Mi amigo y yo

Me tomó mucho tiempo confesarme a mí mismo que me atraían físicamente los hombres; y bastante más, para atreverme a reconocer que me producían cosas en el plano emocional.

Cuando yo era chico -y perdonen la caída de carné de proporciones que me estoy pegando- la homosexualidad no solo era tabú, sino que además estaba bastante menos expuesta en los medios y en la sociedad: por de pronto, uno sabía que era pecado y moralmente reprochable; que los gays eran gente enferma condenada a vivir fuera de la sociedad; y poca cosa más.

Por aquel entonces, yo tenía un amigo. Lo que podría decirse mejor amigo, a eso de los 12o 13 años. Por aquel entonces, dejamos de ser compañeros de colegio, por lo que nos veíamos de forma cada vez más esporádica. Sin embargo, continuamos veraneando juntos varios años seguidos. A esa edad, en un año le pasan muchas cosas a una persona. Como pasar de niño a adolescente. Como comenzar a tener impulsos sexuales. Como comenzar a desarrollar el plano afectivo.

Fue así como, de un verano a otro, me encontré con una persona en frente que en parte era mi amigo de infancia, pero en otros sentidos, un auténtico desconocido. Justo era la edad en que uno comienza a ir a fiestas, las que nunca me gustaron mucho: me sentía fuera de lugar, sufría con el rechazo de las mujeres, un rechazo que entre muchas otras cosas, me hacía sentir que aquello que andaba mal conmigo (y que solo yo sospechaba) se exteriorizaba, se hacía visible al resto de la gente.

Y fue ese preciso verano, que mi amigo conoció a una chica de nuestra edad. Y, tras unos encuentros pocos, tuvo su primer loco amor de verano. Se puso a pololear. Yo sentí una rabia infinita. Me encerré en mi pieza el día que supe. No le dirigí la palabra. El odio y la pena me corroían. Pensaba que lo que sentía era envidia, envidia de él, que había empezado a ser “grande” y meterse con mujeres.

Pero era evidente que no solo sentía envidia de él. También, y muy especialmente, sentía envidia de ella.

El verano siguió, llegamos a pelear a combo limpio con mi amigo, el verano terminó. No así el dolor y la confusìón, que me llevé de vuelta a Santiago por un buen tiempo. Claro que por aquel entonces los motivos no eran tan claros: para un joven confundido, nada es tan claro realmente.

12 comentarios URL corta
Mi primer chat
Nunca voy a olvidar ese día. La primera vez que entré a un chat gay me cambió la vida. Cansado del secreto y poco fructífero vínculo que mantenía hasta ese entonces con la homosexualidad –la pornografía–, busqué una manera de comunicarme con un otro, con alguien que eventualmente estuviera viviendo ...
Papá, mamá... soy gay
Uno de los hitos más complejos de asumir una identidad sexual distinta, o de empezar a ser franco con el hecho que llevas estando mucho tiempo confundido y que al parecer no vas a dejar de estarlo en el futuro cercano, es el contarles a tus papás por lo que estás pasando. Tengo hartos amigos y am...
Referentes positivos: Ricky Martin
Uno de los procesos más importantes en nuestro desarrollo como personas es la socialización, es decir, que existan las condiciones para que puedan promoverse relaciones beneficiosas entre los seres humanos. Es cómo aprendemos unos de otros y tomamos conciencia de la importancia que tienen ciertos va...

12 Respuestas a “Mi amigo y yo”

  1. José 1 febrero 2011 2:27 am #

    Pucha, leer esto me dio algo de penita, emoción por recordar cuando tenía como 15-16 años, aún no estaba muy seguro de que era, si era una curiosidad que traia desde chico, o algo más, pero con él, que tenia mi edad, fuí descubriendo, con él di mi primer beso, estabamos mucho tiempo juntos, casi un año, pero después, él tomó otro rumbo, se “enamoró” de una amiga que teniamos en comun, y le contó todo lo que había pasado entre nosotros. mala elección? no lo creo, solo el destino se encargó de mostrarme que el camino no iba a ser muy fácil. pero aquí estoy, poniendo el hombro para seguir. (:

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. @Tonioliptico 1 febrero 2011 2:50 am #

