En JovenConfundido.com buscamos proveer de información a jóvenes con dudas sobre su orientación sexual, ya sea una mera confusión adolescente o un secreto terrible guardado por mucho tiempo.

No está dirigido a activistas, ni a investigadores, ni a quienes dicten cátedra porque tengan todo resuelto. Ver más

Camilo, 15 años, Bogotá, Colombia.

Q' eh lo q eh!Esta página es increíble, gracias a los de JC, muy enserio: GRACIAS

Empezaré diciendo que tengo 15 y estoy afuera, totalmente, y creo que las cosas han cambiado, no, no creo, las cosas sí han cambiado y mucho.

Mi historia empieza cuando tenía 13, que fue cuando definitivamente me di cuenta de mi orientación sexual, y me sentí orgulloso, muy orgulloso. Pero en el colegio fue terrible cuando descubrí que era gay, ese año (estaba en octavo grado) fue mi peor año, ya que sufrí de bullying, aunque no me importaba tanto, pero dolió un poco.

Básicamente, me hacían bullying ya que me la pasaba la mayoría de veces con mujeres, y porque no soy tan inmaduro como ellos lo eran (y siguen siendo) desde mi punto de vista, y no me gusta jugar fútbol, pero ¿qué hago? no me gusta. Así que ese año no me sentí listo para salir del armario. El siguiente año, fue el mejor de mi vida.

Resulta que a final de ese año, me di cuenta de por qué me hacían bullying. Era despreocupado sobre mi físico, mis actitudes, mis relaciones, era tímido, introvertido, todo lo que opinaba me lo guardaba. Todo esto solo por el miedo de quedar mal en frente de ellos, solo creía que era mejor ser invisible, además, todo lo que decía sonaba por todos los pasillos de una mala manera, críticas y críticas, esto, gracias a la inseguridad que tenía. Todo esto en un juego de actuación inconsciente, en el que no quería quedar mal en el colegio. Y me di cuenta de que tenía que dejar esa obra de teatro para después, que debía ser YO.

Así que desde noveno grado empecé a preocuparme por mi físico y mis actitudes, y empecé a decir las cosas sin miedo, a “pensar con la boca”, y todos empezaron a caer en cuenta que mis opiniones son fuertes, y que no me importa el resto.

Salí del closet en el colegio, y no me importó. Ya las cosas habían cambiado, me volví más popular, más abierto, y pues, cuando salí del closet, fue un gran impacto ya que muchas personas más lo hicieron público, y me sentí muy bien.

Ahora soy uno de los estudiantes con más liderazgo en el colegio, y me volví un tipo de activista gay (por decirlo de alguna manera). Me preocupo de mi poder, autoestima y seguridad al caminar por el colegio, y ahora lo que digo se repite en los pasillos, esta vez, con admiración, incluso se copian de mis expresiones, y dichos, y opiniones, pero me gusta eso. Ahora, pareciera que tengo un cartel que dice PELIGRO, por el que nadie se mete con migo, pero al mismo tiempo un cartel que dice LUGAR SEGURO, con el que muestro que se puede tener confianza,

Ahora, la parte fea. Mi familia.

Pues… Fue difícil, el colegio estaba perfecto con migo, pero mis papás son muy homofóbicos, sí, SON. Un día cualquiera, le dije a mi mamá que tenia novio. Primera reacción: cachetada. Fue terrible. Mi mamá y yo solemos pelear a gritos muy frecuentemente, es parte de nuestro carácter, y de cosas sin sentido, así que mi papá y mis hermanos nos ignoran. Pero esta vez sí fue algo serio, después de esa cachetada empezamos a gritarnos, con ofensas e incluso me lanzaba ganchos, peines, la escoba, etc, y yo tengo la habilidad de esquivarlas.

El momento estuvo muy grave, hasta que llegó mi papá y mi mamá entre lloriqueo y grito le dijo “es marica”, y mi papá lanzó un puño que pude esquivar, gracias a mis habilidades de defensa personal. Salí corriendo de la casa, me fui muy lejos caminando, llamé al chófer, que de paso yo pago, así que mis papás no tienen poder sobre mí en eso, y me fui a la casa de mi novio, un alemán de mi edad, y estuve una semana en su casa, llorando eternamente.

