En JovenConfundido.com buscamos proveer de información a jóvenes con dudas sobre su orientación sexual, ya sea una mera confusión adolescente o un secreto terrible guardado por mucho tiempo.

No está dirigido a activistas, ni a investigadores, ni a quienes dicten cátedra porque tengan todo resuelto. Ver más

Kevin, 16 años, Santiago. Chile.

BrianNo sé por dónde empezar, hace muchos años me empecé a dar cuenta de que tenía inclinación por los hombres, no lo había tomado en cuenta, pero me empezaron a gustar más y más a tal punto que me enamoré de hombres con los que sabía que era imposible tener una relación.

Con el paso del tiempo no me he atrevido a contarle a nadie, ni a mis papás ni a mi mejor amigo, por miedo al rechazo. Estoy extremadamente confundido, soy de la idea de tener hijos y familia, esto es lo que genera mi confusión.

En Chile aún falta mucho por aceptar y tratar de forma igualitaria a personas con una inclinación sexual distinta, hay miles y quizás millones de personas que por el miedo al rechazo no dicen lo que verdaderamente somos.

Es un tema complicado, es algo que uno se va acostumbrando con el tiempo pero a veces duele no poder expresar lo que se siente. ¿Por qué no podemos andar de la mano con nuestras parejas por la calle al igual que una pareja hetero? ¿Por qué no nos podemos besar en la calle y tenemos que demostrar nuestro amor de la forma más íntima posible? Esto es solo una cuestión de amor… Aprendan a aceptar y más allá de aceptar, a hacerse la idea de que esto es lo más normal del mundo y también es amor…

* Joven Confundido se puso en contacto con Kevin para entregarle apoyo y orientación. 

photo by:
0 comentarios URL corta

Focus Group chicas lesbianas!!

IMG_2490

photo by:
0 comentarios URL corta

Alejandro, 16 años, Venezuela

Understanding card gamesDe antemano, les quiero decir que su labor es muy importante, estoy agradecido de haber encontrado su página, me ha aclarado muchos puntos que no había notado antes. Así que muchas gracias por su labor.

Trataré de explicar mi historia lo más clara posible, nunca he dicho esto a nadie, y como ustedes lectores sabrán, llega un punto en que sientes que no puedes quedarte callado. Bueno, empezaré dando un breve resumen: últimamente he llegado al  punto máximo de confusión en cuanto a mi sexualidad, si bien siempre he sabido que soy distinto, que tengo gustos tanto para mujeres como para hombres, mis ideales o los que se me han impuesto son de formar una familia, tener hijos y vivir una vida “normal”. En puntos de mi adolescencia me he convencido a mí mismo sin ningún problema que en efecto soy Bisexual, pero ciertas cosas han pasado últimamente que me hacen dudar, causándome angustia, desesperación y mucho miedo.

Desde la infancia siempre he tenido curiosidad inocente por los hombres, obviamente no lo relacionaba con el sexo pues no sabía lo que era, recuerdo haber intentado besar a mi primo, o haberle intentado quitar la bata a mi hermano en medio de mi familia en torno a una broma. Cuando jugaba con mi hermano siempre usaba la figura femenina, pero de verdad siento que era realmente porque ella tenía el poder del fuego ¡jajaja! aunque son cosas que prefiero decir en caso de que sean útiles para que evalúen el caso. Yo era el típico niño tímido, obeso y de facciones femeninas, en un punto de mi vida pienso haber tenido un desorden alimenticio, ya que trataba de comer lo más saludable posible y poco, además de hacer mucho ejercicio solo para que las personas dejaran de juzgarme. No me hacían necesariamente bullying, siento que fui yo mismo el que formé todos los complejos. En el colegio, aunque tuve amigos hombres, siempre anduve con mi mejor amiga, la cual lo sigue siendo actualmente. Siempre tuve mayor facilidad para hablar con las mujeres, ya que yo era pésimo en los deportes y nunca me sentí a gusto con los chicos de mi salón.

En toda la primaria estuve totalmente enamorado de mi mejor amiga, pero nunca tuve las agallas de decírselo, era horrible tenerla tan cerca pero no de la manera en que yo quería, siempre me contaba de los chicos que le gustaban y yo la ayudaba bastante. En fin, llegó un punto en que nos peleamos y nos dejamos de hablar, luego de unos meses me enamoré perdidamente de una chica de mi salón que no hizo más que quitarme el dinero que me daban para comer (yo se lo daba, qué ingenuo…), además de burlarse de mi apariencia. Así que no tuve mucha suerte en el amor en esa etapa.