    Recuerdo cuando años atrás (porque también estoy pasado algo en los años) la homosexualidad no era tan abierta ni tan tolerada ni tan “tratada” en las familias, colegios ni muchos lados, y yo confundía lo que sentía por mis amigos.. una atracción que era muy física/sexual… una atracción que me llevó a vivir mis primeras experiencias sin morbo, si no que de manera exploratoria. En ese tiempo participaba en una iglesia protestante que nunca trató estos temas y que en mi ignorancia veía con ojos negativo todo este mundo. Dentro de esa iglesia tenía un amigo, mi gran amigo, que amé mucho como tal, pero.. que de tanto estar y compartir con él comencé a vivir y a sentir cosas raras, cosas que eran imposible para mi encasillarlas en la homosexualidad ya que caía en pecado y además era un mundo inmoral y turbio que no quería conocer. Recuerdo que competía con otros chicos por ser su mejor amigo, hasta que lo logré, logré su consideración máxima.

    Dentro de la amistad, compartíamos la máxima intimidad, entre esas bañarnos juntos, cosa que amaba porque era mi manera sentir máxima conexión con él. Claro que con el paso del tiempo comencé a sentir cosas por él y a soñar cosas con él que se hacían imposible de concretar en la realidad…

    Él comenzó a pololiar con una amiga mía, me sentí celoso pero contento, lo asumí y seguí viviendo, él se alejó de mi por motivos del pololeo y volás extras.

    Nuestra amistad terminó (despues de 15 años) cuando él se enteró que yo era gay y decidieron él y su polola no volverme a hablar…

    Lo último que supe es que en este verano se casaba, pero aún siento odio por él por haberme rechazado… pese a todo lo que nos quisimos y todo lo que vivimos durante esos años de niñez/adolescencia/juventud …

    Aún no descubro si sentí celos. Si los sentí.. ¿quizá los cubrí con resignación?… si no los sentí..¿quizá nunca lo amé?… a esta altura ya no importa

    Saludos chicos, algo de similitud quizá tendría mi historia con la original de la página

    Thumb up 1 Thumb down 0

  3. Alejandro 1 febrero 2011 4:35 am #

    Todos hemos tenido un amigo así.. aunque muchos les cueste darse cuenta…

    Thumb up 1 Thumb down 0

  4. luis 2 febrero 2011 0:32 am #

    Qué triste tu historia!
    Que bueno que solo he tenido amores platónicos y mis atracciones han sido bien controladas y disimuladas. Eso debe ser muy incomodo!

    Thumb up 1 Thumb down 0

  5. Benja 2 febrero 2011 10:04 am #

    …que recuerdos trajo a mi mente esta historia…

    ..recién llegaba a los 16 años…y como todos los veranos, nos ibamos en “patota” con todos mis primos al fundo de mis abuelos en la VI región… pero ese año, no seríamos solo nosotros… a uno de mis primos se le ocurrió la brillante idea de llevar a un compañero de colegio.. “El Pancho”, desde ese día mi vida cambio en 180°, existiendo aún después de 15 años…un A.P. y D.P.
    …quizás alguna vez cuente detalles… por ahora solo comentar, que es tan delgada la línea que separa una amistad de un “enamoramiento”…que a veces es mejor abstenerse de dar el primer paso, sobre todo si no se saben las reales intenciones de la contraparte…de lo contrario, estamos condenados al rechazo… incluyendo quizás, uno que otro combo.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  6. Rocco 2 febrero 2011 21:17 pm #

    que heavy, creo que a muchos de esa generación nos pasó algo similiar…
    Sólo estaban los “estereotipos y caricaturas” de ser cola.. y uno, educado en colegio de curas, nunca lo vio como una opcion de ser…. Onda, casi que la homosexualidad se te salía por los poros pero uno nunca se dio cuenta… Senti lo mismo que tu con un compañero de curso… Una extraña mezcla entre admiración y que me gustaba.. pasabamos mucho tiempo juntos, entrenabamos.. y nos masajeabamos las piernas cuando nos daban calambres (eso a los 14 o 15 años de la época era algo que te revolvía todo) y de un día pa otro supe que se había comido una mina (con la que después pololeó)…. recuerdo que me dolió mucho, y lo más complejo eran q no podía darme cuenta pq me dolía tanto…