El sábado me llené de rabia y fui a mi casa y me enfrenté a mis papás. Y me recibieron con una comida de chef, y blagh, así como comprándome. Empezamos a hablar, y pues preguntas de todo tipo “¿quién es el novio?” “¿cómo se llama?” “¿cuántos he tenido?”, y el típico “¿sigue virgen?”, pero todo con mucha calma. Me tratan de aceptar, aunque lo tratan de olvidar, no les gusta que les hable de mi novio como “mi novio” sino por su nombre, y les da como rabia cuando se toca el tema, pero lo controlan.

Mis hermanos son lo mejor. Soy el menor, el que me sigue era muy homofóbico, muy, pero cambió, y al más grande no le importó.

La familia de mi papá fue un desastre, empiezan a hacer chistes de gays, y así, pero me “aceptan”, de vez en cuando me preguntan por mi novio, e insisten en que lo lleve a todas las reuniones familiares, eso me hace sentir de alguna forma bien. La familia de mi mamá la amo con mi alma. Me acepta por quién soy y no les importa, se preocupan por mí, y me apoyan completamente.

Y bueno, esa es mi historia. Insisto gracias por esta página, deja liberarme, y ver otros puntos de vista. Espero esto ayude a alguien en su vida. Solo tengo 15, pero tengo mucha experiencia de la vida, de todo, y conozco muchos casos e historias, y quiero derramar mi sabiduría sobre todos. Gracias por tomarse el tiempo de leer.

photo by:
0 comentarios URL corta

Leo, 18 años, Curicó. Chile.

UntitledHola a todos! Me atrevo a contar mi historia después de leer increíbles experiencias de vida que les ha tocado vivir a muchas personas como yo, un seudo-joven confundido.

¿Por qué seudo? Porque la verdad es que no dudo sobre mi sexualidad, pero sí de mis pensamientos. Bueno, creo que lo iré explicando a medida en que avanza la historia.

Nunca he dudado de mi sexualidad, siempre he sabido lo que soy, pero siempre lo he ocultado. Cuando era pequeño inventaba que me gustaban las niñas, siempre estando consciente de lo que hacía, y sabiendo que algún día la bomba explotaría. En fin, a pesar de toda esa farsa, me molestaban por mis ademanes, los que eran femeninos no por el hecho de ser gay, sino que porque siempre he vivido con mujeres. Mi padre biológico nunca me quiso, por lo que nunca tuve una imagen paterna a la que imitar, ya que la copia es la base del pensamiento humano.

Entonces… ¿Qué más se puede esperar? Es por eso que creo que al igual que cada heterosexual, un homosexual se forma, es decir, la sexualidad humana es la respuesta a los estímulos a los que se está sometido en la infancia e incluso a lo largo de toda la vida, pues si no existiera el estigma que existe sobre la homosexualidad, saldrían varios bisexuales a la luz; y es debido a esto que creo que me gustan los hombres, porque los estímulos afectivos que recibía eran solo de mujeres, y por esta razón me llamó tanto la atención recibir un estímulo afectivo de un hombre; un hombre que me protegiera, que me hiciera sentir protegido en sus brazos, ser el amado. Como estas pueden existir muchas teorías sobre la sexualidad. Bueno, pero eso es solo una opinión.

Toda la vida me han hecho bullying, justamente por ser como soy, sin importar a qué colegio me cambie, siempre es lo mismo. Mi historia más relevante comienza cuando me cambié de colegio, donde tuve varios amigos hasta que me encontraron afeminado y me molestaron, me cambié al curso paralelo, y la historia se repitió, pero por lo menos me hice de una gran amiga que conservo hasta el día de hoy, ella sabe absolutamente todo sobre mí, lo que no sé si es del todo bueno, porque uno siempre tiene que guardar sus secretos.

La historia se siguió repitiendo (el bullying), pero en primero gané otra amiga que siempre me escuchó hasta mis sentimientos más estúpidos, fue a ella a quien primero le conté de mis amigas, eso fue como a los 17 años. En primero también fue el año en que tuve algo con un “amigo”, nos empezamos a tocar hasta que nos comimos, nos juntábamos en mi casa y siempre nos comíamos, hasta que un día me dijo que ya no le gustaba.