Como todo chico, empecé a ver pornografía, pero pienso que empecé a muy temprana edad. Lo primero que vi solo eran imágenes o gifs de mujeres bajándose las bragas y eso me causaba una gran satisfacción. Eventualmente mi madre me descubrió y prometí nunca ver más pornografía en mi vida, cosa que no cumplí después de unos años. Hasta ese punto era un chico heterosexual.

Todo cambió cuando la pubertad tocó la puerta. Tratando de entender lo que me pasaba, buscaba imágenes de penes para ver si todo estaba en orden (ya que lo tengo un poco doblado), pero noté que me excitaba demasiado ver las imágenes. Seguí con mi vida normal, en primer año tuve mi primera novia que amaba con todo mi corazón, pero nunca la presenté a mis padres por miedo a que me juzgaran (siempre mi papá ha pensado que voy a ligar con las chicas más bonitas, y fui tan estúpido que me dejé llevar por su superficialidad, siempre he tenido miedo de que mi padre se burle de mí, él viene de una familia de rompe-corazones superficiales, así que…).

No duré más de 2 semanas con ella, y quedé devastado. No creo que esto haya afectado en nada mi sexualidad, creo que es mera coincidencia que luego haya intentado ver porno gay. Al principio no me agradó en absoluto, pero siempre los besos me parecían excitantes y mi excusa para luego seguir viéndolo es que me gustaba por ser tan “prohibido”. Otra de las razones por las cuales he creído que siento esta atracción es porque nunca tuve a un amigo hombre con el que hablar de mujeres, etc. casi siempre veía vídeos sobre chicos solos que se dejaban llevar por la curiosidad, o mejores amigos que se quedaban solos, etc. pienso que siempre he querido los amigos que tiene mi hermano, y eso me hizo deprimir bastante. Creo que podría confundir ganas de tener una amistad íntima con atracción.

Hasta ahora, mis deseos sexuales por hombres solo ocurrían a solas, nunca había sentido atracción por nadie en persona. Pero esta atracción empezó en 3er año, con un compañero de clases, el cual mi mejor amiga mencionaba a cada segundo. Lo primero que me fijé fue en su trasero (siempre bromeaban con que tenía demasiado, y para rematar yo parezco una tabla ahora porque gracias a la pubertad adelgace). Al principio intente suprimir este sentimiento, pero por ella, la pasábamos cada vez juntos y sentí que por primera vez tenía la oportunidad de un mejor amigo. A la final las cosas no se dieron, ahora me doy cuenta de que tal vez no haya sido completamente amistad, sino atracción sentimental (para no decir enamoramiento, es una palabra muy fuerte y no coincide con lo que sentía).

Más bien creo que lo idolatraba en exceso. Los años siguieron, yo seguí viendo porno gay hasta un punto en que me gustaba más que el heterosexual, pero mi excusa era la misma, el porno normal me parecía muy simple y cotidiano.

Sin embargo, mi confusión empezó cuando me di cuenta de que añoraba más el sexo homosexual que el heterosexual. En la calle me fijaba en mujeres hermosas, pero eran los hombres los que me estimulaban la erección. Con las mujeres necesito una cercanía, un roce, pero con los hombres es con mera vista. Me comencé a preocupar, hacía lo posible para sentirme normal. En fiestas, cuando tenía encuentros pasionales con mujeres que me atraían y llegaba a una erección me sentía feliz, me sentía normal. Pero las dudas resurgían cada vez que veía un hombre.

Siempre he dicho que por haber tenido una mejor amiga, he estado más expuesto a la parte sentimental que a la parte sexual de la mujer, por lo que no las veo directamente como maquinas sexuales; cosa que con los hombres es lo contrario. Si todo ya estaba mal en ese entonces, empeoró cuando tuve mi primer encuentro sexual con una chica. Para empezar, estaba borracho, muy nervioso por ser la primera vez y la chica no me gustaba, no era mi tipo. Al momento de la verdad, mi pene no trabajó como debía, no tuvimos sexo como tal, sino oral.

