En JovenConfundido.com buscamos proveer de información a jóvenes con dudas sobre su orientación sexual, ya sea una mera confusión adolescente o un secreto terrible guardado por mucho tiempo.

No está dirigido a activistas, ni a investigadores, ni a quienes dicten cátedra porque tengan todo resuelto. Ver más

María José, 19 años, Chile.

TaylorHola, soy María José, tengo 19 y estoy saliendo hace como un mes con la primera chica en estos tres años desde que me di cuenta de que soy bisexual. Me habían gustado otras mujeres, pero no había funcionado, hasta que hace algunas semanas la conocí a ella y ha sido todo muy lindo, ella es atenta, preocupada, tierna, hasta ahora un 7. Estamos un poco embaladas eso sí.

El tema es que ambas somos bisexuales y enclosetadas. De lo poquito que llevamos saliendo mi madre y la suya ya sospechan.

Mi mamá me dijo que podía contar con ella, si es que me gustaban las minas le gustaría saberlo, y que lo que más le importaba era mi felicidad. En resumen, se mostró muy abierta a escucharme y aceptarme. Le agradecí su reacción, pero aun así me da miedo que al contarle ella se pueda sentir mal o, no sé, vivir algún momento incómodo por mi culpa (me imagino a ella en una reunión de amigos y si alguien se tira un comentario homofóbico, yo sé que ella se sentirá mal por mí).

Aparte, el ser bisexual por lo menos en mi caso no me hace sentir tan estable con mi condición, esto significa que generalmente siento atracción única por un sexo, pero lo veo como algo temporal (¿es normal que un bisexual se sienta así?).

Entonces, es complicado salir del closet cuando no hay nada muy fijo y asegurado. A la vez pienso que la pondría en un dilema, ya que si llevo a una chica a mi casa ella no sabría cómo actuar, en el sentido de qué prohibir y que no.

Generalmente, las mamás esperan recibir al chico de su hija y no a la chica.

Mi otro problema es que con mi chica es difícil no estar en una casa o lugar cómodo para regalonear, ya que en los espacios públicos no podemos tener la comodidad de una pareja hetero; todos nos miran si nos tomamos de la mano o nos besamos y es muy incómodo :( entonces no tenemos donde estar cómodas, ya que ir a la casa de alguna levanta sospechas… ¿cómo lo hacen otras parejas homosexuales? Quiero que las cosas con ella resulten, pero ya tenemos problemas. No sé qué hacer :(

Gracias por la página! y la ayuda!

*Joven Confundido se puso en contacto con María José para aconsejarla y orientarla en sus inquietudes.

photo by:
0 comentarios URL corta

Pablo, 29 años, México.

TimHola, que tal, amigos de Joven Confundido. Les escribo desde algún lugar de México. Les escribo porque paso por una etapa de mi vida en la que de pronto la soledad comenzó a pesarme. Tengo 29 años, soy homosexual y hace ya un par de años que oficialmente dejé de ser un joven confundido.

Bueno, comienzo por contarles un resumen de mi vida.

Yo creo que desde niño siempre supe que a mí me atraían los hombres y no las mujeres (sí me atraen un poco, pero me considero principalmente gay a pesar de esto), pero es algo de lo que no comencé a darme cuenta sino hasta la adolescencia, comenzó a ser más latente a los diecinueve y fue hasta los veintitrés años que tuve el valor para enfrentar esta verdad que siempre quise ignorar en mí. En fin, comencé a hacer uso del internet para resolver mis dudas. Fue así que conocí a mucha gente y entre toda esa gente a un chico que llegó para marcar mi vida, pues aunque yo estaba todavía confundido y en negación, me enamoré de él y fui correspondido, e iniciamos una relación a distancia (lamentablemente somos de países muy distantes) que duró cerca de tres años. Puedo decir que fue de las mejores épocas de mi vida pero también de las más difíciles, pues amar a alguien pero a la vez rechazar tu propia homosexualidad te genera muchos conflictos, prácticamente de bipolaridad.

La relación de la que les hablo terminó hace un buen tiempo, pero hay veces en que me da nostalgia y extraño a este chico, pero creo que más que extrañarlo a él, lo que extraño es el amor, o quizás no lo extraño sino que me hace falta volver a vivir algo así en mi vida.

