En JovenConfundido.com buscamos proveer de información a jóvenes con dudas sobre su orientación sexual, ya sea una mera confusión adolescente o un secreto terrible guardado por mucho tiempo.

No está dirigido a activistas, ni a investigadores, ni a quienes dicten cátedra porque tengan todo resuelto. Ver más

Desconocido, 22 años, México

The FaceMi historia comienza de la siguiente manera: Cuando era pequeño y estaba en segundo de primaria, un amigo más grande que yo por 5 años me indujo a tener relaciones (un niño de esa edad no sabe ni qué es eso), eso a mí me dejó un poco tímido ante el mundo, pero no le tomé mucha importancia y tampoco le conté a nadie lo ocurrido, conforme pasaban los días yo me preguntaba qué había hecho, hasta me aislé un poco de mis amigos, pero se me olvido. Luego, no recuerdo cómo con mis amigos de la misma calle tuve relaciones como a los 10 u 11 años, y aunque a esa edad sentía algo, no sabía lo que era o por qué lo hacíamos, conforme pasaron los años yo olvidé esa etapa de mi vida (jamás me entristecí o deje influir ni mi vida académica, ni la vida misma).

Al pasar esa etapa de mi vida, ya comenzaba a tener dudas sobre qué sentía por los hombres en la secundaria o me sentía como raro respecto a los demás. Cuando entré en la secundaria no me gustaba ninguna chica, pero por el contrario veía a los chicos. Siempre me visualice con un historia típica de película, porque me considero romántico, pues solo pensaba que estaba en mi edad para tener curiosidad sobre relaciones con mi mismo sexo y tuve una, pero no sentí NADA, de ahí jamás tuve nada que ver con nadie y me manejé como heterosexual toda mi vida.

En la preparatoria llegué “normal”, todo estaba tranquilo y me enamoré de una chica con la que duré así como 4 años, era mi mejor amiga me visualizaba con ella para toda la vida (pero siempre que tenía deseos de tener relaciones solo me masturba con películas gay). Sentía todo por ella, así fue hasta los primeros años de universidad.

Todo esto para iniciar con la parte interesante de mi historia, bueno ya llevo un año dándome cuenta que creo que sí soy gay, pues no me han dejado de atraer los hombres. Conocí a un chico que comprende, la pasamos bien, me gusta su trato (un trato como relación, pero bien a gusto), ninguno de los dos es gay aceptado, pero de repente nuestra amistad es rara, ahora salimos alejados de los demás y así, pasando tiempo a solas. Nuestros amigos como que se preguntan qué ocurre y pues yo estoy comenzando a sentir algo por él, me siento igual que como me sentía con la chica que les mencioné. Últimamente me han dado ánimos de aceptar quién soy (siempre lo he “sabido”, pero como que no lo acepto), hoy día ya todo mundo me tira indirectas de si soy o no gay, para lo cual les digo que no, pero ya sé mi realidad. Siempre fui diferente a mis hermanos, más romántico y respetuoso de las mujeres, pero más tímido y a su vez nunca tuve una novia oficial, ni relaciones con chicas, ni besos.

Me atreví a escribir todo esto porque vi los casos de cada uno de los chicos y chicas que sintieron la confianza de confesar lo que ha sido su vida, por lo que solicitó su ayuda, mi madre últimamente me comenta oye él es gay, y el sobrino de tal, y la hija de tal amiga, etc., yo siempre le digo sí pues yo no lo he visto haciendo nada de lo que compruebe, así que mejor cambio el tema (mi madre es súper comprensiva y sé que me ama, no tengo ninguna duda). Lo que ocurre es que ya me manda cada vez más indirectas, me dice si tú fueras gay yo te aceptaría, o puedes amar a hombre, mujer o perro (cita cualquier cosa), pero mientras sea amor no hay más que decir (ideal que comprendo muy bien y me siento tan feliz que mi madre opine igual que yo), o a mí no me importaría que fueras gay, yo te quisiera igual, a lo que yo evado la conversación y pues cambio el tema…

Ahorita me encuentro en un momento de aceptarme a mí mismo, tengo 21, por lo que me estoy sintiendo más seguro de mí y sabiendo que puedo salir adelante. Ahora no sé si decirle a mi mamá, ya que no me siento muy seguro de si soy gay (aun sabiéndolo en mi interior), y he leído que debes estar bien seguro para que no crean que es una etapa en la que estás, pero me cuesta decirlo, así estoy en este momento, pero sé que contaría con todo el apoyo de mi familia ya que hay tres casos y todos han sabido respetar las decisiones de los demás (pero ahora el único inseguro sería yo) ¿algún consejo a parte de lo que es evidente? 😮

