En JovenConfundido.com buscamos proveer de información a jóvenes con dudas sobre su orientación sexual, ya sea una mera confusión adolescente o un secreto terrible guardado por mucho tiempo.

No está dirigido a activistas, ni a investigadores, ni a quienes dicten cátedra porque tengan todo resuelto. Ver más

Brian, 16 años, Santo Domingo, República Dominicana.

Man looking out office window at nightBueno, esta es mi historia. Desde que tengo poca edad me he sentido atraído hacia los chicos, aunque siempre tonteaba con chicas porque mi padre me decía que eso hacían los hombres. Cuando tenía 7 años, el sentimiento se hizo más fuerte. Después, cuando tenía 10, empezaron a gustarme muchos chicos y a esa edad también tuve mi primer beso gay y encuentro sexual. Después de eso escribía en mi diario todo lo que sentía, y mi madre lo descubrió. Me dijo que eso no era de Dios y se puso a llorar un montón, también se lo dijo a mi padre, pero él no supo qué hacer al respecto. Ella le dijo que me tenía que enseñar “cosas de hombres” y acercarse más a mí. Lo intentó pero no  funcionó nada. Yo me empecé a sentir que estaba mal y que tenía que “curarme”.

Luego mis padres se divorciaron y me fui a vivir con mi madre a Santiago de los Caballeros en el mismo país. Ahí fue cuando empecé a investigar sobre la sexualidad y todo eso. Me fui conociendo más a mí mismo y a darme cuenta de que estoy sano y que no estoy solo. Internet fue mi guía, mi amiga. En Yahoo! Respuestas encontré a personas con las mismas confusiones que yo y empecé a conocer gente. Un día, estaba hablando con un chico que conocí (de España) en Facebook, y sin querer dejé mi cuenta abierta y mi madre vio la conversación que teníamos. Se enojó bastante y me castigó como por un mes. Me llevó a un pastor y no me dejaba casi solo. Otra vez me descubrió (yo anteriormente le había prometido no volver hacerlo), pero esta vez se enojó mucho más y estuve castigado como por 3 meses. Luego de eso me cree otra cuenta de Facebook, para poder ser yo mismo, y conocí a un montón de gente gay y bi.

Entré a la secundaria. Mi primer año fue rápido e hice amigos (la mayoría eran chicas). Pasé a segundo y en ese grado escribí una novela de temática gay que mis compañeros leyeron. Eso rebeló mi secreto. Mis mejores amigos me aceptaron y apoyaron inmediatamente. El segundo año fue muy difícil para mí con mi salida del closet (aunque solo algunos compañeros lo sabían). Me fue pésimo también académicamente ya que estaba pasando por eso, por mi mamá y mucha confusión extra.

Pasé a tercero y como estoy en un politécnico iba a entrar al Módulo Técnico-Profesional en el que me iban a dar un carrera. Bueno, me separé de mis mejores amigos, aunque nos veíamos siempre en recreo y fuera de la escuela. Algunos se alejaron un poco, yo me  hice más cercano a las chicas. En mi nuevo curso, con personas que apenas había visto antes, salí rápidamente del closet con ellos, creo que fue mucho mejor que con el anterior. Conocí a un buen amigo que me ayudó desde el principio, y siempre me ha apoyado. Con mi madre las cosas se volvieron extremadamente complicadas, me amenazaba con enviarme a vivir con mi padre. Caí en depresión, no salía casi nada, prefería estar sentado todo el día en el computador que hablar con la gente, mis únicos amigos eran el chico de mi curso y los antiguos. No sentía confianza de hablar con mi madre y mucho menos con mi padre.

Luego las cosas empeoraron, casi toda la escuela sabía que era bi (salí del closet con esa etiqueta) y muchos me hacían bullying. Luego, como por Mayo, una tía mía que es dominico-mexicana llegó al país para visitarnos, ella siempre me ha apoyado (ya le había contado por Facebook lo mío). En ese tiempo que mi cariñosa tía estuvo con nosotros hubo mucho drama, demasiado, no quiero hablar de eso, se los dejo a su imaginación (mi madre súper hipócrita y mi tía apoyándome… tuvieron muchas discusiones).

En Julio me mudé a Santo Domingo, y aquí estábamos con la gente que conocímos anteriormente. Nos mudamos a un lugar de mejor economía (mi madre se caso con un gringo), y siempre vamos donde una amiga de ella, que vive muy cerca de nosotros. Mi madre me dijo que estaba muy feliz porque yo no había dicho nada que la avergonzara, o sea, nunca he dicho aquí que me gusten los chicos ni nada. Eso me hizo sentir muy mal porque ella dijo que ya no tenía problema con que si era gay o no. Pero con mi padre las cosas son imposibles.

