En JovenConfundido.com buscamos proveer de información a jóvenes con dudas sobre su orientación sexual, ya sea una mera confusión adolescente o un secreto terrible guardado por mucho tiempo.

No está dirigido a activistas, ni a investigadores, ni a quienes dicten cátedra porque tengan todo resuelto. Ver más

Sebastián, 21 años, Viña del Mar

depositphotos_28743295-Lost-boy-staring-at-the-treetopsCreo que todo parte desde que nací! Tal vez no me gustaban los hombres, pero me gustaba robarles las muñecas a mis primas, tenía algunos gustos que me hacían distinto para el resto. De hecho, me acuerdo que tenía que esconderme para jugar con las Barbies, porque si mi papá las veía me pegaba y me retaba, y mi abuela paterna me botaba todo lo que encontraba que era más femenino.

El contexto de mi familia es el siguiente. Es una familia acomodada de Viña, por parte de mi padre son con descendientes de Nazis, y por parte de mi mamá hay muchos casos de homosexuales, pero es todo tabú. De hecho mi tío, el hermano de mi mamá es y le costó asumirse, se metió a cura para esconderlo y murió.

Fui creciendo y siempre supe que me gustaban los hombres, pero no decía nada. Estuve en tres colegios y en cuál de ellos me hicieron más bullying por mi condición, no sé!!! En ese momento estuve de un psicólogo en otro, todos me sirvieron, no te miento, eran los únicos que me entendían.

Un día desperté en la mañana muy angustiado porque estaba con la necesidad de decirles a mis padres de mi homosexualidad para que me entendieran, les conté y se lo tomaron bien, me dijeron que me querían como fuera. Igual no cambió nada, yo pensé que desde ese momento iba a poder ser yo y no.

Luego entre a la u y duré tres meses, porque no sabía ni tomar una micro, le tenía miedo a todo, mi psiquiatra encontró un centro que se especializa en el trastorno de personalidad en Santiago, llevo un año y me ha servido mucho. Ahora estoy en proceso y dispuesto a conocer gente, es lo único que quiero, ayudar a personas que hayan pasado por lo mismo que yo.

Creo que lo que más daño me hizo fue la religión, porque me hacía sentir un pecador y si crees en Dios, él no juzga y ser Homosexual no es nada malo, es solo una característica más. El problema lo tiene el resto.

Todavía no me ha tocado la puerta el amor, espero encontrarlo pronto… la historia seguirá

0 comentarios URL corta

Juan, 22 años, Montevideo. Uruguay

Peter HayesHola, buenas noches al equipo de JC. Me llamo Juan, soy de Montevideo, Uruguay. Acudo a este sitio para contar mi historia y sobre todo encontrar respuestas. Tengo 22 años y desde hace algunos años me viene atormentando algo que muchas veces me provocó depresión y estados de ataques de ansiedad por no saber que me pasaba.

El tema es que me siento heterosexual, pero tuve un episodio a los 13 años en el cual me sentía plenamente gay, quería estar con un chico, ya que me producía curiosidad saber qué se sentía, cabe destacar que esto es a causa de que más chico me tocaba con un compañero de escuela en el baño y la experiencia me quedó marcada.

En la etapa de secundaria, a mis 13 años, fue bastante difícil, ya que fui humillado varias veces y muchas de ellas fueron cuando un compañero de clase me tocaba la cola constantemente, ya que según él tenía cola de nena y otros compañeros le daban la razón. Al principio me daba bronca, porque no sabía defenderme y no quería decirle a nadie para no ser más humillado, pero pasado el tiempo los manoseos de mi compañero extrañamente empezaron a gustarme, a excitarme y ya no le reprochaba, sino que no sé por qué sólo le sonreía.

A menudo llegaba a casa a masturbarme pensando en él y cada día sentía más atracción por los hombres. Esto pasó por un tiempo y luego volví a mis hábitos de heterosexual, aunque al cabo de un tiempo empecé nuevamente a sentir ganas de estar con alguien de mí mismo sexo, lo que nunca hice por miedo a que solo fuera una obsesión o algo.