El año siguiente se sentó al lado mío por casualidad, y así como nos conocimos todo volvió a pasar, estuvimos así como un mes y me dejó, volvió a pasar un poco después de mediados de año y me volvió a dejar. Después de todas esas veces que me dejaba yo me sentía pésimo, al borde del desconsuelo. Y cada vez que me buscaba yo le decía que sí a todo, porque la verdad es que era muy guapo, y yo me sentía horrible, y no podía creer cómo un tipo así se podía fijar en mí. Lo más chistoso es que él no era gay, era “hetero”, tenía una vida sexual activa con un montón de minas, era así como el mariscal de campo de mi colegio, por eso creo que las personas más calientes, son siempre bisexuales.

Recién cumplidos los 15, mi tío (hermano de mi mamá) me obligó a contarle, o sea no de forma pesada, pero fue directo, le confesé, y le pedí que llamara a mi mamá y a mi tía (hermana de mi mamá) para contarles a ellas también. Se lo tomaron súper bien, me aceptaron y me dieron esperanzas de que la sociedad estaba cambiando y que podría feliz, cosa que todavía no creo posible a no ser que me mude a otro país, unos de los cuantos con que sueño conocer.

Me siguieron molestando hasta que pasé a tercero, cuando en verdad me empecé a defender. Ya nadie me decía nada, todo parecía estar bien, pero a pesar de ello caí en una depresión que todavía padezco, producto de la inestabilidad emocional que conlleva ser homosexual en una sociedad como esta, en la que siempre se mofan de los gays y jamás los incluyen, o sea está bien que se rían de nosotros, PERO CON NOSOTROS. Eso es lo que le falta aprender a la gente, que si se va a mofar de los gays, tienen que respetarlos y aceptarlos.

Sumado a esto, este chico volvió a comunicarse conmigo, nos volvimos a comer, todo era muy lindo hasta que se volvía a ir, y no regresaba hasta que él quería, porque cada vez que yo quería verlo me decía que no o simplemente me ignoraba.

Como si fuera poco, me enamoré de un compañero que era no sé, soñado, era masculino, tierno, protector, inteligente, algo sobrado, pero solidario. Y es súper frustrante porque después que me llevaba gustando como de hace un año, empieza a pololear, so… Heart attack.

La depresión es terrible, no sé si algún día saldré de ella, y lo peor de todo es que no sé si algún día alguien será lo suficientemente paciente como para soportar mis crisis y cosas por el estilo.

He salido de cuarto sabiendo qué quiero estudiar y por qué lo quiero estudiar, y me concentro en esto, porque es lo único que creo posible en mi vida, lo que me hace feliz, porque estudiar es lo único que me saca de mis problemas, así es, soy un nerd empedernido, odio las fiestas masivas, odio el fútbol y a los tontos (o sea tienes que tener inteligencia cognitiva o emocional, pero si no te esfuerzas por tener una, eres de estos típicos extremistas pinochetistas comunistas homofóbicos, aunque los comunistas son un poco más tolerantes), pero la depresión me jugó en contra y creo que no respondí a mi 100% en la PSU.

Creo que me tomaré un año para trabajar y reflexionar qué es lo que quiero, o mejor, mejorar lo que quiero, porque sé lo que quiero, pero no se adecua a mi realidad. En fin, me siento pésimo conmigo mismo, no me quiero, no me siento capaz de nada, ni que nadie me llegue a querer de verdad, quizás es porque exijo demasiado de la persona a quien pretendo amar, no sé, es algo enredado. Aun así tengo fe de que algún día, todo esto cambiará.

Ojalá que comenten, me sirve demasiado hablar del tema.

photo by:
2 comentarios URL corta

Mariana, 15 años, Chile.

Studio Portrait -  WillowHola, me llamo Mariana, tengo 15 años y vivo en Chile. Todo este rollo comenzó cuando me cambiaron de colegio, a uno de puras mujeres. Obviamente, cuando entré me dijeron que estaba lleno de lesbianas y me molestó un poco aquel comentario porque no era discriminatoria. El primer día de clases vi a una niña; era pequeña, delgada y muy piola (Ah, y tenía las puntas del pelo color morado) y ahí comenzó todo.

Yo no sabía qué hacer, no sabía lo que sentía y no sabía el porqué. Ya ha pasado un año y aquella niña simpática y linda se ha convertido en mi mejor amiga, y aún siento lo mismo que sentía cuando la vi. Después entró a mi sala otra persona ‘x’ y ocurrió de nuevo. Pero era distinto. Ella sí que era lesbiana, o sea, tenia polola.