Nunca tuve novia, solo este novio del internet. Es decir, en persona nunca tuve pareja y tampoco he tenido relaciones sexuales con nadie a mis 29 años de edad. Sí, algunas veces he sentido que me hace falta saciar mis deseos sexuales, pero la mayor parte del tiempo no siento esa urgencia, pues no soy un hombre tan básico, aunque no le veo nada de malo al sexo.

Bueno, pues antes mis padres me preguntaban por la novia, ya han dejado de hacerlo y eso me alivia un poco. Mi madre suele hablar conmigo del tema de la homosexualidad porque por la profesión que tengo es un tema inevitable y además de moda discutirlo. Ella se muestra abierta al tema, algo friendly, no sé si sea de verdad abierta de mente, o si trata de enviarme mensajes al hablar de que hacen mal las madres que rechazan a sus hijos por ser gays, o de que le parece que el matrimonio igualitario es algo que se debería de permitir ya, etcétera.

Entonces, a lo que voy, es a que a pesar de que me siento feliz y pleno en la vida, amo mi carrera, he comenzado a hacer ejercicio y mi cuerpo está teniendo cambios que me gustan a mí, etcétera, siento de pronto un vacío en mi vida y creo que ese vacío es por la falta de un compañero en mi vida, un novio. No siento que me falte el sexo, pero sí que me falta el amor, la compañía, quién me cuente cómo ha estado su día y me pregunte cómo ha estado el mío, alguien a quien abrazar o a quien pedirle que me abrace. Pues esas cosas, ya saben.

Mi problema es que prácticamente estoy dentro del armario, la única que sabe la verdad es mi hermana, pero creo que el siguiente paso es hablar con mi madre, explicarle que eso que me ha dicho ella de que me hace falta salir con alguien es cierto, pero que ese alguien es un chico y no una chica, y que debe saber que si llego a presentarle a alguien como mi pareja, será probablemente un hombre. No pienso decírselo como si le revelara una tragedia, sino como algo natural que seguramente ya sabe pero está esperando a que yo se lo confirme. A pesar de eso, me aterra un poco la idea de decirlo, de hablarlo, pues si resultara que en realidad no lo esperaba, podría comenzar a hacerme miles de preguntas que sinceramente no tengo ganas de responder. Solo quiero que sepa que soy homosexual y que quiero salir con alguien.
Amigos, ¿qué opinan de esto? ¿Cómo creen que debiera abordar con mi madre el tema y pedirle que a mi hermano no se lo diga?

No me siento desesperado pero sí preocupado, pues así como ahora estoy tranquilo preguntándoles, sé que otro día podría estar la soledad atacando mis emociones y yo sin ganas de hacer nada ese día.

Tengo casi treinta años, soy un buen hombre y creo que merezco ser feliz al lado de otro, que pueda conocerlo mi madre y sentarnos a almorzar juntos los tres de vez en cuando.

Disculpen si me enredé un poco al contar mi historia y plantear mis preguntas, pero estoy escribiendo a las 3:00 AM ya con sueño.

Les mando un abrazo.

photo by:
7 comentarios URL corta

Anónimo, 17 años, Valdivia, Chile.

transmitter failure.Desde mis más antiguos recuerdos soy bisexual, bisexual porque si bien preferiría un futuro al lado de un hombre, hay ciertas mujeres que me gustan, (muy pocas) pero ojo, nunca he estado enamorado de una mujer, solo de hombres…

En mi vida escolar nunca encajé, hasta 8vo básico (y eso que nadie sabía que era bisexual). En primero medio tenía ganas de comenzar una relación con algún hombre, esto en segundo medio explotó, y como no era de muchos amigos, contarle a mi curso que era bisexual no significaba nada para mí, no tenía nada que perder, todos lo entendieron, de hecho creo que era más aceptado que antes, quizás por ser sincero, y porque a las personas les gusta la sinceridad. Mis padres aun no lo saben, pero es algo que no me preocupa ni en lo más mínimo, pienso decírselos cuando tenga mi primera pareja.

Este año en tercero medio me cambiaron de colegio por notas, ahora es cuando más odio ser bisexual. En mi vida he tenido pocos amigos, amigos de verdad creo que dos. Este año conocí a un chico, que rápidamente se transformó en mi mejor amigo, pasaba todo el tiempo al lado de él, todo lo hacíamos juntos, hasta el hecho de pelear con otros por estar juntos, lamentablemente me enamoré de él y es heterosexual. Nunca le dije lo que sentí, cuando me enamoré de él me imaginaba una vida con él, con cada segundo a su lado, estar al lado de él era como aprovechar el tiempo, aunque ambos estemos haciendo nada, es de esas personas que te llenan por pura presencia.