Pasaron las semanas, la chica esparció el rumor de que yo era gay, nadie se ha burlado directamente, pero siento cómo hablan a mis espaldas. Fue un error tener una primera vez con una chica que no me gustara, pero ahora siento el temor de que mi pene no vuelva a funcionar en otro momento sexual. Para rematar, hay un chico que parece ser gay o bueno yo lo deduzco, con el que últimamente me la he pasado, y mi atracción sexual hacia él es muy grande y me cae bien, por lo que tengo miedo de que me llegue a gustar.

Uno de los mejores amigos de mi hermano se declaro bisexual y ahora anda con su novio muy feliz, eso también me ha llevado a querer decírselo a alguien, pero él ya ha tenido sexo tanto homo como heterosexual y yo no, así que pienso que no puedo afirmar nada hasta que ocurra

Para concluir, yo no tengo problema con la bisexualidad, en efecto sé que no me puedo clasificar como heterosexual, y que podría vivir felizmente clasificándome como bisexual porque sé que mis gustos son variados. Pero tengo miedo de perder mi atracción sexual a las mujeres, de que a pesar de que yo quiera algo, mi organismo, mi subconsciente quiera otra cosa, porque estoy claro de que mi pene se para mas rápido con hombres, pero también sé que las mujeres me gustan y quiero tener sexo con ellas. Puede que todo venga por el hecho de que tenga problemas con mi madre, ella es sobre protectora y dominante, y siempre ha maltratado a mi padre verbalmente, tal vez sean sentimientos de rabia hacia ella que no me dejan amar plenamente a una mujer, pero todas estas afirmaciones son hipótesis que he leído de reportes de psicoanalistas, y no siento que odie tanto a mi madre así… bueno, ya me extendí mucho, gracias por escuchar.

*Joven Confundido se puso en contacto con Alejandro para orientarlo y entregarle apoyo.  

photo by:
0 comentarios URL corta

Anónimo, 25 años, Santiago. Chile.

102111-19Es difícil expresar lo que siento, más aún cuando vivo en un medio donde la gente no te entiende, ni le interesa hacerlo.

Me he dado cuenta a través de los años que no encajo con la gente joven. De hecho, en la universidad cada vez se hace más insostenible su desdén, su menosprecio y su hedonismo. Si no eres como ellos, estás condenado a la soledad.

En mi caso no es una soledad por motivo propio, sino que impuesta mediante criterios de consumo. Es decir, si no eres como el mainstream, si no haces lo que el mainstream hace, si no dices lo que el mainstream dice, sencillamente, no eres atractivo a este mercado neoliberal de la juventud. Sistema económico que dicen tanto criticar y contrariar.

Estoy inmovilizado por mi pena, mi frustración y mi rabia. No me desarrollo en mis talentos como yo quisiera, porque estoy paralizado a causa de la decepción que me genera el hecho de ser odiado por la gente joven, de no ser una persona digna de que conozcan.

No creo que sea pecado ser distinto, pero para el común eres peor que un leproso. La tolerancia es una vil falacia que dicen que practican, pero sólo lo hacen con los de su casta.

Por todo esto, no quiero salir de las cuatro paredes de mi casa es extremadamente extenuante ir a un lugar llamado Universidad, cuando lo único que encuentras en ella es desprecio y odio al que es diferente. ¡Y lo más increíble de todo es que estudio una carrera relacionada con las artes! Donde, supuestamente, existe una conexión con el otro.

Jamás he encajado en estos contextos y creo que jamás lo haré. Quiero gritarles a la cara: ¡Por qué su desdén! ¡Qué les hice para que me traten con indiferencia! ¡No ven que soy un ser humano, que tengo emociones y sentimientos! ¡No es pecado el ser tímido, ni que te guste el carrete, ni haber tenido jamás pareja!

Quiero gritar en un mundo donde la gente está ciega y sorda

De antemano, muchas gracias

photo by:
4 comentarios URL corta

Leonardo, 19 años, Santiago. Chile

John 01/07Desde hace ya un par de años he venido esporádicamente a esta página para leer mucho de los testimonios. Me he sentido identificado muchas veces y también muy enternecido con las experiencias que han sido compartidas, sin embargo, nunca me decidí a escribir mi situación por varias razones; o sentía que mis experiencias no son tan importantes para el resto como también porque no hay quien pueda ayudarme. Hoy me animo a hacerlo porque siento que, como me sentí identificado con otros relatos, puede haber jóvenes que compartan una situación similar.