Soy de México, les agradezco haber leído a mi historia, y estaría tan agradecido de sus opiniones…

photo by:
0 comentarios URL corta

Juan, 22 años, Uruguay

Sad¡Hola amigos de Joven Confundido! Espero no se hayan olvidado de mí, aunque es cierto que hace mucho no les escribo ni les cuento mis avances o mis traspiés, así que les pido disculpas. La razón fue por la que no escribí más fue por miedo, miedo a descubrir “algo” que pudiera cambiar mi conducta sexual y mi forma de pensar, aunque no les adjudico la culpa, ya que soy yo el que piensa que hacer con mi vida y lo que no.

Bueno, sin más vueltas les voy a contar lo que ha pasado en mi vida los últimos meses. Luego de nuestra última charla, en la que yo aceptaba mi bisexualidad, pasó que eso solo duró una semana, sentía una mochila enorme, un sentimiento extraño, como si ya no fuera yo y dije: ” estoy equivocado” y eso me puso feliz, ya que me había dado cuenta que quizás eran obsesiones y de darle tantas vueltas a los pensamientos que pasaban por mi mente y no tenían ningún valor.

Después de esto, dejé de chatear con el chico que conocí por chat y que me ayudaba a entender mi sexualidad o a entenderme a mí más bien. Esto fue acompañado de una “fuerza” heterosexual dentro de mí que me decía: “deja de hablar con él, ya no sirve, sos heterosexual y hablar con él te hace dudar de quien sos” y así fue, le dejé de hablar, ya que no quería más sobre consejos de cómo se sentía estar con un hombre, lo dejé todo de lado, eso ya no servía… Pero, tiempo después, unos meses después más bien, las fantasías volvieron, sumándole esto a una relación trunca con una chica que amaba totalmente y que ambas cosas sumadas me hundieron.

Mas cuando empecé a soñar nuevamente con hombres, eso me cayó muy mal, pero pensé que quizás por haber fallado con una chica la mente buscó un camino equivocado y no le di importancia. Lo mismo pasa con el sexo, aunque me avergüenza decirlo, ya hace casi 2 años que no tengo contacto sexual con una chica y quizás por toda esta preocupación aparecieron “los planes B” de mi mente, aunque suene tonto hasta para mí, no creo que después de estar sin tener sexo la mente busque otras formas de excitación… ¿O sí? No lo sé, aún busco la respuesta y espero puedan ayudarme.

Pasado esto, un día me quedé en casa de un amigo y los pensamientos empezaron a atacarme y me sentí horrible, ya que unas de las imágenes que veía era a mí mismo haciéndole sexo oral y no es alguien atractivo ni nada, pero inexplicablemente eso llegó a mi mente y traté de no dar importancia ya que he leído que uno no debe identificarse con todo lo que la mente dice. Bueno, luego de eso, ambos fuimos a dormir, más bien mi amigo, porque yo quede en vela. Me quedé vagando por el chat gay, hablando y fantaseando con hombres, haciendo lo que peor me hace sentir y lo que más odio.

Luego llegó un momento de “claridad” o más bien de “caos” donde me empecé a poner muy nervioso, ansioso, atemorizado y con una culpa enorme, en ese instante salí del chat inmediatamente y dije: “nunca más”, pero no fue así y me duele fallarme una y otra vez, ya que quedándome en la casa de mi padre también me quedé chateando, pero solo por breves momentos, ya que ese estado aterrador volvió y ahí traté de no quedarme más en lugares con WiFi, ya que de madrugada apunto a mis fantasías homosexuales y es cuando más vivas están, así que trataba de quedarme en casa o si me quedaba en lo de mi padre apagaba el celular o le gastaba la batería para no poder utilizarlo y no sucumbir a la tentación/destrucción.

Aunque por un tiempo pasé bien por lo de mi padre sin conectarme a ningún chat gay, en casa, las fantasías me quitaban el sueño y me despertaban de madrugada. Muchos de los sueños eran confusos e inexplicables pero llevaban siempre a una situación donde mantenía sexo o tocaba a otros hombres. Además, muchas veces siento que todas las cosas a cuales les temo y aborrezco, cuando pasa esto salen sin tapujos, sin miedos y empecé a pensar que quizás soy alguien muy obsesivo con este tema, llevándome a estas cosas que me hacen un mal terrible.