Yo, destrozada, sin saber qué hacer, hablé con mi mamá (no utilicé la palabra lesbiana, porque no estoy segura de nada de lo que estoy sintiendo). Aún me arrepiento de haberle dicho a mi mamá: hubo un ”minuto de silencio” y no me creyó ni una sola palabra, y me dijo que como ella era mi amiga lo estaba confundiendo. Y yo estaba llorando y todo. Y aún así nada. Y creo que fue peor. Mi mejor amiga sabe todo esto, pero obviamente no sobre que ella me gusta desde hace mucho tiempo.

Un día descubrí una página para conocer gente por internet, se supone que es para mayores de edad, y me creé un perfil. Debo admitir que la página es muy buena y segura, pero yo sigo siendo una cabra chica. No me auto describo como lesbiana, pero cada día que pasa me siento así: lesbiana. No me llaman la atención los hombres, y si llega a pasar, es muy raro. Necesito ayuda y comprensión.

photo by:
0 comentarios URL corta

Camilo, 20 años, Cali. Colombia

Aug2012 155Pienso y sigo pensando acerca de esto que no me deja en paz, no sé por qué, aunque parezca inocente al decirlo, o descarado para otros, pero es una de las situaciones en la que supongo no quisieras estar, eso creo.

Me disculpo por tratarlos de “tú”, así siento más confianza en comentarles lo ocurrido, les pido encarecidamente un comentario, para así sentirme no tan solo y sentir que otra persona en el mundo piensa igual a mí.

Todo comenzó con un clic, en una cuenta de red social falsa que registré por curiosidad, por experimentar cosas nuevas. Todo comenzó agregando a un tal Juan, al de la foto sin rostro, al que según yo se parecía tanto a mí, por ser un chico normal de hormona alborotada en busca de probar si tus gustos hacia el mismo sexo son reales o solo hacen parte de la confusión adolescente.

Recuerdo tanto que desde el momento que abrí la cuenta, con nerviosismo y ansiedad, buscaba desesperadamente a otra persona que buscara lo mismo que yo, acostarse con otro por curiosidad.
Mi vida cambió, me distraía en todo, vivía en otro planeta y solo pensaba en conectarme al chat. Si me describo un poco podría decir que antes llevaba una vida re normal, una vida sin lados oscuros, era la persona perfecta para todos, el que no rompe un plato.

De pronto, un día contraté a un profesor de matemáticas para que me ayudara con un trabajo de la universidad, yo tenía que ir a su casa, que quedaba a una hora y media de la mía, recuerdo que iba tarde para la hora acordada, me citó a las 10 am y yo salí de casa a las 9 y 20 aproximadamente, me fue imposible llegar a esa hora, llegué faltando cuarto para las once, cuando llegué ya no se encontraba y perdí mi viaje.

Todo el mundo aseguraba que yo tomaría las clases, además, nadie conocía a mi profesor, así que nadie le preguntaría para cerciorarse si yo estuve ahí, ese fue el momento perfecto. Fui a buscar un café internet lo más pronto posible, la ansiedad no cabía en mí, yo parecía privado, fuera del planeta, solo estaba pensando en el momento en el que iba a estar con otro tipo.

Mi curiosidad por tener relaciones homosexuales comenzó cuando tenía 14 años, pero fue solo hasta estas épocas de mi vida que me arriesgué a experimentarlo. Quisiera aclarar que también tengo gusto hacia las mujeres, y he tenido relaciones con ellas. No me siento homosexual por completo, la verdad no sé qué es lo que siento.

Cuando encontré un sitio, me conecté de inmediato, comencé a conversar con todos mis contactos que andaban en las mismas que yo, sorprendentemente, en este tipo de chats hay toda clase de pervertidos, de todas las edades, y adolescentes como yo en busca de saciar su curiosidad.

De pronto, Juan me escribe, no lo había tratado antes, fue la primera. Me charló un poco de su condición y hallé en él tantas similitudes que me animaron a decirle si nos podíamos ver. Primero, para generar más confianza, decidimos compartir nuestras cuentas reales, cuando lo vi me generó confianza y acepté.

Quedamos en vernos en la terminal de buses, mis nervios estaban invadiéndome, pero mi curiosidad primaba. Cuando lo vi sentí muchos nervios, pero seguí adelante. Salimos de la terminal y me invitó a su habitación que quedaba cerca de ahí, fuimos caminando mientras conversábamos mucho, mi impresión fue muy positiva, no me generó desconfianza.