Y muchas veces me siento solo, porque sigo temiendo que la gente me lastime, y no sé qué hacer. Siento que no tengo a nadie. Necesito una mano amiga, porque aquí no tengo a nadie, todos mis amigos están en otra ciudad. No tengo con quién hablar cara a cara. No tengo a alguien que me dé un abrazo consolador que tanto necesito, tengo un poco de depresión otra vez y tengo ganas de dormirme y no despertar jamás. Siento que quiero llorar de tristeza a cada momento.

Me siento solo y muy vació (UNO SE PUEDE SENTIR SOLO AUNQUE TENGA MUCHA GENTE QUE LE QUIERA)

PD: Gracias a todas las personas que están con nosotros

0 comentarios URL corta

Blanca, 17 años, Santiago

©blastDesde muy chica descubrí que me gustaban las niñas. Debí haber tenido entre siete y ocho años cuando me dí cuenta de que tenía una prima que me volvía loca, aún así siendo 10 años mayor que yo. Después, en el colegio, comencé a mirar a las niñas, me sentía mal porque creía que todos me iban a odiar si se enteraban, aunque mi mamá siempre me decía que si llegaba a tener un hijo “homosexual” lo iba a seguir amando y apoyando siempre.. que eso no importaba. A los 15 años sentía que ya no podía seguir ocultándolo, me sentía segura de mí misma.. de lo que era, de quién era y le conté a mi mamá. Ella se lo tomó muy bien, le expliqué lo que sentía, me dio consejos, me dijo que me apoyaba y hasta lloramos juntas de la emoción. Desde ese momento tenemos una confianza enorme.

Hace un tiempo en el liceo comencé a ir a unas sesiones con la psicóloga por motivos algo irrelevantes. Ella es muy linda físicamente y psicológicamente muy dulce. La cosa es que en la primera sesión (que era para conocernos) le conté que soy homosexual, también le conté muchas cosas de mí, se ganó mi confianza desde ese momento. Desde aquel día me di cuenta que ella llamaba mi atención de una manera muy sutil. Poco a poco fuimos formando una especie de “amistad” y a mí ya se me hacía casi imposible seguir fingiendo lo que sentía, ya que algunas veces, cuando me hablaba, me reía como una tonta o me ponía nerviosa. Estoy segura que ella algo sabe o debe sospechar. Ella tiene 29 años, está casada y no tiene hijos aún.

Yo sé que ella ya lo notó (es obvio) y, a pesar de todo, sigue con una gran simpatía, me encanta. En la última sesión me dijo que podíamos seguir viéndonos cuando yo quisiera, que no quería perder el vínculo conmigo, que si necesito otra sesión que ella buscaría un espacio en su agenda para atenderme y que me puede ayudar en lo que necesite. Me encantaría poder contarle lo que siento por ella para desahogarme pero tengo miedo de lo que pueda pasar, no me gustaría que se sintiera incómoda, aunque sé bien que no estaría contándole ninguna nueva noticia, estoy más que segura que ella lo sabe pero.. ¿Qué podría hacer al respecto? ella tiene su vida hecha y no me gustaría causarle problemas a nadie, me siento confundida.

photo by:
0 comentarios URL corta

Jesús, 23 años, Medellín. Colombia

Daniel 2Hace un rato para atrás acepté que me gustan los chicos y de hecho siempre lo he sabido, pero tal vez creía que estaba confundido y no lo aceptaba como era. Ya sé mis gustos y me acepto como soy. La cosa es que a estas alturas nadie sabe que soy Gay ni mis mejores amigos, solo un grupo cerrado de chicos con los que hablo por redes sociales.

Hay días que me siento frustrado y quiero al igual que los demás una pareja y mostrarme como soy, tengo gusto distintos a todos los de mi familia. Ya me gradúe de la universidad y quiero irme a otra ciudad y ser independiente, así lograr hacer mi vida como quiero.

El consejo que les pido es que no sé cómo decirle a mis papás, creo que son tolerantes, aunque a veces se les salen uno que otro comentario homofóbico, sobre todo a mi mamá, porque por ejemplo, esta semana estábamos viendo un programa de TV y me dijo que unas chicas lesbianas iban a una iglesia “x” y que ese tipo de personas no deberían entrar a la iglesia. Además de que Dios hizo al hombre y a la mujer para que estuvieran juntos. Eso me puso un poco bajo de nota, pero no le presto atención. En cuanto a mi padre, es muy comprensivo, eso creo. Y no sé cómo decirles a mis amigos, me da temor de que no me hablen más.

No sé qué hacer con esto, soy un adulto joven que sabe lo que quiere y hacia donde quiere ir, pero no me atrevo a mostrar esa parte de mí al resto del mundo. Siempre he tratado de tener mi mente ocupada para no pensar en esto, pero siento que voy a explotar y que muero por dentro.

