En JovenConfundido.com buscamos proveer de información a jóvenes con dudas sobre su orientación sexual, ya sea una mera confusión adolescente o un secreto terrible guardado por mucho tiempo.

No está dirigido a activistas, ni a investigadores, ni a quienes dicten cátedra porque tengan todo resuelto. Ver más

Artículo

 

Artículo

 

Información

Estimadxs Amigxs:

Esperamos como equipo que se encuentren súper bien. Como se habrán dado cuenta, durante las últimas semanas hemos estado publicando de manera esporádica en nuestro sitio. Esto se debe principalmente a que estamos con una baja de voluntarixs que nos ayuden a responder las preguntas que constantemente nos están llegando.

Si lees nuestro sitio y te gustaría contribuir a muchxs jóvenes que nos leen diariamente, escríbenos a nuestro correo contacto@jovenconfundido.com …Nos ha pasado que hay interés de personas, sin embargo hay un proceso para que puedan ser parte del equipo.

 

Les reiteramos las disculpas por no estar al 100%, pero durante los próximos días ya vamos con todo.

 

Un abrazo

Equipo JC

0 comentarios URL corta

Antonio, 25 Años. Chile.

Friendly Young Man

Estoy en esos momentos de mi vida en que necesito vaciar todo lo que siento, transmitirlo a otra persona o por último dejarlo acá y que lo lean. Ojalá alguien empatizase con mi historia.
Durante toda mi vida he sido quien soy y he sentido esto que siento, y la verdad me sorprende haber llegado hasta este punto, me sorprende conocer un limite que no me permite seguir avanzando, siento una constante angustia, mis sentimientos no corresponden a mi razón y lo que pasa es que durante todo este tiempo me he cavado mi propio infierno, he sido el principal responsable de mi propio odio y no aceptación, soy en esta vida el único cómplice que tengo y el único que sabe realmente de mis propias palabras que soy gay.
También soy el primero en reaccionar reacio frente a esta condición sexual, y es que claro, cómo podría mostrarme de acuerdo frente a la causa de mis complejos, temores, mentiras, al punto que he formado una vida que ni yo conozco, una vida que no existe, que denota sentimientos que no le corresponden a nadie y así mismo he aprendido a sufrir en silencio, a guardarme cada palabra, intentar ser alguien normal que tiene una vida normal y no se le puede juzgar.
Me estaba yendo bien con eso, por un instante no me importaba, la pasaba bien, iba de fiestas y todo estaba bien, pero llega el punto en que tu corazón cede mas rápido que tu y se apodera de todo lo que haz construido, porque más allá de una condición sexual, existen sentimientos de amor que corresponden a esa condición y a mi al menos, todos esos sentimientos, los cuales son cada vez más fuertes, se vuelven más dolorosos porque son realmente platónicos, son incompatibles, amar un hombre que nunca te va a amar, tenerlo en la mente todo el día es algo que no estaba predispuesto en mis planes.
No puedo hacerme cargo de mi dolor constante, y tampoco puedo controlar no amar a nadie, porque esto que siento es algo tan involuntario, que no entiendo cómo dejar de hacerlo, cómo dejar de sentir, cómo estar en paz conmigo mismo, como estar en felicidad, poder hallarle un sentido a esta vida revuelta. Qué ganas tengo de poder aprovechar toda esta emoción que me sumerge, poder expresarla, y es que ni me atrevo a dejar salir ni un aliento de mi condición sexual a nadie. Tengo 25 años y les digo que esto esta perturbando mi vida, se me han quitado las ganas de comer, las ganas de salir, las ganas de compartir con cualquier factor de esta vida falsa que he creado, estoy harto de ser el hombre heterosexual, el que inventa minas, el que es canchero, ese que es intachable, estoy harto de andar con este escudo que más que protección, me causa daño y cada día que pasa es más pesado.
He tenido una vida gay toda mi vida en silencio, he amado a mis mejores amigos en silencio, he disfrutado y me he conformado con tener su compañía y sentir su cercanía el mayor tiempo posible, aunque eso signifique simplemente compartir una cerveza y risas, para mi tuvo que ser suficiente, porque no puedo exigir más, no me puedo salir de mi personaje y deshacer mi vida así. No puedo tirar todos estos años de mentira por la borda. Y es que no creé esta mentira para algún día destaparla. La verdad nunca he querido ser gay, y siempre he sufrido por eso, hoy más que nunca siento un dolor inmenso, pero soy cobarde, soy realmente cobarde, el solo hecho que alguien me señale y me reduzca totalmente diciéndome gay, preferiría quizás en ese mismo instante dejar de vivir.
A veces hago planes, a futuro claro, pero luego todo se derrumba, pierdo el sentido de mentir, y pierdo el sentido de decir la verdad, no tengo energías para seguir concretando mi vida de ninguna forma.
Sinceramente estoy en un punto de mi vida en que me siento mal emocionalmente, y me cuesta no traspasarlo a las cosas que hago a diario, estudio, trabajo, vida social. Nada me complace y nada me va a complacer mientras no pueda ser yo.
Gracias a quienes me leyeron y de ante mano me disculpo por mi redacción, solo escribí lo que sentí.