Para terminar lo extenso de mi relato, les cuento que a pesar de todo esto estoy leyendo libros sobre meditación y sobre trascender sobre los pensamientos negativos o destructivos de la mente, para así sentirme mejor y no darle importancia a estas ideas, aunque la meditación es difícil y más cuando cada dos por tres una fantasía se te cruza por la mente. Ahora sí, para terminar me he tratado de “etiquetar” con que tengo trastorno obsesivo compulsivo con la homosexualidad, ya leí sobre el tema y creo que es lo que a mí me pasa, pero yo no soy psicológo ni psiquiatra para adjudicarme eso, por eso les pido su ayuda después de tanto tiempo.

Me daba miedo y pena escribir sobre lo que más tristeza me ha dado en los últimos años, pero a medida que escribía me animaba a contar más y más cosas que en verdad me avergüenzan mucho, pero confio en ustedes y su palabra, aunque a veces me duela aceptarlas. Para este 2016 me prometí no cometer errores referido a chatear con gays, bisexuales, etc para no hacerme más mal y llevar este año lo mejor posible pero tengo miedo de fallarme y a los sueños “homoeróticos” también, que ni siquiera este año me abandonaron.

Bueno, les pido disculpas por lo extenso de este relato, pero quería y necesitaba un consejo, para dar por terminado esto, ya que tener relaciones con hombres para experimentar me aterra y no creo que sea capaz de solucionarlo de esa forma. Les mando un saludo y espero puedan contestarme pronto. Les mando un saludo inmenso y gracias por ser mi espacio, donde puedo hablar de todo esto y no sentirme solo e incomprendido por mí mismo. Gracias!

photo by: Gabiearodriguez
0 comentarios URL corta

Andrés, 21 años, México.

DanielHola desde México. ¿Por dónde empezar? Estoy perdido.

He leído por aquí y por allá que muchos descubren su preferencia sexual desde que son niños, pero en mi caso es distinto. Nunca fui el niño que jugaba fútbol en la escuela y siempre tuve más amigas que amigos. No obstante, siempre me consideré heterosexual, me excitaban las mujeres, tuve novias, me enamoré un par de ocasiones, pero fue un día cuando tenía 12 años que como todo adolescente en pubertad, estaba viendo pornografía (heterosexual) pero de pronto uno de esos banners me lanzaron a un sitio gay y desde ese momento algo cambió, nunca volví a ver pornografía heterosexual. Las mujeres dejaron de excitarme, dejé de fijarme en ellas en la calle para ahora sentirme atraído a ver a hombres. Con el paso de los años continué teniendo novias, me enamoré, tuve sexo con un par de ellas, lo disfruté, pero no me sentía completo.

Hoy, después de ese día hace 9 años me sigo sintiendo igual, confundido. No puedo llegar a llamarme homosexual porque aún me atraen las mujeres, pero en lo sentimental, pero los hombres me atraen en lo sexual, creo que soy bisexual. Investigando y leyendo casos buscaba que alguien tuviera los mismos ideales respecto a esto y recientemente encontré un artículo que decía específicamente: Son hombres que se sienten atraídos emocionalmente hacia las mujeres, salen con ellas y tienen noviazgos heterosexuales. Aunque pueden llevar una vida sexual con las mujeres que aman, su verdadero y más apasionado deseo sexual es despertado por otros varones.Esta es la manera en que me siento, pero no encuentro una explicación.

No me siento cómodo con mi condición porque yo no elegí ser así, simplemente de la noche a la mañana sucedió y me cuesta mucho trabajo aceptarlo, porque mi familia es homofóbica y además cristiana, así que consideran la homosexualidad como el peor pecado. Además por toda la intolerancia que existe en el mundo tampoco me agrada sentirme así. Por ello un tiempo atrás decidí tomar una decisión: para no decepcionar a mi familia, no perder a mis amigos hombres que amo como mis hermanos, entre otras, decidí nunca hablar de ello, si era necesario nunca me casaría con una mujer como siempre planeé, ni tendría hijos, pero SOBRE TODO decidí que nunca tendría una relación con un hombre porque a pesar de que me atraen sexualmente no concebía la idea de tener una relación sexual ni emocional con uno, me causa cierta repulsión.