Descubrí un chat gay, en el cual muchos me ayudaron en mis confusiones y otros sólo intentaban llevarme a la cama. Mi cuerpo temblaba sin parar, mientras sentía una mezcla de deseo y culpa. La culpa era la que ganaba al final, me sentía mal por hablar con gays, por llevar una “doble vida”, por excitarme con hombres.

El tiempo pasó, tengo 22 y aún en ocasiones chateo con gays, aunque me produce culpa, angustia y como una especie de humillación. Varias veces sentí que debía ser gay o bisexual, pero la idea no me agradaba y la descartaba. Para agregar, a los 19 olvidé todo este asunto hasta que por problemas de trabajo conocí a un abogado, el cual me quiso ayudar a buscar otro trabajo y me pidió mi currículum y se lo mandé por mail. Luego le envié un texto para confirmar si el mail había llegado y en escasos minutos este hombre empieza a tirarme indirectas para vernos, a lo cual me negué y no le escribí más, hasta que la curiosidad y el deseo de hablarle me llevaron a escribirle. Ahí descubrí que él era bisexual y que yo le había gustado.

Este hombre logró que le hablara de mis dudas sexuales, trató de “ayudarme” y por poco casi acepto su propuesta de experimentar una noche con él para ver qué sentía. Pero empecé a sentir culpa, lloraba, me trataba de marica y muchas cosas más, hasta ataques de ansiedad en plena calle tuve y decidí ya no hablarle jamás. Esta culpa me persigue hasta ahora y,  para colmo, cuando pienso que el año pasado había superado todo gracias a un psicólogo.

Perdón por lo extensa de mi carta, pero necesito ayuda, alguien con quien pueda hablar de mi sexualidad con plena confianza, porque esto me tiene triste, tambaleante y sin rumbo! Espero puedan responder pronto y ayudarme. ¡Por favor! Desde ya, muchas gracias.

* Joven Confundido se puso en contacto con Juan para orientarlo, explicarle la diferencia entre orientación y conducta sexual, y entregarle herramientas de apoyo.

photo by:
0 comentarios URL corta , , , ,

Felipe, 16 años, Chile

Aug2012 163Hace un tiempo encontré esta página, y creo que de verdad es bastante interesante, y de alguna forma nos ayuda, gracias.

Quisiera contar también parte de lo que he vivido. Tengo 16 años, igual no es mucho, pero no creo que sea para menos lo que me ha pasado, aunque no es distinto a lo de muchos, y sé que aun así hay cosas peores, por lo que en cierta parte estoy agradecido.

Nací en un hogar cristiano, prácticamente toda mi familia nuclear y externa es cristiana… Desde pequeño siempre fui un niño “normal”, entre comillas porque es algo subjetivo, hay cosas que son normales para algunos y para otros no. Con una madre, pero con un padre ausente, que nunca formó parte de mi vida ni de la vida de mis hermanos. Soy el hijo menor de cinco.

Entre los 5 y los 14 años fui abusado sexualmente por un primo mayor, lo que eventualmente se convirtió en violación. Recuerdo que cuando era pequeño no lo veía como algo raro,  los niños son inocentes y no saben con exactitud todas las cosas.

En la medida que fui creciendo me di cuenta de que no era normal, ya empezaba a oír las conversaciones de los grandes, hablaban de la homosexualidad, que era un pecado, condenado al infierno. Recuerdo que eso me quedó marcado y sentí miedo, ahí supe que lo que me hacían estaba mal.

Me sentía sucio, cochino, nunca quise contar nada a mis padres porque me daba vergüenza, creía que no era importante lo que me pasara. Cada vez que ese hombre me tocaba luego iba al baño y lloraba. Decía: dios, hasta cuándo! me sentía realmente asqueroso.

Lógicamente, eso afectó a mi vida social, mi desempeño y comportamiento. Se van desencadenando situaciones, bullying, aislamiento, me llevaba mejor con mujeres que con hombres, el tema de dios me dolía bastante, no quería ir al infierno, vivía preocupado. Mi infancia fue estresante, lo que hizo que brotara en mi psoriasis, aunque ya la tenía porque es hereditaria, pero no brota si no se sufre stress.