Gracias por su ayuda.

Son muy bueno en lo que hacen, cada vez que puedo los leo y hoy me atreví a decirles lo que siento.
Atentamente,
Jesús

photo by:
2 comentarios URL corta

Rodrigo, 21 años, Argentina.

Alex France - Uni interview today at Huddersfield [Day 23]Llegué a esta página hace ya unos meses mientras buscaba más gente que quisiera compartir sus experiencias en el tema de la homosexualidad. Desde entonces me meto en la página y leo testimonios. Con muchos me he sentido identificado, es increíble, siempre parece que eres el único que pasa por esto.

Mi experiencia es simplemente mi experiencia. Desde que soy medianamente consciente, siempre me sentí que no encajaba. No me apasionan los deportes y he tendido, sobre todo desde los 15, a tener más amistad con las mujeres, porque son más tranquilas.

A los 14 años me planteé por primera vez si era gay, empecé diciéndome que no, que eso no era posible, y me intentaba obligar a sentirme atraído por las chicas, sin éxito. Después conocí a un chico que desde el primer día me llamó la atención. Al principio me dije que era porque quería ser su amigo, después me di cuenta de que no. Se hizo amigo del grupo con el que yo andaba, que en ese entonces consideraba amigos, nunca lo fueron, pero yo sabía que sino iba a estar solo del todo. Yo, inocente o tonto, me intenté acercar a ese chico. Empezamos a tener una relación muy rara, no soy capaz de definir como era, pero fue destructiva para mí. Se reía de mí, pero a veces era muy bueno. Llegué a la conclusión de que era el bufón del que se reían. Mi confusión seguía e intenté hablarlo con quien creía que era mi mejor amigo, las cosas empeoraron, no voy a narrar todo por ser muy largo y vergonzoso, pero me fui aislando y alejando.

A los 16 años ya no podía más y me cambié de colegio, allí conocí a una amiga, la única a la cual creo poder llamar amiga hasta el día de hoy. Nunca he hablado de este tema con nadie tras esos episodios con mi “mejor amigo” y ese chico. Apenas le mencioné alguna vez a esa amiga, junto con otra chica, la cual se lió con ese chico. Es todo un nudo de pelotudeces, pero bueno… No era su culpa. Yo tenía la esperanza de, algún día, tener una relación con él.

Alguna vez lo intenté hablar con mi madre, pero después de dar un paso, volví atrás. Esto fue durante los episodios con ese chico. Ella no odia a los gays, pero no es capaz de tratar con delicadeza los temas.

A los 17 me fue tan mal en el colegio, nunca había sido buen estudiante, pero esa vez fue muy fuerte, que decidí cambiar. Aparté, o mejor dicho, ignoré estos pensamientos y me puse a estudiar. Acabé el Bachiller siendo un alumno de notables, no el mejor, pero bastante bueno. Durante esos años no pasó nada, era como que simplemente la sexualidad para mí no existía, me esforzaba para ello. Ese mismo año nos mudamos a Argentina, estaba en Francia viviendo desde los 7 años. Como a mí me quedaban varios meses sin actividad hasta empezar la facultad, mi tía me invitó a vivir a Irlanda con ella y su familia.

Estando ahí tuve mucho tiempo para pensar, una de esas cosas fue sobre qué me gustaba y qué iba a hacer, ya eran muchos años sintiendo atracción por los varones y guardándomelo para mí. Había negado, después me dije que era bisexual y ahora… Tenía que ser honesto conmigo mismo. Lo acepté. Soy gay, me dije, no pasa nada. Pero ya algo muy importante había cambiado. No confiaba en nadie, ni confío hoy en día. Desde octubre, cada día me decía: Tienes que hablar con la tía, no te va a hacer nada, es muy buena. Pero nada funcionaba, no fui capaz. Llegó enero y me tuve que marchar. Sentí una profunda tristeza, una de las mayores de mi vida e incluso lloré, fueron los únicos meses en los que me sentí verdaderamente libre, incluso sin llegar a tocar el tema de mi homosexualidad. Eso es algo que mi familia, hasta el día de hoy no entiende.

Hoy, ya en Argentina, estoy sentado aquí, pensando en como abrir esta parte de mí al mundo. No soy capaz de hablarlo con nadie, incluso con mi primo, con quien por diferentes motivos jamás hemos mantenido una relación, pero que entiende bien esto. Me siento profundamente solo, mis amigos de aquí solo los veo durante la facultad, y no les tengo esa confianza, como ya dije. Necesito a alguien, pero nadie sabe que estoy aquí y yo no soy capaz de abrirme para encontrarlo. Tengo 21 años y jamás he estado con nadie… Algún día me preguntarán por qué, no sé qué diré.