photo by:
5 comentarios URL corta ,

André, 23 años, Molina. Chile.

happyHace tres años, envié un testimonio a esta página, en ese entonces quería expresar mis miedos, mi angustia si así se quiere; por ello, o quizá solo por inseguridad, lo escribí bajo otro nombre…

En aquella oportunidad hablé de mi pieza, de cómo ella constituía un pequeño y perfecto mundo en el que me sentía cómodo, mi propia y física zona de confort. También hablé sobre mi personalidad, me auto definí como “misántropo” y describí a mi familia, diciendo que salir del clóset era una acción egoísta para con mi madre quien no merecía que mis problemas le arruinaran su pequeña y perfecta vida.

Desde aquellas líneas la vida me ha cambiado en varios aspectos, sigo sintiéndome más cómodo en la soledad que en compañía, pero he aprendido que eso no es malo y que la felicidad no está en “encontrar al otro”. Mis amigos se han convertido en mejores amigos y he sabido crear nuevas relaciones con gente que nunca pensé en conocer.

Salí del clóset completamente, me tomé los tres años y he hecho las cosas a mi ritmo… entendí que el ser egoísta no es siempre malo, que esta vida es mía y que no podía dejar a otros vivirla en mi lugar.

No es fácil a veces, pero los beneficios superan a los malos ratos. Hoy me siento bien con quien soy y con quien quiero ser.

Escribo en esta ocasión para dar las gracias, a todos quienes contestaron ese testimonio y a todos quienes trabajan para hacer de este mundo un lugar más diverso, tolerante y respetuoso. Eso incluye a quienes administran esta página.

Hace un rato un amigo me ha dicho que es gay, me lo ha dicho porque por primera vez en su vida se ha dado cuenta de que no hay nada malo en decirlo, él recién comienza su viaje. A mí me falta mucho, como a todos, pero al menos puedo decir que luego de estos años, el mío es un viaje feliz… por eso quise escribir de nuevo, para dar las gracias y para decir a quienes lo necesiten que vale la pena…. ser uno mismo vale la pena.

photo by:
0 comentarios URL corta

Juan, 17 años, Colombia

Lonely.De niño siempre viví con mis abuelos, desde que nací hasta los 12 años. Mi mamá hizo su familia aparte con su esposo y dos hijos más y mi papá vivía lejos y nos veíamos muy poco. Él me quería mucho, pero cuando tenía 6 años lo mataron.

Mis abuelos me dieron lo necesario, pero tuvieron un pasado triste y no fueron muy amorosos, no los culpo, pero a veces quería que alguien me abrazara y me dijera que me quería. Tuve problemas sociales con mis compañeros de salón, me sentía rechazado, quería irme de ese lugar, hasta que convencí a mi mama y me fui a vivir con ella. Peleaba con mi padrastro y con mis hermanos menores, me llevaba muy mal con mi mamá, la hacía sufrir mucho, no fui el mejor hijo, era muy mal genio, compulsivo y grosero, me siento culpable de haber sido así con ella.

