo, siempre me dijo que sentía temor de que yo pasara por el juicio público por mi condición. Ella me guardó el secreto hasta un par de años después, cuando decidí contarle a mi papá. Di paseos fuera de la puerta de su pieza varias veces esa tarde.

Mi estómago se apretaba y no sabía cómo hacerlo hasta que entré. Él tocaba la guitarra mientras yo le hablaba. Nunca dejó de tocar, incluso después de contarle. Su relajo me ponía más nervioso. Hubo un silencio cuando le dije, pero la guitarra seguía sonando. Luego paró y me dijo, “Bien, yo entiendo todo eso.. tengo colegas en el trabajo que son homosexuales y son personas de excelencia. No tienes por qué sentirte nervioso o preocupado por todo eso. Sólo preocúpate de sacar tu carrera, tener tu trabajo y entonces podrás hacer tu vida como quieras sin que nadie te diga nada”.

Yo quedé un tanto confundido sobre si me había entendido bien o no, porque su reacción fue mejor que mis amigos incluso (los cuales se alegraron cuando les conté por la confianza que tuve con ellos). Luego de esa frase, mi viejo me dijo: “Ibas a salir?, necesitas plata?.. toma, pásalo bien, cuídate.”, tal como me decía siempre que yo salía con amigos y amigas.

FUE TODO MÁS SIMPLE DE LO QUE CREÍ. Mucho mejor. Entonces ya todos mis amigos cercanos, hermanos y padres saben que soy gay, pero habia temas que nunca les toqué por no incomodarlos, como el de mi pareja, al que les presenté como amigo, sin embargo, con el tiempo, mi mamá se acercó a mi y me dijo: “Estoy muy contenta de que estés con él, me agrada mucho, es una buena persona”. Como yo nunca dije antes que él era mi pololo, me impresionó que ella dijera eso, aunque para que estamos con cosas… las madres saben todo!

0 comentarios URL corta
Fernando, 25 años, Curicó
 Hola… Mi nombre es Fernando, tengo 25 años soy de una comuna cercana a Curicó y luego de leer muchos testimonios, especialmente el de un amigo, me atreví a escribir. Les aviso al tiro que si lo quieren leer, respiren hondo y se acomoden bien, porque esto es pa’ largo. J Mi testimonio he querido ...
Pedro, 29 años, Providencia. Chile.
Oveja negra Wow! Por dónde empiezo a contar mi historia!? Por mi nombre sería más fácil: Pedro. He leído varias historias en este blog y la verdad es que me han ayudado bastante para identificarme con varios testimonios. Lo único distinto, y que me produce por un lado cierta desventaja, es que son ...
Alex, 23 años, Santiago. Chile.
Hola, gracias por la oportunidad  de publicar y estar en esta página que me parece muy interesante. Mi historia es la siguiente: Soy gay, lo notaba desde pequeño, aunque nunca le presté atención. Con el tiempo  me convertí a la iglesia mormona y crecí en un ambiente full conservador y religioso. ...

No hay comentarios.

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.