Cuando llegamos a la habitación me invitó a que tomara asiento en su cama mientras él conseguía unas cervezas, yo no podía de la ansiedad, solo miré a todos lados mirando su habitación. Cuando llegó se acercó y se sentó junto a mí, y solo comenzamos a besarnos, mi corazón latía a cien, todo era nuevo para mí. Ambos estábamos latiendo a cien, estábamos súper nerviosos, él solo me repetía que le encantaba, en realidad me sentía muy extraño, nunca un hombre me había dicho lo mismo.

Bueno, el resto se lo deben imaginar, solo puedo decir que terminamos en el piso de su recámara totalmente desnudos.

Cuando todo terminó me sentía mucho más confundido, lo único que hice fue vestirme, decirle adiós, salí de esa habitación y de esa casa y tomé un bus hasta un parque cercano a mi casa, mi cabeza ya no podía más, me sentía mal.

Ahora mis motivos de confesarlo son porque ahora tengo novia y la amo, y mi relación está mal con ella, el sexo no funciona y siento que fue por eso.

Yo sólo busco a otra persona como yo y que esté en la misma situación o similar, sólo busco a alguien que quiera desahogarse conmigo, entablar amistad o no sé, me siento muy solo con esto, no quiero llevarme todo esto a la tumba y el remordimiento de no haberle dicho a alguien.

Ese secreto sólo lo sabe mi pareja esporádica de aquel día.

Muchas gracias, muy buen sitio, felicitaciones!
Saludo desde Colombia a todos mis “parceros” de Chile
Espero que publiquen mi testimonio!

photo by:
1 comentario URL corta

Tamara, 18 años, Chile

Janice!Hola, primero que todo, muchas gracias por el espacio; yo creo que somos muchos los agradecidos por sus consejos. Soy mujer, tengo 18 y soy bisexual.

No tengo a quién más recurrir, ya que esto se trata de mi mejor amiga y yo. Desde que nos hicimos amigas tuvimos un feeling bacán, cada vez que nos veíamos nos abrazábamos y decíamos de juego que éramos lesbianas. En ese momento yo estaba muy enganchada de otra amiga, la Coté, y mi mejor amiga, la Dani, me ayudó mucho con ese tema y con mi sexualidad. De hecho, ella me ayudó a definir mi sexualidad y a sentirme cómoda con eso.

Siempre sentí una pequeña atracción por la Dani, pero me gustaba mucho la Coté, así que no pesqué esta sensación. A fines de mi último año de colegio, y el año que me empezo a gustar la Coté y conocí a la Dani.

Nos fuimos un grupo de amigas, entre ellas la Dani y mi otra mejor amiga, a la playa. En esos días mi mejor amiga me comentó que creía que me gustaba la Dani, le dije que sí, que un poco.

Al año siguiente nos acercamos mucho con la Dani, ella se puso a pololear con un hombre y nuestra relación se puso un tanto rara. Yo a veces sentía que me encantaba mirarla sonreír, pero me decía que no me podía gusta mi mejor amiga, ya que era mi único gran soporte. Le conté a la Dani que mi mejor amiga pensaba que me gustaba ella, desde ese día comenzamos a molestarnos entre nosotras, decir que nos gustamos, siempre es así. De hecho, su pololo se pone celoso de mí, porque cree que ambas nos gustamos, cree casi que tenemos relaciones (lo cree entre medio enserio medio en broma).

Siempre cuando la Dani le dice que me va a ver, el pololo le dice: ya, pero cuidado con cagarme. Yo nunca me pasé el rollo de que podría haber algo serio entre nosotras, ni siquiera nos hemos dado un beso; pero empecé a dudar cuando un día hablando con ella sobre lo que todos decían o que nos gustábamos o que nos queríamos mucho, ella viene y me dice que cree que vamos a terminar juntas. Luego me dijo que los polos opuestos se atraen y que nosotras somos opuestas o me dice que a mí me gusta ella.

No sé qué creer, yo niego lo que siento por ella porque no es recíproco, pero creo que si yo le gustara a ella sí empezaría a sentir cosas nuevamente.

Sobre su sexualidad, a ella nunca le ha gustado una mujer, pero creo que es heterocuriosa, le gusta esa cosa media sexy que se cree de las lesbianas; eso sí, me ha dicho que le gustan ese tipo de lesbianas masculinas (lo dice por si alguna vez le llegara a gustar una mujer), pero yo soy súper femenina.