Me fui de la casa a los 14 años, viví con una prima de 23 años que me hacía sentir muy mal, me humillaba, me pegó varias veces, me sentía solo. Entré a otro colegio y por esa época empecé a sentir atracción por chicos de mí mismo sexo, siempre me gustaron las mujeres. Poco a poco me gustaban más los hombres, pero me sentía muy mal después de masturbarme.

Volví a Bogotá donde mi mamá, entre a un trabajo donde habían gays, trans y lesbianas y me sentí bien. Aceptaba que era gay, pero solo en el trabajo me sentía aceptado, sentía que me querían, trabajé un año y ahí me empecé a llevar bien con mi mamá (ella no sabe nada).

Conocí a un hombre me gustaba mucho, soñaba con él, pensaba mucho, me enamoré y dije convencido soy gay. Nunca le dije nada hasta tiempo después. No he estado nunca con un hombre, he besado unos tres y me ha gustado, pero hay algo dentro de mí me dice que “soy hetero, que es normal, que ya me pasará, de pronto si me meto con un man me decidiré, y si me consigo una novia, y se me pasa esta confusión”.

Buscar respuestas por Google me confunde más, pero no tengo donde más acudir.

Mi mamá se fue de Bogotá con su familia y yo vivo solo acá, hay días que pasan y no menciono una palabra, estoy demasiado delgado, enfermo, me siento mal al ver mi cuerpo, tengo la autoestima vuelta mierda y no sé qué hacer. He sido una persona muy alegre, pero esto junto a otros problemas me acompleja demasiado. Sé que soy fuerte y lo sigo siendo, no soy el más sufrido, pero me duele y me siento débil, pienso demasiado.

Me hizo y me hace falta mi mamá, no tuve siempre una relación buena con ella, aunque  hoy es mejor.  Tal vez me hizo falta afecto, soy una persona seca, terca, orgullosa,  me imagino que por la depresión a veces tengo cambios de humor; quisiera ser más afectivo con la gente, más social, me hace tanta falta mi papá ahora.

photo by:
1 comentario URL corta

Matías, 20 años, Santiago. Chile.

DanielYo ya tenía mis dudas cuando ya tenía unos catorce o quince años; aunque no siempre fue así, tenía relaciones no sexuales con mujeres, me llegaron a gustar algunas e incluso amar, pero con el crecimiento y la búsqueda de una identidad sexual comienzan esas dudas existenciales de definirse dentro de una etiqueta. No digo que esto sea malo ni bueno, a mi modo de ver, la gente se siente más cómoda dentro de ellas, diciendo “soy gay” o “soy hétero” pero nunca un “no sé lo que soy”. Esto es casi equivalente a elegir si te gusta el blanco o el negro o lo azucarado o lo salado. Cuando ya tenemos esto planteado y pensado comenzamos a definirnos por lo que somos.

Salí del clóset a más o menos dos años atrás, en ese tiempo yo llevaba una relación con una muchacha aun teniendo mis dudas. En mi inconsciente ya sabía que era gay, pero no quería admitirlo; no por mí, siempre me ha dado lo mismo lo que piense la gente, sino que la escondía por la sociedad en la que vivimos en Chile. Esa sociedad que si bien se dice ser “abierta de mente” siempre esconde esos rencores de que “ahh, mi compañero es un mariquita, es gay”, Lo que quiero decir, que podemos conocer muchas personas open-minded, pero aun así les importara la preferencia sexual del otro. Bueno, con esta persona estuve unos cuatro meses de pololeo cuando repentinamente termino con ella, yo sabía que no me gustaba, que no me gustaba ella, no como persona, sino que era mujer y a mí me gustaban los hombres.

Yo recién me definía como homosexual y al tener mi comportamiento tan liberal decidí no esperar más y salir del clóset; le conté a mi amigos más cercanos y de a poco el chisme de que yo soy gay era sabido por todos. No quería contarles a mis padres, me daba miedo, terror de lo que pensarían, incluso a alguien de mi familia. Decidí contarle a mi hermano, que en un principio no lo tomó bien, pero luego se fue ajustando a lo que yo era. Pasados unos meses, él le contó a mi madre y tomó muy bien, y mi padre me preguntó directamente si yo era gay a lo que le dije que sí.

