Mario, 26 años, Santiago

Lo primero que recuerdo fue el año 2006 cuando después de un concierto, en la casa de una amiga, me acosté en su cama y miré las hojas que colgaban de su techo -le encantaba recoger hojas de la calle y amarrarlas a un hilo y colgarlas-. Entonces me levanté de la cama, me despedí de sus hermanos y de ella y partí a la casa de una amiga que estudiaba psicología.

En Santiago llovía. Le pedí que bajara para hablar afuera del departamento, porque vivía con unas amigas, le pedí por favor que me dijera ella lo que yo tenía que decir, después de muchos intentos, me dijo “no sé, eres gay” entonces la abracé y lloré toda la represión y el sufrimiento de muchos años. Nací en el sur de Chile, donde ser gay era peor que cualquier otra cosa. Le prometí no contarle nunca a mis papás, ya que pensaba que nunca lo iban a aceptar.

Pasó el tiempo y le conté a mis amigos más cercanos, pero yo lo único que quería era contarle a mi mamá. Ella se daba cuenta que “algo” me pasaba. El 5 de mayo del 2007 llegó a Santiago y le conté. Fue lo mejor que pude haber hecho, desde ese momento se convirtió en mi compañera para vivir todo lo que significaba ser gay. Sé que le costó, pero gracias a todas e infinitas conversaciones lo fue entendiendo poco a poco.

Hoy 11 de julio del 2011, después de casi 5 años de “haber salido del clóset” me doy cuenta de que ya pasó, costó mucho, perdí amigos, gané otros, tuve que soportar la presión social, lo comentarios mal intencionados, etc. Nada que no sea esperable de esta sociedad. Pero siempre hubo alguien que me apoyaba y me hacía seguir adelante. A pesar de todo eso, el AMOR hacia uno, a la familia, a la gente que te quiere, es el motor de lo que nos mueve diariamente, lo único que vale y que simplifica vivir. Lo importante al fin es estar bien con uno mismo, porque como mucha gente ya se han dado cuenta de cuán feliz se es cuando se quiere a otro, y cuán más feliz se es cuando se quiere bien y de a dos.

Ya es suficiente la dificultad el encontrar a alguien con quien se pueda compartir la vida, alguien con quien uno pueda contar, encontrar un PARTNER, para que la vida se simplifique, se haga mejor, más tranquila, más feliz. Encuentro absurdo preocuparse y/o ocuparse si la atracción es a alguien del mismo sexo. Hoy ser gay no es tema para mí, hay tantas otras cosas tanto y más importantes. Lo que importa es lo que somos hoy, lo que cada uno vale y lo que nos queda por vivir y ojalá algún día encontrar a ese alguién que esté en la misma sintonía, hombre o mujer. Teniendo en cuenta que nada es fácil, porque no toda la gente “quiere” lo mismo. Pero el AMOR lo simplifica. Hay que aprender a amar.

4 comentarios URL corta
Teresa, 21 años, Santiago
Mi nombre, es Teresa, tengo 21 años, hace 2 mantengo relaciones lesbicas, pero solo desde los 13 siento cosas por mujeres, aunque solo ESTE AÑO aprendí a reconocerle a mi entorno mi orientación, aún así mi vida sigue siendo engorrosa... Una vez cuando yo era niña, mi papá lanzó un comentario supe...
Carlos, 17 años, Chile
Hola soy Carlos, tengo 17, soy gay salido del closet. Mi familia lo toma muy bien, mis tíos, mi abuelita, mis primos, mis hermanas, a mi mama le cuesta un poco, pero me acepta c: mi confusión o problema es que tengo una especie de miedo... Les contaré como soy mm me gusta mucho el arte, toco pian...
Luis, 21 años, Costa Rica
Hola primero que todo quiero decir que un día de estos que me sentía mal, estaba viendo páginas en Internet y por cosas de la vida me salió esta página, leía los testimonios de los demás chicos, y  me identificaba con algunos. Soy el segundo hijo del matrimonio, la verdad mi niñez fue muy fea por...

4 Respuestas a “Mario, 26 años, Santiago”

  1. CAM 13 julio 2011 0:01 am #

    Felicitaciones, espero que seas muy feliz!!!

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Paulo Che 13 julio 2011 0:47 am #

    Es tan cierto lo que decís. Por lo general en la adolescencia las personas se preocupan tanto del qué pasará, qué dirán, cómo será.. si el tema es mucho más sencillo.

    El cariño hace uno mismo favorece el poder desenvolverse con tranquilidad, tener vínculos adecuados, permitir una mejor comprensión en la familia.
    Si el afán de querer que “todos nos acepten” es utópico, porque ni en el “mundo hetero” se da pues la discriminación y la selección de vínculos se da en todas las razas, sexos, credos, ideologías, etc… pero esa necesidad de sentirse correspondidos por tantos a veces entrampa.

    Lo importante es saber uno hacia donde va y con quienes puede contar.. listo..
    la vida es tan simple como eso, de pocas personas a veces pero que te pueden dar una infinitud de experiencias valiosas siendo con ellos tal cual sos.

    Un abrazo !

    Thumb up 1 Thumb down 0

  3. Daniel 23 julio 2011 2:56 am #

    Me llegó profundamente, hasta se me cayeron unas lágrimas :)
    Antes de preocuparse de que te acepten o pertenecer a un grupo, hay que amarse.

    Felicitaciones!

    Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Mario 30 noviembre 2011 20:44 pm #

    Asi es lo importante es quererse uno mismo y querer a otros y ademas que a uno lo quieran como es

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.