Entonces no sé qué hacer, quiero gustarle, pero no sé cómo dar el primer paso, aparte una desilusión por su rechazo sería terrible para mí, ya que con la única que hablo abiertamente estos temas es con ella. Porfa, necesito saber si podría pasar algo, y cómo hacer para que las cosas lleguen a algo más que amistad. Este último tiempo quiero estar todo el rato con ella, quiero abrazarla, he tenido sueños un poco eróticos con ella, por eso necesito una segunda opinión sobre esto, no sé si dejar fluir mis sentimientos o negarlos y seguir con nuestra bacán amistad. Aparte, con la Coté (la amiga que mencioné al principio) tuve una desilusión muy grande, ya que el cariño que ella sentía por mí no fue reciproco, por eso no quiero que me pase lo mismo por segunda vez; porfa ayuda :)

photo by:
3 comentarios URL corta

Francisca, 17 años, Santiago. Chile.

Happy New Year!Hola a todos. Conozco esta pagina hace más de un año y creo que nunca me imaginé que iba a ser capaz de contar mi historia… pero aquí voy.

Desde 8vo básico empecé a dudar de mi sexualidad. Había un niño en mi colegio al que yo le gustaba, el era súper tierno conmigo, me escribió hasta una canción… Pero, a mi me daba como “asco” imaginarme teniendo algo más que una amistad con él. Desde ahí empecé a darme cuenta de que me gustaban las mujeres, y que desde siempre había sido así. Cuando niña, me juntaba solo con niños, jugaba fútbol, y encontraba lindas a varias de mis compañeras (en 1ro básico). Siempre fui diferente al resto de las niñas.

Durante 8vo, I medio y parte de II, tenía la duda de que era lo que realmente me gustaba, si es que era hetero, lesbiana o bisexual. Creo que todos lo notaban, porque a mediados de II medio un par de amigas me preguntaron si me gustaban las niñas y les dije que sí. Se lo tomaron súper bien y nunca fue tema. Fue la primera vez que empecé a caminar hacia fuera del closet.

A principios del 2013, conocí por facebook a una niña 8 años mayor que yo. Nos hicimos super amigas, y unos meses después nos conocimos en persona. Ella era de región y yo de Santiago, así que comenzó a viajar para verme. Al poco tiempo empezó a venir a mi casa, conoció a mis papás, a toda mi familia y se llevaban muy bien.

El 2014 nuestra relación cambió. Pasamos de ser “mejores amigas” a ser algo más. Me gustaba, y yo a ella (cuento todo resumido para no alargarme tanto). Pero, obviamente tuvimos que mantenerlo como secreto, porque yo tenía 16 y ella era mayor de edad. Siguió viniendo a mi casa, siempre como “mi mejor amiga” e incluso yo viajé en algunas oportunidades a su casa.

Para nuestro primer mes de pololeo, me regaló un librito que contenía toda nuestra historia, y que se suponía que yo tenía que seguir escribiendo hasta que cumpliéramos 6 meses, y ahí yo se lo devolvía y ella seguía escribiendo. Así fue, y se lo devolví. A las pocas semanas de habérselo pasado su mamá lo encontró y lo leyó todo, sí, todo. Supo todos los detalles de nuestra vida que no debió haberse enterado. Fue un show, y fue terrible para mi polola. Tanto así que en los próximos días se cambiará de casa donde un amigo.

Todo me bajoneo MUCHO, porque su mamá y su hermana me odiaban prácticamente y no querían saber nada más de mí, querían que termináramos. Se me notó tanto lo triste que estaba, que mi mamá anoche me preguntó que me pasaba. Fue SUPER, SUPER, difícil, pero le dije que tenía que ver con “mi amiga”. Mi mamá me hizo preguntas sobre de qué se trataba el tema, porque yo no me atrevía a decirle. Al final, adivinó que tenía una relación con ” mi amiga”. Se lo tomó bien, dijo que lo importante era que yo fuera feliz, pero que tenía que ser responsable con mis actos. Y hoy me dijo que tenía que hablar con mi papá. Es lo que me da más miedo. Aún no sé cómo se lo voy a decir, ni qué voy a hacer. Tengo miedo, necesito fuerzas. Espero que salga todo bien.

Si algo tengo claro es que a mi polola no la voy a dejar nunca, aún cuando toda mi familia estuviese en mi contra.

Necesito buenas vibras y que todo salga bien. Gracias por leer :(

photo by:
2 comentarios URL corta