Pero todo dio un giro de 180 grados hace unos meses, cuando conocí a un amigo hombre, heterosexual, que se volvió literalmente mi hermano y somos inseparables. Estando en una fiesta suya me presentó a sus amigos y con el tiempo me fui incluyendo en el grupo de ellos, todos heterosexuales o al menos eso parecía, hasta que conocí a uno de ellos, era guapo de cara pero le faltaba cuerpo y a mí me gustaban los hombres con un cuerpo tonificado, pero él era diferente, hasta se veía un poco afeminado, pero no demasiado. Salimos a un bar todo el grupo y nos empezamos a llevar bien y siento que entre ambos hay una atracción, pero no sé si él sea gay o no, aunque lo parece, tiene muchas amigas, no ha tenido novias hace mucho, cuando estábamos en el bar me pasaba el brazo sobre el hombro para cantar y bailar, como amigos hombres, aunque una vez me hablo en el oído de una forma no muy de amigo. Yo sentía esa atracción y conexión que nunca había sentido por un hombre, vaya es la primera vez que siento algo emocional más que sexual por un hombre, por eso me encuentro confundido con mis sentimientos y preferencias. Me siento más confundido que nunca porque él me movió el piso sin ser el estereotipo de hombre que me gusta. No sé qué hacer, me siento casi seguro que él es gay pero, ¿qué tal si solo es su manera de comportarse? Me he sentido tentado a tocar su mano. Además, no me atrevo a ir más allá con él porque sería empezar a sacar a la luz este secreto que llevo guardando tantos años y que además pensaba mantener guardado para siempre.

¿Soy gay o bisexual?
Me gustan las mujeres sentimentalmente, quisiera casarme, pero ¿es eso lo que quiero?
¿Él es gay o no?
¿Debería ir más allá?

Esas son las preguntas que me hago día con día.

photo by:
1 comentario URL corta

Alex, 23 años, Santiago. Chile.

MatthewHola, gracias por la oportunidad  de publicar y estar en esta página que me parece muy interesante. Mi historia es la siguiente:

Soy gay, lo notaba desde pequeño, aunque nunca le presté atención. Con el tiempo  me convertí a la iglesia mormona y crecí en un ambiente full conservador y religioso. Siempre oculté mi orientación, incluso llegué a pensar que es como una enfermedad y que se pasaría con el tiempo o que simplemente estaba confundido.

A mis 19 años serví como misionero de la iglesia en un país europeo donde la atracción hacia  los hombres se acentuó mucho más y me di cuenta que debía quererme tal cual y que dios aceptaba mi orientación y tenía gran amor por mí.

Al volver a casa, a mis 21 años, comencé a alejarme de la iglesia.

Y en estos momentos estoy reinventándome, yo sé que dios tiene gran amor por mí, pero en la iglesia es casi imposible ser miembro y gay. Así que estoy en este proceso que no es fácil y a veces angustiante, debido a que la imagen del gay es totalmente superficial y sexual, pero yo no me siento así y sé que habrá por ahí chicos conservadores y reservados gays que son gays pero no con un letrero en la calle… Jajaja
Abrazos.

photo by:
0 comentarios URL corta

Luis, 21 años. Buenos Aires. Argentina.

boy photoSoy el mayor de 3 hermanos,  misma madre pero los 3 con diferente padre,  al mío no lo conozco, lo único que sé de él es su nombre y que vive en alguna parte de Tocopilla (Antofagasta), Chile, nací  y viví casi toda mi vida en Argentina, exceptuando un tiempo en Tocopilla cuando era niño, un pequeño pueblo rodeado de montañas y pegado al mar, mis abuelos tenían una casa allí, pero después nos mudamos definitivamente  a Argentina y nunca más volvimos. Me propuse algún día volver a buscar a mi papá cuando tenga los recursos.

Para mí  este año  fue diferente a los anteriores, ¿por qué? Porque terminé aceptando que soy gay, si lo sé, aceptarlo a los 21 es un poco tarde, ¿pero mejor tarde que nunca cierto ? La verdad no tengo totalmente entendido por qué me costó aceptarlo, viví durante años en una negación ciega, y finalmente, cuando entré en razón empecé “el duelo”. Varias veces lloraba en silencio en mi cama, preguntándome “por qué me haces esto Dios, yo no quiero ser gay, quiero tener esposa e hijos algún día”, hasta me preguntaba como tener que seguir mintiendo en el futuro a mi familia, me era tan difícil decirme a mí mismo que soy gay, hasta que finalmente me fui animando y tomando conciencia de lo que soy. Ahora me es tan fácil decirlo, antes eran puras lágrimas, miedo del “qué dirán”.