Primero que todo me presentaré. Mi nombre es lo de menos, tengo 19 años y ya estoy cursando el segundo año en una universidad de prestigio y la carrera que siempre deseé. Tengo una personalidad distinta diría yo. Soy muy poco afable y poco abierto, también a hacer nuevas a amistades. Ante el resto me muestro como una persona de poco hablar, introvertida y apacible, aunque sé que por dentro soy una persona muy de piel, cariñoso, alegre y extrovertido.

A lo largo de mi corta vida he cambiado mi forma de ser por una gran inseguridad que se ha ido apoderando de mí. Es una inseguridad de mí mismo y de mis capacidades, que ha ido creciendo cada vez más. Todo eso acompañado de unos cuantos problemas físicos que han solidificado esa inseguridad. Debido a un acelerado crecimiento en mi adolescencia, se me hicieron varias estrías en mi cuerpo. Hombros, brazos, cintura y rodillas. Dejé de ir a la playa, de bañarme en piscinas. También comencé a padecer de resistencia a la insulina. Además tengo una suerte de hiperhidrosis, una sudoración mayor a la normal. La sudoración por lo general es cuando estoy nervioso o con más gente. Las manos, mi frente, axilas, es horrible la verdad para mí. En fin, todo eso ha creado una sombra en mi personalidad que me aísla de los demás. Tengo muy pocos amigos, ningún ‘’mejor amigo’’, nunca he pololeado ni mucho menos tenido relaciones. He tenido problemas de ansiedad e incluso he pensado muchas veces quitarme la vida, pero por simple cobardía nunca lo he concretado. Siento que esta situación me imposibilita a muchas cosas, pero la más importante es a tener una pareja. Siento que doy asco y que jamás sería capaz de abrirme a alguien de una forma más íntima.

(Odio redactar mis pensamientos, siento que mientras escribo comienzo a hablar de cosas fuera del tema o quizás digo las cosas de una forma no tan sutil.)

La orientación sexual siempre estuvo definida desde temprana edad. Siempre supe que sentía atracción por las personas de mí mismo sexo. Pese a que hasta el día de hoy me han interesado muchas mujeres, nunca he dado el paso siguiente por todos los problemas de inseguridad antes relatados. Mis padres son excelentes personas y me han ayudado en todo, pero creo que nunca se han dado cuenta de aquella nube que me aqueja, creo que porque con personas de confianza todo anda muy normal, soy alegre y puedo desenvolverme con naturalidad. Poco a poco he sembrado una especie de odio frente a quienes no conozco, en la universidad camino por los lugares menos transitados o simplemente me quedo solo en una sala dibujando, jugando con mi inseparable 3ds o escuchando música.

Ya no sé ni cómo seguir esto. Creo que me ha servido para desahogarme en parte, sin embargo, me hubiese gustado compartir momentos más agradables de mi vida. De todas formas gracias por leer.

*Joven Confundido se puso en contacto con Leonardo para entregarle apoyo y orientación. 

photo by:
0 comentarios URL corta

Fernanda, 15 años, Talca. Chile.

241/365Desde prácticamente los 9 años sospechaba mi orientación sexual. Al ir por la calle me di cuenta que los “niños” no eran de mi interés, encontraba siempre a las niñas bonitas, pero no porque quisiera ser como ellas, si no como otra cosa.

También estoy en un liceo se mujeres desde los cinco años. Siempre estoy rodeada de mujeres,  me he enamorado de más de una en mi vida, he tenido varias novias, pero nunca he podido explicarles mi homosexualidad a mis padres.

No tengo miedo de decirles, mis amigas lo saben y no fue muy difícil, ya que no me importa lo que piensen de mí, pero quiero prepararlos, si no lo hago, puedo hacerles daño, soy su única hija, creo que es lo único que me lo impide.

Mis Primos lo sospechan, me  han preguntado más de una vez, yo les cambió de tema. Para que lo sepa mi Familia, tienen que saberlo mis padres.

Aún así tengo los típicos problemas amorosos, la chica que me gusta es un año menor y tiene novia, pero nos hemos besado un par de veces. Tenemos un juego, el juego de “ser pareja”, pero es raro, en algunas ocasiones pienso que ella siente lo mismo, pero sé que no. Algún día me confesaré, tanto con mis padres como con la persona que me gusta.

*Joven Confundido se puso en contacto con Fernanda para entregarle orientación y apoyo.

photo by:
0 comentarios URL corta