Crecía de a poco y en el colegio nos comenzaron a pasar el tema de las enfermedades de transmisión sexual, ETS e ITS. Cómo sufrí con eso, vivía en constante preocupación, pensaba que quizás podía tener otras enfermedades que no presentaran síntomas… lloraba cuando estaba en el baño y me revisaba el cuerpo.

Muchas veces pensé que yo me buscaba que me hicieran esas cosas. Esa gente juega con tu mente para hacerte sentir culpable y mantenerte callado. De a poco crecía y crecía, con bullying, pero siempre dando lo mejor de mí. Cuando ya no podía más, me encerraba en el baño y me miraba en el espejo, me decía llorando: “Felipe, tú eres fuerte, tú puedes soportar esto y mucho más, eres un luchador de esta vida, vamos que se puede mi amor”. Era como una especie de psicólogo para mí mismo.

A los 15 años, en una discusión con mi mamá, exploté y no pude más, solté todo, le conté que había sido abusado y por quien. La familia se fue a la mierda, desde ese momento ya nada fue igual. Mi mamá cayó en depresión. Aunque ya les había contado a mis dos hermanos más cercanos, como que no le dieron mucha importancia. También le conté a un primo, él me ayudó mucho, y ahora lo guardo como una persona muy especial para mí.

Entré al liceo en segundo y quise ir al psicólogo también, estuve un año con terapia y puedo decir con certeza que me sirvió bastante. La psicóloga siempre me dijo que había sido bastante fuerte por haberlo contado a esa edad, porque generalmente los jóvenes callan y lo cuentan cuando son mayores y ya han sufrido mucho y es más difícil de tratar. Me dijo que incluso algunos ni siquiera lo cuentan y se quedan con eso todas sus vidas, un tomento eterno.Ahora puedo decir que ya está superado el tema de abuso sexual.

Cuando le conté a mi mamá, le expliqué mi temor de haber contraído alguna enfermedad y me llevó al doctor para hacerme exámenes, y gracias a dios estoy sano. Al fin terminaba mi tormento con las enfermedades, que no son para menos. De a poco todo volvió a un orden, a veces había caídas, alguien lloraba, pero nos levantábamos juntos.

Siempre me habían atraído los niños, y las niñas menos, aunque me consideraba bisexual, nunca lo quise decir a nadie porque la sociedad es una mierda, y aun es mal visto. Entré este año a tercero, estoy estudiando gastronomía para salir con mi título técnico de la media, luego entrar a la U, tengo mi proyecto de vida ya escrito, solo falta realizarlo.

Este año me enamoré de un niño, que también es bisexual y con una historia parecida, pero eso no es lo importante. Ahora lo que viene es que soy bisexual, por lo tanto pecador, por lo tanto estoy condenado al infierno. ¿De verdad dios me castigará por amar a alguien que de mí mismo sexo? Diosito, creo que el infierno lo hiciste para la gente que se despierta queriendo asesinar, queriendo violar, queriendo hacer daño…¿De verdad aborreces que ame a alguien?

Me trato de autoconvencer que solo en la biblia dice eso porque los apóstoles que la escribieron eran humanos, y también pudieron haber sido llevados a sus ideas, no es imposible… creo en dios, sé que existe, lo amo y sé que me ama, a pesar de todo, y no creo que me vaya a ir al infierno, no lo quiero tampoco y no se lo deseo a nadie, pero siento que viviré con la incertidumbre de saber si seré condenado o no.

A mi familia intenté explicarle el tema de la sexualidad, pero fue para peor.  Pasé un muy muy mal momento, así que no volveré a tocar ese tema por unos años. Ellos no saben que se siente al ser así, no pueden opinar, no me pueden juzgar, sólo me resta vivir mi vida como mejor pueda, sin hacer daño, sin armar escándalos, queriendo y amando a los demás. En el camino me encontré con tres grandes personas que ahora son mis mejores amigas, con las que puedo contar y ellas saben que cuentan conmigo. La amistad y el amor son cosas hermosas ¿por qué la gente es tan egoísta? Ahora me dedico a vivir y a disfrutar de las pequeñas cosas hermosas que nos da este mundo, hay que cuidarlo.