Un día no soportaba más seguir escondiéndome, y decidí contárselo a mi vieja, no dormí en toda la noche pensando si se lo digo o no, finalmente entré llorando a su dormitorio a las 5 de la mañana y me senté en su cama, ella me pregunta “por qué lloras”, y yo quedo en silencio, hasta que finalmente le dije que soy gay,  y ella me dio su total apoyo mientras yo tiraba un mar de lágrimas. Fue algo tan hermoso, me estaba sacando un gran peso de encima,  jamás olvidaré ese día, ella me dijo tantas cosas lindas  que hasta no puedo recordar la mayoría, lo único que recuerdo es que ella me dijera que “empieza una nueva etapa”, y es verdad, eso significó mucho para mí.

Estaba empezando una etapa en la que me siento orgulloso de lo que soy, de desear enamorarme de un chico, crecer y  formar una vida juntos, de poder decir sin vergüenza que mi felicidad es estar al lado de un hombre. Meses después se lo conté a mi abuela, y me dio todo su apoyo también, próximamente se lo diré a mis tíos, pero estoy en duda con mi abuelo,  él está chapado a la antigua, hemos tenido varias charlas en que me dice que “algún día tendrás novia, te casaras, tendrán hijos, etc…”, estoy seguro que no lo entenderá fácilmente si se lo digo, le quiero dejar en claro que tener gusto por los hombres no es una elección y no es algo que se pueda cambiar, yo no tengo por qué conformar a nadie, es mi vida.

La verdad yo no estoy tan esperanzado de llegar a conocer a alguien, ya que ahora mi vida solo gira en torno a mi trabajo de operario, no estudio ni tengo amigos, no me gustan los lugares de ambiente gay, no soy de hablar ni de salir mucho,  lo único útil de mi tiempo libre es levantar pesas en casa, gracias a mi abuelo despertó mi interés en ello.  Además estoy totalmente alejado del estereotipo gay, no es que yo finja, simplemente soy un chico de barrio,  hasta una compañera de trabajo a la que le dije que soy gay se sorprendió y me dijo que no lo parezco, que no se nota,  ¿acaso es tan raro ver un  gay masculino para que diga eso?  Me imagino que sí, la televisión solo vende el típico estereotipo, y hace que muchas personas oculten lo que son por miedo a que los etiqueten de esa forma que vende la tv,  a mí no me importa quién sea masculino o femenino, la discriminación y las burlas no distinguen eso,  yo quiero ser policía por vocación, y en una profesión machista como esa, será un reto para mi ser abiertamente gay, algún día me preguntaran si tienes/tuviste novia y será el momento de contar la verdad o mentir para evitar burlas de mis camaradas, pero no me importara lo que opinen a mis espaldas, simplemente soy un hombre con una orientación sexual diferente a la mayoría.

A pesar de que vivamos en el siglo XXI igual hay que ser valiente para aceptar ser homosexual y saberse diferente al resto, los comentarios, burlas, e insultos los veré toda la vida, se ve más en Facebook cuando se publica una noticia sobre homosexualidad, pero aceptarme me hizo más fuerte y tolerante. En grupos de Facebook LGBT veo chicos/as  que ya tienen aceptada su sexualidad a tan temprana edad, me sorprende que ya lo tengan aceptado cuando a mí me fue tan difícil, cuando empecé este proceso de aceptación  busqué info en internet  y me encontré de casualidad con la página de Joven Confundido, leí todos los testimonios y  me sentí identificado con muchos de ellos, pensé que era el único al que le pasaba esto.

Seguido voy releyendo viejos testimonios y me pregunto ¿cómo estarán esos chicos, su situación mejoró? ¿Su familia terminó aceptándolo o no? Siempre me quedaré con esa intriga.

Me entristecí por madres que no aceptaban a sus hijos, se supone que el amor de una madre es incondicional, me ha hecho entender que soy afortunado de tener una mama de fierro, que ella me haya aceptado es el mejor regalo que me pudo dar en la vida.