Desde que pasó esto, ya no me importaba que alguien más supiera de mi condición sexual ya que mi núcleo familiar lo sabía y eso era lo importante. Desde ese momento que me sentía verdaderamente libre. Ya no tenía esa presión en el pecho que no me dejaba respirar y la calma vino a mi vida del poder ser yo mismo.

Por qué les cuento esto, he leído muchos testimonios en la página sobre que tienen dudas de cómo salir del closet, del cómo decirle a los padres, del cómo saber si eres homosexual. Antes que todo, nadie te puede decir si eres homosexual, solo tú mismo puedes responder esa pregunta. En mi caso, muchos factores me ayudaron a ponerlo en duda; miraba más a hombres que mujeres, me excitaban solamente hombres, las mujeres ya no me atraían. Pero ojo, esto no necesariamente era signo de que me gustaran los hombres, sino que sentía curiosidad por ese género. Siento que cuando verdaderamente te gusta alguien de tu mismo sexo es producto del amor, y no del lívido que en mucho de los casos te juega malas pasadas. Uno debería probar, no te sirve de nada estar con la duda existencial si no haces nada para resolverla. Yo salí a conocer gente, a hablar y producto de las experiencias que tenía me enamoré de un hombre y confirmé que era gay.

Segundo que todo, entiendo que se pueda tener miedo y terror de contar las cosas que sientes, yo también tenía, sobre todo a la hora de contarle a mis padres. Pero después me di cuenta de algo, yo soy quien soy, YO solamente. Yo no elegí a mis padres, pero ellos si decidieron tenerme, y pienso que por muy conservadores o liberales que sean, te aceptan o no, deberían entender que su hijo es así y punto. Y si no te aceptan será problema de ellos, tú deberás encontrar la manera de vivir con la decisión que ellos tomaron. En un principio, cuando mi padre me preguntó si era gay yo se lo negué, ya que mi padre al ser muy conservador estaba seguro de que me odiaría y casi me echaría de la casa. Cuando me armé de valor para decirle, sinceramente se lo tomó bastante bien. Tengo una relación excelente con mi padre y si bien nunca se habla del tema, tengo la conciencia limpia de que lo sabe y fui yo quien le dijo. Al fin y al cabo, decirlo no es para quedar bien con los demás, bajo mi perspectiva a nadie le importa si eres gay o hétero, tienes que quedar bien contigo mismo. Si te siente más cómodo que lo sepan los demás, anda y cuéntale a la gente y si no, guárdatelo o que lo sepan pocos, no importa, la decisión es tuya.

No escribo esto a modo de reprimenda a aquellas personas que aún no salen del closet o que están con dudas, sino que les hago ver mi perspectiva de como yo creo que es la vida realmente, de que ese miedo que todos tienen o tuvimos alguna vez de contarlo y decir en voz alta que soy gay es sino un medio de defensa que tenemos para reprimir sencillamente una verdad. Es más difícil decir una verdad que una mentira, aunque lo cierto es que se siente mucho más satisfactorio diciendo la verdad. En mi burbuja semi conservadora he aprendido eso, a nadie le importa tu sexualidad o si les importa no lo dirán, ya que las personas entienden que eres tú y nadie más que tú. No sientas que la sociedad, tus padres o tus amigos controles lo que de verdad sientes, solo yo tenía la decisión de ser lo que yo quisiera y no me iba a limitar por gente cerrada de mente que me impedía el camino. Estaba siendo egoísta, pero no me importaba en absoluto, primero buscaba mi bien estar, estar bien conmigo mismo.

photo by:
1 comentario URL corta

Desconocido, 22 años, México

The FaceMi historia comienza de la siguiente manera: Cuando era pequeño y estaba en segundo de primaria, un amigo más grande que yo por 5 años me indujo a tener relaciones (un niño de esa edad no sabe ni qué es eso), eso a mí me dejó un poco tímido ante el mundo, pero no le tomé mucha importancia y tampoco le conté a nadie lo ocurrido, conforme pasaban los días yo me preguntaba qué había hecho, hasta me aislé un poco de mis amigos, pero se me olvido. Luego, no recuerdo cómo con mis amigos de la misma calle tuve relaciones como a los 10 u 11 años, y aunque a esa edad sentía algo, no sabía lo que era o por qué lo hacíamos, conforme pasaron los años yo olvidé esa etapa de mi vida (jamás me entristecí o deje influir ni mi vida académica, ni la vida misma).