Cuando ya no aguantaba más y decidí alejarme, quería terminar con esa falsa ilusión, no quería estar enamorado de mi mejor amigo, me terminé alejando de todo el curso, sí, mi nuevo curso. Después y gracias a Dios terminó el amor, ese amor por el cual pensé en suicidarme, no lo hice porque sabría que lo hice porque me enamoré de él, porque en mi ex-colegio sabían de mi bisexualidad, y él terminaría sabiendo… Cuando uno está enamorado no piensa, la cabeza no funciona, solo existe una persona en el universo.

Pasó un tiempo y (en mi nuevo curso) me invitaron a una fiesta, en la que tomé unas copas de más. Ebrio nada te importa, conté como si nada el hecho de que era Bisexual, lo que no sabía era que esta vez no estaba saliendo del “no encajar”, sino estaba bien encajado y lo que estaba haciendo era des-encajarme del curso.

Las bromas fueron pocas, pero las bromas no me molestaban, lo que me molestó fue que mi orientación sexual fue el tema de las dos semanas siguientes, al punto de que hasta mi profesor jefe se enteró y eso sí que me molesto, ¿Por qué mi profesor jefe tiene que saber cosas que no saben ni mis padres? Entonces descubrí que alguien de las 14 mujeres del curso le dijo al profesor que era Bisexual y el profesor fue a hablar conmigo, a decirme que si alguien me molesta le diga.

Ahora lo único que sé es que teniendo amigos me siento solo y siento que necesito ayuda sin necesitarla, porque algunas personas ven problemas donde no los hay, y cuentan cosas a quien no deben contárselas. Lo peor, es que todo es mi culpa.

Creo que la mejor solución sera volverme a cambiar de colegio, esta vez sin cometer el error de contar tu orientación sexual a personas que no la tienen por qué saber, y contar tu orientación sexual en un país en el cual dos hombres no se pueden besar en las calles, en el cual dos hombres no pueden andar de la mano por la plaza, en el cual dos mujeres con el pelo corto que anden juntas son lesbianas en un país que… en un país que… en un país que… Creo que la homosexualidad es un tema del cual la presidenta debería hablar, ella debería decir que si hay dos hombres de la mano en la calle es lo más normal del mundo, porque la homosexualidad no es una enfermedad. Y no deberían sentirse discriminados, la ley Zamudio es un avance, pero aún falta mucho.

Solo dar las gracias a JC porque somos muchos, y agradecer la página para (aunque sea un poco) desahogarse. ¡Cuenten sus historias!

photo by:
0 comentarios URL corta

Camilo, 20 años, Chile.

prayLa verdad es que si quisiera comenzar a contar la historia de mi vida tendría que comenzar por aquel suceso que tuve a la edad a 7-8 años. Se podría decir que tuve una infancia más o menos, siempre fui un poco retraído, bueno para los números, pero malísimo para los deportes y mis compañeros me hacían bullying cuando estaba en la básica, digamos que no fue la mejor etapa de mi vida.

Cuando tenía alrededor de 7 u 8 años fui violado en la parcela de mi padre, en la casa de mi padre y en la cama de mis padres por un primo, hijastro de mi tío. Nunca le he dicho a nadie sobre lo que pasó, además nunca más lo volví a ver con gran frecuencia, ya que su familia no es cercana a la mía.

Recuerdo que fue solo una vez, ya que a la segunda logré zafarme, él igual era joven, tenía alrededor de 14 años. La última vez que lo vi fue hace un mes, con su novia y una linda niña que es su hija, ni siquiera le dirigí la mirada. Se me viene a la mente ese suceso porque el otro día escuché un comentario de mi madre acerca de la película “el bosque de Karadima”, diciendo algo como; “pobres niñitos, el cura ese les desgració la vida”, “¿por qué?”-le pregunté yo, “porque siempre quedarán con la marca que él les dejó”-me dijo ella.

Hablando más del tema, me decía que ahora ellos probablemente sean homosexuales por culpa de lo que les hizo. Esto me hizo pensar mucho en mí, seré gay por lo que pasó en mi niñez, o simplemente yo estaba destinado a ser así, porque yo nací así. No era la primera vez que me lo cuestionaba, la verdad es que sí se me pasó por la cabeza esto muchas veces antes. Leyendo más sobre el tema de Karadima, me di cuenta por lo menos en una entrevista dada por Juan Carlos Cruz a Ciper que decía que él era homosexual y se lo confesó a Karadima, quien se aprovechaba de este “pecado” para amedrentarlo.