Si alguien se dio la lata de leerme, gracias. Quiero que sepas que tú, personita que esta detrás de esta pantalla, eres hermosa, eres fuerte, tienes una fortaleza inmensa, quizás ni sepas que la tienes. ¡Vamos que tú puedes! Este mundo está hecho para valientes, seamos valientes juntos! Jamás te rindas, por favor. El suicidio no es una opción. ¡La vida es muy hermosa para desperdiciarla así, tú vida es hermosa para desperdiciarla así! Sólo tienes que saber llevar las cosas.

Si tienes algún problema parecido al mío, sólo háblalo, parte por algún familiar cercano de confianza, no necesariamente tiene que ser al tiro con tus padres. No esperes a tener 20 o más años para decirlo. Porque ahí ya será tarde, y más difícil sanar y te darás cuenta que todo pudo haber sido diferente si hubieras hablado. Te deseo lo mejor, que tu vida de ahora en adelante esté llena de felicidad, a pesar de todas las pruebas… Quiérete, amate, te lo mereces.

photo by:
4 comentarios URL corta

Fabián, 17 años, Chile.

IMG_3222Creo que soy bisexual, me siento así. Aunque ahora me enamoré de un chico, tiene 15 años. Todo comenzó más o menos cuando tenía 11, era verano, mi familia iba a la playa, todos juntos, y mi primo de 16 llevó a su amigo de la misma edad, no lo sé, pero me gustaba mirarlo, me simpatizó e incluso me daba vergüenza, no sé por qué.

A los 13 eran más fuertes esos sentimientos, pero los tomaba como que quería hacer amigos. A los 14 acepté esos sentimientos, aunque en un campamento de verano me hice amigo de una chica, de 12, y la besé en su cabaña, fue como todo primer beso, con el corazón saltando. Además, me tocó compartir cabaña con un chico, era lindo, delgado, pelo negro, ojos azules, bueno era lindo y extravagante… tuvimos que compartir cama ya que rompí la mía.

Jugábamos, nos divertíamos, y nos dormimos, uno en la cabecera y el otro a os pies, y quería tocarlo, pero no sabía cómo, fue de a poco, el aun despierto me correspondía, me fijé que tenía las mejillas coloradas… pero al otro día no hablamos del tema, y nunca más lo volví a ver.

Todo bien, aunque en primero y segundo tenía que ducharme con mis compañeros desnudos y me sonrojaba, típico de joven, ahora no.

En octubre del año pasado le dije a mi amigo lo que sentía, él me aceptó y me ofreció ayuda, y en mi gira de estudios en 3ro medio le confesé a mis compañeros en el bus que era bisexual, se sorprendieron y algunos lo aceptaron y otros no sabían cómo tomarlo, pero en general bien.

En enero me hice amigo de un chico, nos divertíamos, hablábamos, íbamos a la piscina, y teníamos tanta confianza que le dije lo que era, él me aceptó y me siguió tratando igual. En marzo salimos al cine, nos divertimos como nunca en el Mall y al final me dijo: “Sabes, me gustaría besar a un chico para probar”.  Le pedí si podía besarlo una vez y aceptó. Al final nos besamos como siete veces esa noche.

Pasamos por amistad, después amigos con ventaja, pero esa amistad creció y creció, era una gran amistad, y con lo de amigos con ventaja como que se mezclaron ambos sentimientos y terminamos enamorados. Pasamos por varias problemáticas, casi nos separamos tres veces, pero no pudimos, porque nos amamos, es la primera persona de la que he estado enamorado y lo mismo le pasa a él.

photo by:
2 comentarios URL corta

Samuel, 17 años, Caracas. Venezuela.

Cool portriat, even cooler treeHola, mi nombre es Samuel, soy de Caracas y tengo 17 años. Soy bisexual, siempre lo he sido. Desde los cinco 5 sentía algo por los hombres, primeramente mis amiguitos del escuela. Pero no me consideré gay ni bi hasta los 14 ó 15 años.

Cuando veía a los gays pensaba que estaba mal y cuando me di cuenta de lo mío, pensé que era pasajero.  A los 14 fue  cuando descubrí el término bisexual y me sentí identificado.