0 comentarios URL corta

Rafael, 18 años, Talca, Chile

The FaceLa verdad es que son muchas cosas que habría que contar; familia, sociedad, historia personal, entre otros.

Soy de los tantos que se animaron a escribir su testimonio, por lo que obviamente mi discurso no variaría mucho, aunque sí lo haría en una pequeña parte. Nací en una familia tradicional en valores, sin embargo soy hijo de madre soltera, por lo que en algunas ocasiones mi abuela trataba de ocultar que mi madre tenía un hijo. Sin embargo, siempre fui algo “mimado” por mi familia, incluso desplazando en algunas ocasiones a mis primos, por lo que convivencia con ellos no tengo. Sobre la relación con mi padre, te diría que sería regularmente mal, no sólo por la falta de atención que tenía mi padre hacia mi madre y hacia mí, sino por las visitas que son en muchas ocasiones escasas y porque actualmente estamos en un litigio sobre pensión de alimentos, porque en mi niñez mi madre decidió hacerlo obligada por el hospital, ya que ella ni muerta quería que yo recibiese algo de mi padre, así que lamentablemente no defiendo ni a mamá ni a papá, por lo que obviamente me es indiferente si se pelean por mí o no.

Y a pesar de ello, tuve varias familias externas: amigos en quienes yo me apoyo bastante y son – a mi parecer – bastantes parciales conmigo, asisto a una comunidad que me son un pasatiempo y un apoyo, además de un trabajo en donde yo me despejo la mente y no intento pensar y “machacarme” la cabeza pensando en los problemas que tengo en la casa (sé que sonaría muy infantil hasta inmaduro decirlo, hasta a mi me da un poco de rabia tratando de desahogar esta rabia por medio de un canal que es la inmadurez), por ejemplo, me es incomprensible entender a mi madre que se pasa quejando que está sola y lanzando consignas feministas de ODIO contra los hombres y los gays (sí, por eso en realidad tengo algo de miedo) y de cosas ya que inclusive me son preocupantes y hasta hirientes, como hijo porque no confía nada en mí (y creo que en 18 años, ya yendo a los 19, debería conocerme un poco), nunca me iría a drogar, ella piensa que sí lo haría; ella piensa que me metería con una mujer, cosa que por mi personalidad nunca lo voy a hacer, en el fondo me sobreprotege, y se entiende (qué madre no es así con su hijo), pero ya hay una parte que se traspasa a ser algo enfermizo.

A mi madre le he dicho que me gustó una vez un hombre (que sólo fue una vez), pero sin embargo ella en muchas ocasiones lanza discursos feministas en contra de los hombres y de los gays que son una aberración, que nunca funcionarán, al contrario de un hombre y una mujer, y sí, entiendo que ella no tuvo buena suerte en el amor (incluso entiendo yo que también puedo ser el culpable) y que a veces llega a envidiar a algunas mujeres que son maceteadas y tienen mejor forma que ella y me dice “ojalá ella te hubiese criado”.

Pero lamentablemente no puedo hacer nada para que ella esté mejor, porque quiero verla bien, cosa que hasta el momento creo que lo hago mal o que ella a lo mejor lo está haciendo mal. Y sí, tengo miedo de decirle a mi madre “soy bisexual” o “mamá, tengo pololo”, porque no sé cómo reaccionaría conmigo o con mi pareja (si llegase al caso). En fin, son muchos temores mezclados, tanto al pasado como al futuro.

Cabe aclarar que nací católico y siempre se sido creyente, mi madre también lo es (es muy devota de la virgen), pero a veces llega a decir cosas como: ¿Por qué a mí, Señor?, y hasta decir que odia a Dios y odia la religión (una vez casi me sale con que será atea), y últimamente me dice “odio la navidad, odio las pascuas porque estoy sola, odio las muestras de cariño, odio los regalos…”. Sé que hay gente que es muy fuerte frente la adversidad e intento que ella sea fuerte, pero no, lamentablemente a veces se rinde muy fácilmente. Ante esto aclarar que es hipertensa y usa muchas pastillas como para la depresión, para la orina, entre otros (vive empastillada).

Eso era. Acepto críticas constructivas para que ojalá pueda ser mejor hijo con mi madre, porque sé que no soy santo (de hecho nadie lo es) y debo aceptar criticas y sugerencias, en serio, estoy muy preocupado por ella y por mí.

photo by:
0 comentarios URL corta