Es re-complicado el asunto ese, más allá de ser muy triste y doloroso para todas las víctimas, pero me quedaré con lo primero que dijo mi madre; “pobres niñitos, el cura ese les desgració la vida”, llevándolo a mi caso aquel “primo” que abusó de mí, ¿realmente me desgració la vida?, pensando y sacando mis propias conclusiones, solo puedo decir que esa experiencia dejó una gran marca, que me persigue hasta el día de hoy, me da rabia y tristeza pensar en eso, por eso prefiero no hacerlo.

Pero eso no es todo… Mi familia es evangélica, muy fanática, yo no tanto. Pero sí, también me llevaron desde pequeño y hasta el día de hoy sigo yendo de vez en cuando. Hace unas dos semanas atrás un predicador tocó el tema de los homosexuales, y decía textualmente que a él le daba rabia e impotencia ver en el centro a hombres tomados de las manos porque eso era un pecado, eso era algo impuro, algo que va en contra de las leyes de dios, que él solo creo a hombre y mujer para que poblaran la tierra y bla bla bla.

Todos los argumentos que probablemente ya han escuchado muchas veces. Ese fin de semana me sentí muy mal, tan mal que no quise salir a ninguna parte y me quedé en mi casa encerrado. Desde pequeño me enseñaron tantos valores, me dijeron que era bueno y que era malo, y hoy en día me cuestiono tanto  porqué debe ser así, por qué ser homosexual es algo malo para el mundo cristiano.

Sé que mis padres jamás me aceptarían, porque aman más a dios que a cualquier cosa, probablemente me seguirían amando, pero no podrían aceptarme con una pareja, por eso es que no quiero decirles nada, tengo miedo a su reacción, no quiero que cambie la relación que tengo con ellos (pues olvidé mencionar que vivo con ellos), ni vivir el acoso que podrían ejercer en mí, haciéndome sentir lo peor para llegar con más afán a la iglesia.

Yo también amo a dios y me da tanta tristeza pensar en que lo que vivo va en contra de sus leyes. Creo en dios, en Jesucristo que es nuestro dios. Pero lo que no sé es realmente en que parará mi vida, me siento confundido, con terribles dudas existenciales, he cuestionado tanto a la iglesia, sus estúpidos dogmas, sus leyes basadas en la biblia que solo buscan beneficiar a unos pocos, el terrible machismo existente.

La única razón por la que a veces voy a la iglesia no es para escuchar tonteras ni como se llenan la boca hablando de lo malo que está el mundo. Voy porque quiero demostrarle a dios que estoy agradecido de él. Recuerdo que una vez que leí una entrevista de dos lesbianas que son evangélicas, y que vivían su espiritualidad en la iglesia porque les gustaba e iban no por la gente sino por dios. Bueno, algo parecido me pasa a mí.

Quiero terminar diciendo que este dilema me ha traído una gran depresión, que ha afectado mucho mis relaciones sociales y mis estudios, la confusión de no saber qué hacer, la lucha entre mi espiritualidad y mi condición sexual, realmente es terrible esta sensación de sentirte solo en el mundo, a veces siento que es una especie de prueba de dios, probablemente la palabra “dios” está tan manoseada en el mal sentido por personas tan horribles como el pastor Soto que muchos no lograran entender mi pensamiento, pero también sé que hay muchos homosexuales dentro de las iglesias que viven esta situación.

*Joven Confundido se puso en contacto con Camilo para ofrecerle apoyo y orientación.

photo by:
1 comentario URL corta , , ,

ÚLTIMOS DÍAS! Taller Joven Confundido

hhhh¿Te sientes confundidx sobre tu sexualidad? ¿Sientes atracción por personas de tu mismo sexo y no sabes por qué? ¿Has sido rechazadx? ¿Crees que estás solx o que eres el/la únicx? ¿Piensas que te falta información?

Por cuarto año consecutivo realizaremos nuestro Taller Joven Confundido, en el que abordaremos cómo enfrentar una orientación sexualidad diversa aún no definida. Esta instancia está pensada como un espacio seguro para que los chicos y las chicas que participen puedan compartir sus historias, plantear sus dudas y sobre todo informarse, además de conocer a otras personas que pasan o han pasado por lo mismo.