    saludos

    http://hayquedecirlo.blogspot.com

    Thumb up 0 Thumb down 0

  7. Benjamin 17 abril 2011 1:29 am #

    uta me encanto la pagina, todo lo que e leído me a llegado de una u otra manera me siento mal, por que me da mucho miedo salir del closet, a pesar que una amiga cercana y en al cual confió plenamente sabe todo, que me gustan los hombres, que me atraen tanto física como emocionalmente, me siento mal, ya que estoy en una relación, pues de apoco he querido ir saliendo de este mundo de “escondite” por así decirlo,, pero con quien estoy no quiere salir del closet, lo entiendo, me molesta, lo quiero mucho, nose que hacer, estoy muy confundido, muchas gracias por tener una pagina así.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  8. @daviduribe 28 abril 2011 14:04 pm #

    Hace algunos años atrás un muy buen amigo, me preguntó si yo sentía algo por él, en su momento se lo negué… años después me entero de que es gay, jajajaja, lo reconocimos mutuamente, pero ya la magia de estar juntos y mi sueño de amarlo habían pasado.
    Ahora, me encantan los amores imposibles e idílicos, esos que se tienen con gente que no tienes por donde conocer o compartir… en fin esos que se convierten en “misión imposible”.
    Ahora, si los ojos de mi contraparte me dan señales unívocas y yo correspondo, no lo pienso dos veces y “cruzo el río”, a veces, son simplemente cuestiones de piel, de tincadas, pero ante todo, sin excesos o “des”virtudes.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  9. Nacho 17 mayo 2011 23:54 pm #

    AAAAAAAAAAAAAAAAH quede con curiosidadddd!!1 y que paso despueeees! por fa otro post que siga la historia!!!

    Thumb up 0 Thumb down 0

  10. weed 7 julio 2011 14:22 pm #

    Esta muy buena esta pagina, y es verdad estas historias llegan de una u otra forma, por que todos de alguna forma hemos sufrido en un silencio, en una confucion, o una mentira.
    bueno nunca pensé que podria alguna vez estar escribiendo estas palabras, aunque sea como un weed. bueno fui uno de los tantos chicos abusados en este pais, cuando tenia unos 5 a 8 años, siempre lo caye, creo que fue una de las epocas mas oscuras de mi vida, nunca pense que sobriviria hasta ahora, era llorar todos los dias, era el payaso triste, siempre feliz para los demas y siempre triste en mi, me sentia sucio, tampoco tenia con quien contar, era el menor de muchos hermanos, de familia concervadora.. recuerdo que esperaba que se durmieran todos para llorar con mi almoada todas las noches….
    hasta que llego la adolecencia ahi se abrio un nuevo capitulo en mi vida, no lo pasaba bien, en el colegio me hacian bullyng, yo estaba en 8 y el en 4 medio era un chico con unos ojos grandes, azules, intensos, bueno era el chico mas polular de la escuela. Hasta que me consegui su telefono, estaba realmente confundido, no sabia porque me pasaba eso, cuando el pasaba cerca me encandilaba, se me erizaban los pelos, obviamente trababa de disimular, hasta que me di cuenta que era diferente, le hechaba la culpa a todo lo que me habia pasado antes pero en fin…. hasta que un dia lo llame…….

    Thumb up 1 Thumb down 0

  11. Cris 3 abril 2012 19:31 pm #

    Que bonito es recordar esa persona que te movía las hormonas, puedo decir con absoluta certeza que la persona de la cual alguna vez me enamoré es un gran amigo que aún conservo en las redes sociales, que cuando necesita algo le puedo escribir y me respeta, que cuando supo que me gustaba por otros se atrevió a preguntarmelo a la cara y me abrazo y me dijo que sería siempre mi amigo que no me podía ofrecer nada más a cambio, eso era todo me mató la ilusión y aprendí de él, ha sido una de las etapas más bellas y que con más cariño recuerdo. El amor tras la amistad.

    Thumb up 0 Thumb down 0

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention Mi amigo y yo | Joven Confundido -- Topsy.com - 31 enero 2011

    […] This post was mentioned on Twitter by alan spencer, María José Sáez, Cristopher Ulloa, Luis Larrain, ferbawels and others. ferbawels said: RT @jovenconfundido: Tuviste alguna vez un amigo especial en la adolescencia? Puedes sentirte identificado con esto: http://bit.ly/dSYti4 […]

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.