Mi familia es cristiana, vivo con padre y hermana. Ellos no saben esto.

Lo otro es que estoy CONFUNDIDO, porque si he vivido una vida con baja autoestima, problemas emocionales, a veces creo que eso me ha llevado a ser bisexual. Pero en realidad creo que eso ya venía desde pequeño, el año pasado.

Me he intentado “curar” porque no encajaba en mi religión,  porque me sentía condenado o simplemente creí que la bisexualidad se trataba de perversión, etc. Caí en terapias reorientativas, pero después de una semana me salí, porque me dieron síntoma de depresión y angustia. Era ilógico, así que después me acepté.

Me da mucho miedo vivir callado, pero jamás le quiero contar esto a mi padre U_U, será cuando sea grande. Vivo inseguro, siento que no hay felicidad, estoy como en una cárcel rodeado de cristianos, no tengo oportunidad, descaradamente tengo amigos homófobos. A veces el tema me da pena y me siento hipócrita.

Finalmente, he comprendido que la bisexualidad no es mala para mí, pero se me dificultad vivir así, ya que me siento mal por la religión y pienso que esto es pasajero o que yo no v303iviré feliz.

*Joven Confundido se puso en contacto con Samuel para entregarle apoyo y orientación. Nuestra organización condena todo tipo de “terapias” que intenten cambiar la orientación sexual de las personas, éstas están prohibidas por la Organización Mundial de la Salud y se ha comprobado que además de no ser efectivas, provocan un enorme daño a la salud mental de quienes son víctimas de estos tratamientos.

photo by:
1 comentario URL corta

Patricio, 24 años, Arica. Chile

Patrick Stump part 3Me llamo Patricio, tengo 24 años y estudio Ingeniería en la ciudad de Arica, Chile. Desde hace años luchaba contra mí mismo, porque tenía una atracción con los hombres y no con las mujeres, incluso cuando tenía 17 años anduve con una amiga, pero no duro mucho.

Al entrar a la universidad fue todo distinto, era otro ambiente, más liberal si se pude decir. Pero siempre estaba a escondidoe lo que era realmente y la típica pregunta “¿y cuándo la polola?” ya me cansaba y me daba rabia….

Empecé a conocer a un par de amigos gay por redes sociales, pero nunca sentí atracción. Después de seis años encerrado en el closet, ya me acepté y dije que era gay, el año pasado, con 23 años, me animé a contarle a mi mejor amiga que era gay. Fue algo tan genial, me saqué un peso de encima, ahora con ella nos contamos todo, somos inseparables.

Y en el verano del 2015, con harta fuerza, porque soy bien tímido y nervioso, les conté a mi madre y hermanos que era gay. Me esperaba algún reto o algo feo, pero no, mi mamá y hermanos me abrazaron y me dijeron que me apoyarían en todo. Todo eso fue un gran alivio, pensé que por fin podría ser feliz y por una parte lo soy, pero algo me falta.
Pensé que contándole a mi familia y amigos cercanos podría por fin encontrar a alguien, por un tiempo usé redes sociales gay, pero me cargó… sólo querían sexo y yo quiero algo serio.
Mis amigas pololean y cuando salgo no me gusta salir con sus pololos, porque toco el violín y me carga, en este tiempo he sentido una angustia terrible, como que me quedaré solo, nunca encontraré a alguien como yo. No soy de ir a discos gay y pinchar con cualquiera, sé que hay gente piola que también tiene miedos o son tímidos pero, como yo, aun no salimos 100% del closet.

Hay veces que me pongo a pensar que quedaré soltero por siempre y me deprime mucho, porque a todos nos gustaría tener a alguien que nos apoye en cualquier circunstancia, pero bueno… así con la cosa, aun espero a esa persona, el problema es que sé que no llegara a la puerta de mi casa :(

Ese mi testimonio, después de 24 años, salí del closet pensando que encontraría a alguien, pero aún no. Lo bueno que cuento con el apoyo de mi madre y hermanos, y ellos siempre están pendiente de lo que me pasa.

Bueno, saludos :)

photo by:
2 comentarios URL corta