Ignacio, 16 años, Concepción

Lo recuerdo como si hubiera sido ayer… aun me cuesta hablar de esto pero creo que es necesario solamente por la gente que pueda leer y aprender sobre la situación que viví. Desde muy pequeño era bien masculino pero creo que algo en mí despertaba una sed sexual transversal ( por hombres y mujeres). En el barrio en que crecí jugué mucho a eso con amiguitas y con mi primo (en verdad “nietastro” de mi tío). Para mi no había nada de diferente o extraño mantener relaciones con hombres o con mujeres, porque veía todo como un juego inocente en esa época.
Pasó el tiempo y me cambié de barrio, por lo que dejé de ver a mis amiguitas y a mi primo también, hasta que una vez él vino de visita a mi casa. Yo ya tenía 12 años y el 13. Jugamos a los autos, soldados, etc., pero también recuerdo esos otros juegos tipo doctor, policía y ladrones que, y que solamente eran la antesala de las tocaciones, besos y caricias.

Creí que él no lo recordaba pero me demostró que sí, y seguimos con estos juegos en muchas oportunidades más (aunque yo aun era tan inmaduro que no me daba cuenta que lo que hacíamos era sexo y no un jueguito), desapareció por unas semanas y después volvió, yo ya comenzaba a entender que esto era sexo y comencé a sentir cariño por él, el sacar los juguetes ya era solamente una cosa inicial para esos abrazos y besos apasionados, luego para pasar al grado 3…
Hasta que una vez me dijo que jugaramos al pub nocturno (jajaja), y en un acto sexual bien explícito, mi padre abrió la puerta y nos encontró… Solamente se tapó la cara y esperó a que nos subiéramos los pantalones y llamó a mi madre, me dijo que saliera de la pieza y ellos hablaron con él, demoraron mucho hasta que él se fue más o menos angustiado y se despidió de mí muy frío… (pude ver en sus ojos que todo se había acabado, que el jueguito se había acabado para siempre). Luego mis padres me llamaron a la pieza, subi y vi a mi madre atacada llorando pero a un padre aun firme que me interrogaba y me tocaba las piernas (ahora comprendo para ver si había eyaculado) me enviaron a bañarme y fueron adonde los familiares de el para aclarar la situacion. Miré mi cuerpo como nunca, me sentía impuro y sencillamente un chico desobediente (nunca ni si quiera se me paso por la mente que era homosexual).

Mis padres volvieron y me echaron a dormir, durante días mi madre no me habló pero mi papá me aconsejó pedirle perdón, el paso siguiente fue el psicólogo, a quien le mentí en todo. Así fue como se llegó a la sencilla conclusión que solamente era un jueguito que le sucede a bastantes niños, y todo volvió a ser como antes.
Casi todo. Él con 17 años encontró polola y tuvo un hijo; yo ahora soy un Joven Confundido de 16 años…
5 comentarios URL corta
Benjamín, 21 años, Chile
En primer lugar, quiero saludar a todos quienes visiten esta página. Tengo 21 años y todo comenzó cuando tenía 14 ó 15 años, cuando reconocí ante mí que tenía gustos diferentes; cosa que antes veía con absoluta normalidad, en ese momento dejó de ser normal y pasó a ser una preocupación. Sentía...
Niko, 21 años, Santiago
Hola a todos. Me llamo Niko, y esta es mi historia. No sé realmente cuándo me empezaron a gustar los hombres. Durante mucho tiempo tenía sensaciones extrañas y dudaba acerca de mi sexualidad, al menos desde la media. Tuve una polola, con la que no duré mucho, y eso un poco despejó mis dudas. &...
Nicolás, 17 años, Vicuña, Chile.
Hola a todo el equipo de JC, no sé si saldrá mi historia porque incluyo uno que otro contenido pero con la intención nada se pierde. Decidí empezar a escribir luego de leer las historias en donde la identificación es inevitable, bueno, ya pasé la fase de las dudas, y decidí no más mentirme y asum...

5 Respuestas a “Ignacio, 16 años, Concepción”

  1. Felipe 15 febrero 2011 17:40 pm #

    Fuerte imaginármelo, especialmente porque mi despertar sexual y descubrimiento de identidad sexual se acerca bastante a esa historia.

    Y vaya que es fuerte todo.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Esteban 15 febrero 2011 22:59 pm #

    me pasó muy similar, en cuanto a los juegos sexuales, a corta y mediana edad… ya de mas grande (13 años) entendí que eso eres sexo y no juegos.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  3. luis 17 febrero 2011 0:20 am #

    La historia pa triste. Por lo menos ya no tienes nada que ocultar.
    16 años es una linda edad. Te recomiendo que te lo tomes con calma y la vivas con niños de tu edad. Cuéntale a tú familia lo que sientes, lleva a tú pololo a la casa y vive un lindo romance. Trata de que no sólo sea sexual. Si hay afecto es mucho mejor.
    Me entretuve en la página pero ahora me pone medio triste así que mejor me alejaré de internet.
    Suerte para todos los jóvenes. Ojalá sean grandes gays. Gente de bien y que encuentrén el amor de sus vidas.

    Thumb up 0 Thumb down 1

  4. Andrés 19 febrero 2011 2:07 am #

    Entiendo como te sientes, tal vez necesitas un poco de tiempo para ir aclarando las dudas que tengas, en algún momento sabrás con certeza si decides ser gay o avanzas con otra opción, no te apures. Te vas a dar cuenta que cada experiencia de vida te impregna de aprendizaje, aprendes de los demás, y aprendes también de ti mismo, porque cada situación te lleva a escenarios que antes no conocías. Sea cual sea el camino que elijas siempre estará el cariño de tus padres, no hay condición lógica que no pueda ser aplastada por la emoción más básica del ser humano, el amor, y ese amor estará siempre presente en tus padres aun cuando no compartan muchas de tus decisiones. Un abrazo

    Thumb up 0 Thumb down 0

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention Ignacio, 16 años, Concepción | Joven Confundido -- Topsy.com - 19 febrero 2011

    […] This post was mentioned on Twitter by Seba_Hoppe and Luis Larrain, jovenconfundido. jovenconfundido said: Conoce la triste e impactante historia de Ignacio, un @jovenconfundido de 16 años: http://bit.ly/iksGhG […]

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.