Al pasar esa etapa de mi vida, ya comenzaba a tener dudas sobre qué sentía por los hombres en la secundaria o me sentía como raro respecto a los demás. Cuando entré en la secundaria no me gustaba ninguna chica, pero por el contrario veía a los chicos. Siempre me visualice con un historia típica de película, porque me considero romántico, pues solo pensaba que estaba en mi edad para tener curiosidad sobre relaciones con mi mismo sexo y tuve una, pero no sentí NADA, de ahí jamás tuve nada que ver con nadie y me manejé como heterosexual toda mi vida.

En la preparatoria llegué “normal”, todo estaba tranquilo y me enamoré de una chica con la que duré así como 4 años, era mi mejor amiga me visualizaba con ella para toda la vida (pero siempre que tenía deseos de tener relaciones solo me masturba con películas gay). Sentía todo por ella, así fue hasta los primeros años de universidad.

Todo esto para iniciar con la parte interesante de mi historia, bueno ya llevo un año dándome cuenta que creo que sí soy gay, pues no me han dejado de atraer los hombres. Conocí a un chico que comprende, la pasamos bien, me gusta su trato (un trato como relación, pero bien a gusto), ninguno de los dos es gay aceptado, pero de repente nuestra amistad es rara, ahora salimos alejados de los demás y así, pasando tiempo a solas. Nuestros amigos como que se preguntan qué ocurre y pues yo estoy comenzando a sentir algo por él, me siento igual que como me sentía con la chica que les mencioné. Últimamente me han dado ánimos de aceptar quién soy (siempre lo he “sabido”, pero como que no lo acepto), hoy día ya todo mundo me tira indirectas de si soy o no gay, para lo cual les digo que no, pero ya sé mi realidad. Siempre fui diferente a mis hermanos, más romántico y respetuoso de las mujeres, pero más tímido y a su vez nunca tuve una novia oficial, ni relaciones con chicas, ni besos.

Me atreví a escribir todo esto porque vi los casos de cada uno de los chicos y chicas que sintieron la confianza de confesar lo que ha sido su vida, por lo que solicitó su ayuda, mi madre últimamente me comenta oye él es gay, y el sobrino de tal, y la hija de tal amiga, etc., yo siempre le digo sí pues yo no lo he visto haciendo nada de lo que compruebe, así que mejor cambio el tema (mi madre es súper comprensiva y sé que me ama, no tengo ninguna duda). Lo que ocurre es que ya me manda cada vez más indirectas, me dice si tú fueras gay yo te aceptaría, o puedes amar a hombre, mujer o perro (cita cualquier cosa), pero mientras sea amor no hay más que decir (ideal que comprendo muy bien y me siento tan feliz que mi madre opine igual que yo), o a mí no me importaría que fueras gay, yo te quisiera igual, a lo que yo evado la conversación y pues cambio el tema…

Ahorita me encuentro en un momento de aceptarme a mí mismo, tengo 21, por lo que me estoy sintiendo más seguro de mí y sabiendo que puedo salir adelante. Ahora no sé si decirle a mi mamá, ya que no me siento muy seguro de si soy gay (aun sabiéndolo en mi interior), y he leído que debes estar bien seguro para que no crean que es una etapa en la que estás, pero me cuesta decirlo, así estoy en este momento, pero sé que contaría con todo el apoyo de mi familia ya que hay tres casos y todos han sabido respetar las decisiones de los demás (pero ahora el único inseguro sería yo) ¿algún consejo a parte de lo que es evidente? 😮

Soy de México, les agradezco haber leído a mi historia, y estaría tan agradecido de sus opiniones…

photo by:
1 comentario URL corta