Mientras escribo esto siento que se me secan las palabras, quiero contarlo todo, pero a la vez siento vergüenza de la historia, no de ser gay. Sé que lo que pasé es culpa mía, por no afrontar correctamente las cosas, pero ya estoy cansado. Aunque estoy bien solo, sigo avanzando con mi vida, ya quiero compartirla con alguien. Es hora, nunca pensé que lo diría.

Sé que este testimonio es caótico y que puede no ser muy detallado, pero es algo muy raro para mí contarle a alguien esto, será la primera vez que lo intento. Espero que sepan entenderme. Me encantaría hablar con más gente que haya o esté pasando por esto. Es algo que necesito.

photo by:
0 comentarios URL corta

Moisés, 18 años, Temuco

ExhibitionBueno no sé cómo comenzar esto, pero creo que desde que tengo uso de razón sé que soy gay, esto hasta el día de hoy es un gran peso sobre mis hombros.

Mis padres son evangélicos y en especial mi madre es muy apegada al evangelio, desde pequeño me enseñaron que esto estaba mal, que yo no era así por naturaleza y que era un demonio que tenía adentro de mí, -ósea ellos no lo saben, pero eso decían sobre la homosexualidad-, gracias a esto he sido muy inseguro de mí mismo y siempre he tenido miedo de la sociedad en sí, del que dirán, miedo a perder a mi propia familia y miedo a quedarme solo.

Bueno cuando era pequeño más o menos entre 13-15 años de edad, intenté suicidarme un par de veces -si ser gay era un pecado y suicidarme también, para que alargar el sufrimiento, si de todas maneras terminaría en el ‘’infierno’’-.

Mi amor propio siempre fue muy poco, pasaba demasiado tempo solo y aún lo hago, tenía miedo de tener amigos y que se enteraran sobre lo mío. Debido a problemas económicos, tuvimos que irnos de Temuco a Santiago y fue mi oportunidad para contarle a una de mis compañeras que soy gay, total no volvería y no afectaría en nada mi vida. Se corrió el rumor por todo el colegio y yo simplemente ya no estaba en ese lugar.

Llegando a Santiago el miedo seguía siendo parte de mí y fue cuando me fui al liceo de mi prima, donde tampoco le dije absolutamente a nadie que era gay, tenía miedo de que me rechazaran, pero allí conocí a un gran amigo que era bisexual, él estaba saliendo del closet hace muy poco tiempo, y me gustó algo en su personalidad y en su valor; llamaron mi atención, nunca se lo dije y simplemente tomé de su amistad algo de su valor.

Al poco tiempo volvimos a Temuco, y yo no sabía qué hacer, estaba en un estado de pánico enorme, se suponía que era un secreto en mi antiguo liceo, pero tuve que volver con la cabeza en alto y afrontar la realidad, para sorpresa mía, mi secreto solo quedo en un grupo de mi antiguo curso, con los cuales me comencé a juntar y terminó siendo un secreto entre amigos. Al mismo tiempo mantuve una amistad con una amiga que tiempo después supe que era lesbiana, ha sido un gran apoyo para mí y gracias a ella, a medida que llegaba el tiempo de dar la PSU, pensaba en mi vida y en qué sería de mí en la universidad, pensaba si era o no tiempo de salir del closet.

Ahora que estoy en primer año de universidad, ya he logrado decirle a la gente que soy gay y me da lo mismo el cómo lo tomen, ahora voy –a veces – a las discos alternativas de Temuco, el único problema es decírselo a mi familia, es el último gran paso que debo dar para poder sacarme este peso de encima y poder llevar una vida lejos de temores y feliz.

photo by:
3 comentarios URL corta

Convocatoria equipo de voluntarios del Consultorio Virtual JC

studing,learningHola a todxs!

La coordinación del  “Consultorio Virtual Joven Confundido”  abre postulaciones para ser parte del equipo de profesionales voluntarios, encargados de responder las distintas preguntas que nos llegan a través de nuestra plataforma virtual. A la fecha hemos publicado y respondido cientos de preguntas relacionadas con distintas temáticas de la diversidad sexual, y existe una demanda creciente.

Si estás interesado en contribuir desde tu experiencia y conocimiento a abrir aún mas espacios en donde las personas puedan compartir dudas e interrogantes que en otro lugar no se atreverían a preguntar, escríbenos a contacto@jovenconfundido.com.  Es importante que envíes tus datos personales, nos cuentes a qué te dedicas y cuáles son tus motivaciones.

Puedes revisar las distintas preguntas y respuestas que hemos publicado en el siguiente link:

http://jovenconfundido.com/pregunta/

Un abrazo,

EQUIPO JOVEN CONFUNDIDO.

photo by:
0 comentarios URL corta