El Taller Joven Confundido se realizará en Santiago de Chile el sábado 6 de junio entre las 15.30 y las 20.00 hrs. Se trata de una iniciativa GRATUITA, pero que contará con un riguroso proceso de selección con el fin de que todxs estén en una etapa similar y porque los cupos son limitados. Los contenidos de este taller están dirigidos a jóvenes de entre 16 y 22 años exclusivamente. Para participar, debes enviar un e-mail hasta el viernes 22 de mayo (22 hrs.) a contacto@jovenconfundido.com con los siguientes datos:

  • Nombre completo
  • Edad
  • Comuna
  • RUT
  • E-mail
  • Además, debes contarnos, en al menos media página de Word o 300 palabras  (como mínimo), por qué quieres participar. Este es un requisito excluyente y el más importante para el proceso de selección, por lo que te pedimos detallar lo mejor posible tus inquietudes, certezas, sentimientos, circunstancias, etc.

El Equipo JC elegirá a los asistentes de acuerdo a los objetivos de este taller y si cumples con los requisitos, recibirás un mail con las especificaciones del lugar, así como más detalles sobre las actividades que realizaremos. Además, es importante destacar que tanto ustedes como nosotros debemos asumir un compromiso de confidencialidad para resguardar la integridad de todos y velar por la seguridad del espacio que estamos creando.

Si aún no te has decidido o tienes dudas, te invitamos a leer el testimonio de Nicolás, un joven que viajó desde el sur para participar en el Taller Joven Confundido 2014.

Anímate a participar!

Equipo JC

3 comentarios URL corta

Nicolás, 21 años, Chile

Q' eh lo q eh!Hace poco más de un año tuve la suerte de entrar a Twitter y encontrarme con un  RT que convocaba a “jóvenes confundidos” a participar de un taller, las dudas me invadieron, los nervios y la incertidumbre. ¿Participar o no? ¿Con qué y con quiénes me voy a encontrar?, no pasó mucho rato y ya había enviado mi testimonio, por alguna razón sabia que debía hacerlo, quizá no había más razón que la misma desesperación. Era domingo en la noche, lo recuerdo perfectamente.

La mañana del lunes recibiría la confirmación de que mi testimonio había sido leído y que pronto me informarían si había sido o no seleccionado. Las dudas y la incertidumbre solo aumentaron, imaginando incluso que era mejor no participar de la actividad y que NO era bueno seguir alimentando aquella situación. No recuerdo exactamente cuántos días pasaron y mi teléfono recibía un correo con una respuesta afirmativa, indicando todo lo necesario para aquel día (Fecha, hora, lugar). Ya estaba a la mitad de todo esto y por más que quería no daría pie atrás.

Hasta que el esperado día llego, luego de 3 horas de viaje aprox. y de haber mentido en mi casa, había llegado a Santiago, las piernas me temblaban, avanzaba inerte, lo único que quería era tomar el bus de regreso y olvidarme de aquella aventura. Por suerte escogí la inercia y llegué al taller, la bienvenida tuvo una acogida como pocas, quizá porque estaba en la escena más vulnerable que un JC puede vivir; alguien más sabría el más profundo de mis secretos.

Luego de una grata jornada me di cuenta que había tomado una de las decisiones más importantes de mi vida, y que mejor lugar y mejores personas no habría encontrado en otra parte. Esa tarde comprendí lo que en 20 años no había entendido, esa tarde me di cuenta que era una persona como cualquier otra y que lo que estaba viviendo no era nada de otro mundo.

Desde aquel día mi vida es distinta, desde aquel día tengo las herramientas necesarias para enfrentar una situación que para ninguno de nosotros es fácil. Antes del taller pensaba en vivir una vida de mentiras, después del taller comprendí que ser homosexual es parte de mí, y que por lo tanto no tendría que engañar a nadie y mucho menos a mí mismo.

Pese a que ha pasado exactamente un año de aquel primer taller, y dentro de ese año participé de otro taller, a mis 21, mis padres no saben que soy gay, aun hay mucho trabajo por realizar, pero nadie dijo que sería fácil, pero sin duda sin la ayuda de JC habría sido más difícil aún.

Para quienes lean este relato, el mensaje es claro, si tienen la oportunidad que yo tuve de participar de una actividad así, no lo piensen dos veces, se aliviana la carga de una manera impresionante.  Por último quiero agradecer de todo corazón la excepcional ayuda que me brindó el equipo JC, sin ustedes todo habría sido más difícil y tormentoso.

¡GRACIAS!

photo by:
0 comentarios URL corta