Sin apurar la etiqueta

Existen muchas personas que, luego de un período de confusión juvenil, dejan de estar confundidos y se dan cuenta de lo que verdaderamente son o, al menos, de lo que creen que son. Esto puede ser visto como el fin de un proceso, pero no necesariamente es así. Pues ocurre que muchos que ya se sienten parte de este nuevo estatus no se sienten aún cómodos con él, o que han tenido primeras experiencias tan poco felices que vuelven a confundirse; esta vez, en la dirección opuesta. La única lección que podemos sacar de este episodio tan común es la de no ponernos etiquetas anticipadamente. No hay para qué decir “soy gay”, “soy heterocurioso”, “soy lesbiana”, “soy bi”, “soy heterosexual”… Esa etiqueta anticipada lo único que nos produce es mayor ansiedad. Nadie impone plazos para definirla. Cada uno debería vivir la vida según las ganas y los intereses que tenga en ese minuto, sin presión alguna y tomándose todo el tiempo que necesite. Solo el tiempo nos dará la respuesta.

3 comentarios URL corta
Lo sexual y lo afectivo
Muchos jóvenes confundidos separan lo sexual de lo afectivo, sobre todo en la adolescencia. Cuando la sociedad no permite que se visibilice tipos de familia alternativos al "tradicional" –papá, mamá e hijos–, un joven confundido puede verse motivado a anular su atracción afectiva por algui...
Joven Confundido en Seminario USACH
CONVOCATORIA
¿Estás preparadx para un desafío? ¿Tienes experiencia organizando eventos? ¿Te gusta trabajar en equipo? ¿Quieres ser voluntarix de Joven Confundido?  Estamos buscando a lxs mejores para conformar nuestro nuevo equipo de realización de eventos. Si cumples con los requisitos y quieres participar c...

3 Respuestas a “Sin apurar la etiqueta”

  1. Javier 19 enero 2011 12:19 pm #

    Yo creo que es una necesidad humana identificarse con ciertas cosas, más aún cuando hablamos de nuestra “tendencia sexual”, por lo que veo difícil pensar en no “apurar la etiqueta”.

    En mi caso, desde chico miraba a los niñitos como yo, los encontraba “lindos”, pero cuando me gustó por primera vez un hombre, a los 12 años, por ahí por el año 2003, ese mismo día dije: Soy Gay! apresurado o no, así fue… estaba en lo correcto, aunque también podría haberme equivocado.

    Por eso soy más de la idea de estar abierto a los cambios, y tener claro en la adolescencia que uno puede optar por un camino, pero no sabremos si es el correcto hasta que nos lleve a destino.

    Thumb up 0 Thumb down 1

    • Anónimo 29 enero 2011 8:05 am #

      Javier, completamente de acuerdo contigo. Creo que los jóvenes confundidos sobre su etiqueta no existen, existen los que temen aceptarlo cuando la etiqueta dice gay.

      Thumb up 0 Thumb down 1

  2. Sofía 27 abril 2012 15:11 pm #

    No apurar las cosas, solo disfrutar, a medida que avanza la historia, sola tendrá un desenlace

    Thumb up 1 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.